arriba Ir arriba

El monasterio cántabro de Santo Toribio ha cerrado la Puerta del Perdón, con lo que termina el Año Santo Lebaniego que ha atraído a 1,2 millones de peregrinos que se han acercado a Liébana para ganar el jubileo en el enclave que guarda el Lignum Crucis, el mayor trozo que se conserva de la cruz de Cristo. El Año Jubilar Lebaniego comenzó el 23 de abril de 2017 con la apertura de la Puerta del Perdón y ha terminado con su cierre y una misa en el monasterio presidida por el obispo de Santander, Manuel Sánchez Monge. Fue el papa Julio II quien, en 1512, concedió el jubileo cada vez que la fiesta de Santo Toribio (16 de abril) coincidiera en domingo. De este modo, los católicos que no hayan podido ganar el jubileo este año deberán esperar hasta el próximo Año Santo en 2023.

El papa Francisco ha implorado "esperanza", "paz" y "dignidad" en un mundo marcado por tantas injusticias y violencias, tras la bendición Urbi et Orbi, a la Ciudad y al Mundo, que el pontífice imparte dos veces al año al final de la Semana Santa y en Navidad. "Trae frutos de esperanza y dignidad donde hay miseria y exclusión, donde hay hambre y falta trabajo, a los prófugos y refugiados --tantas veces rechazados por la cultura actual del descarte--, a las víctimas del narcotráfico, de la trata de personas y de las distintas formas de esclavitud de nuestro tiempo", ha instado el pontífice.

El papa Francisco ha implorado "esperanza", "paz" y "dignidad" en un mundo marcado por tantas injusticias y violencias, tras la bendición Urbi et Orbi, a la ciudad y al mundo, que el pontífice imparte dos veces al año al final de la Semana Santa y en Navidad. Asomado al balcón de la logia central de la basílica de San Pedro, Francisco ha hecho un repaso de la violencia y el sufrimiento que se aflige al mundo al recordar a los niños que, "a causa de las guerras y el hambre, crecen sin esperanza, carentes de educación y de asistencia sanitaria".

Aprovechando la fecha tan señalada en la que estamos, en plena Madrugá, en El canto del grillo dedicamos la tertulia "En voz alta" a la Semana Santa. Porque durante todos estos días, no todo es religión. También hay esperas, símbolos, códigos, olores, cantos, colores y platos típicos que despiertan la pasión colectiva, tanto de creyentes, como no creyentes. Los rituales de la Semana Santa española da paso a una secuencia fija donde se sucede una ceremonia colectiva donde se combina lo divino y lo humano. No hay espacio para la individualidad y las procesiones embaucan a todas las personas que son capaces de congregar. Hoy queremos analizar esta parte sustancial de nuestra sociedad que trasciende al propio hecho religioso e incluye cultura, tradición y turismo. Para entender todo lo que encierran estos días de recogimiento, reflexión y manifestación de religiosidad hemos invitado a Gema Carrera, antropóloga en el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico de Sevilla; Manuel Javier Luque, Hermano Mayor de la Hermandad de La Soledad de San Buenaventura; Damián Lampérez, vocal de Formación y Liturgia de la Hermandad del Monte Calvario de Málaga e Ignacio García Aguaviva, Hermano Mayor de la Cofradía de las Siete Palabras y de San Juan Evangelista.

La fiesta del Carnaval, una cita con las comparsas, las murgas y las chirigotas da comienzo este viernes en ciudades como Santa Cruz de Tenerife, Las Palmas de Gran Canaria, Cádiz y Badajoz. En Canarias, la mejoría del iempo ha permitido mantener los festejos, aunque algunas candidatas a reina no van a salir a causa del viento. Mientras, en Cádiz, 16 chirigotas compiten en concurso.

Felipe VI ha rendido homenaje a Juan Carlos I, al que ha felicitado con motivo de su 80 cumpleaños y le agradecido "tantos años de servicio leal a España" y su "ejemplo vistiendo con honor el uniforme" de militar. El rey ha dedicado unas palabras a su padre al comienzo de su discurso en la ceremonia de la Pascua Militar celebrada en el Palacio Real con la presencia de doña Letizia y doña Sofía, a la que también ha felicitado, puesto que cumplirá 80 años en noviembre.