arriba Ir arriba

Las principales calles de todas las ciudades españolas se llenarán hoy de niños e ilusión para recibir a los Reyes Magos de Oriente. Llegarán rodeados de fuertes medidas de seguridad. En Madrid y Barcelona se prohibirá circular a vehículos de más de 3.500 kilos y se han instalado maceteros y bolardos como posible contención ante un ataque como el de Berlín o Niza. Y se efectuarán controles de alcoholemia a los conductores de las carrozas, de los que se ha comprobado si tienen antecedentes penales. Sólo en Madrid, más de 1.000 efectivos entre Policía y miembros del Samur velarán por la seguridad de Sus Majestades y sobre todo, de los más pequeños.