arriba Ir arriba

En ese escrito, Fidel Castro agradece también las muestras de respeto y cariño que ha recibido estos días por su 90 cumpleaños. Hay expectación en la isla por una posible reaparición pública del líder histórico de la revolución cubana, retirado desde hace diez años. Carteles callejeros, maquetas y hasta el habano más largo del mundo son algunos de los homenajes que pueden verse estos días en la isla caribeña. También exposiciones y libros celebran al comandante, al que los cubanos vieron por última vez en abril durante el congreso del partido comunista. Aunque hace ya diez años que se retiró del poder, Fidel Castro está estos días más presente que nunca para los cubanos. Convertido en un mito casi desde el triunfo de la revolución, pocos habrían imaginado que llegaría a nonagenario.

Siempre se mostró contrario al culto a la personalidad pero rendirle culto es justo lo que hace Cuba con el Comandante Fidel, el estratega que consiguió acabar con la dictadura de Batista, el líder que logró construir un estado comunista a las mismas puertas de EEUU, en plena guerra fría. Pero los disidentes lo detestan por haber implantado un régimen de partido único, al estilo soviético y por haber restringido las libertades, y le acusan de haber cometido violaciones de derechos humanos. Se retiró de la escena pública hace diez años por motivos de salud y cedió el poder a su hermano, pero ha mantenido su influencia con colaboraciones en la prensa oficial y apariciones esporádicas. Y aunque hay quien dice que no le gustan, no se ha opuesto públicamente a los cambios que impulsa su hermano Raúl, de apertura económica y restablecimiento de relaciones con Washington, su histórico enemigo. Todo indica que su herencia será controvertida, y estará lejos de la glorificación que recibe en los medios oficiales de Cuba.

Cuba está preparada para la llegada del presidente de EE.UU., Barack Obama en poco menos de un día, la primera vez que un presidente estadounidense visita la isla. Los cubanos esperan que este hecho permita que se introduzcan cambios que en el futuro repercutan en su calidad de vida, caracterizada en la mayoría de los casos por la pobreza.

El papa Francisco ha mantenido un encuentro con el expresidente de Cuba, Fidel Castro, a quien ha visitado en su domicilio de La Habana.

Posteriormente, se ha reunido también con el actual presidente, Raúl Castro, que ha recibido al pontífice en en el Palacio de la Revolución.

Fidel Castro, de 89 años y retirado del poder desde 2006 por una enfermedad, también mantuvo un encuentro con Benedicto XVI cuando visitó Cuba en 2012, si bien en aquella ocasión el expresidente y varios familiares suyos se desplazaron a la Nunciatura para ver al pontífice.

Miles de personas han salido a la calle para acompañar al papa en su segunda jornada en Cuba, en la que tendrá una intensa agenda plagada de actos. A lo largo del día es probable que el pontífice se encuentre con Fidel Castro. En su llegada a la isla, Francisco fue recibido por el presidente cubano. Raúl Castro agradeció al pontífice su mediación en el deshielo de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Francisco ha alentado a ambos países a continuar avanzando en el diálogo bilateral.

Todo está a punto en La Habana para la reapertura de la embajada de Estados Unidos en Cuba, después de 54 años. Al acto asistirá el secretario de Estado, John Kerry.

Durante toda la jornada del jueves, el entorno de la embajada, construida en 1953 en pleno Malecón y que hasta ahora ha sido la sede de la Sección de Intereses de EE.UU., ha sido un hervidero de actividad de los técnicos y más de 500 periodistas acreditados. 

El jueves, coincidiendo con su 89º cumpleaños, Fidel Castro reclamó a EE.UU. que pague los miles de millones que debe a Cuba por los daños causados por el bloqueo. 

Vestido con chandal y gorra de visera, hemos vuelto a ver en fotografías a Fidel Castro. Hace catorce meses que no trascendía ninguna aparición pública del expresidente cubano. Castro, de 88 años, saluda desde el coche a un grupo de estudiantes venezolanos, de misión solidaria en La Habana. La prensa cubana lo describe "lleno de vitalidad" y cuenta que el encuentro con los estudiantes duró hora y media. 

Un reportaje realizado en 1989 por los equipos de En Portada desplegados en Miami, Panamá y Colombia que trata de esclarecer el fusilamiento del general Arnaldo Ochoa y tres compañeros más por cuestiones relacionadas con el narcotráfico. Ochoa fue uno de los militares más distinguidos por su actuación en el campo de batalla. El caso tuvo repercusión internacional. En La Habana se habló de un antes y un después.