arriba Ir arriba

Llamamiento del Rey a potenciar y fortalecer -con intensidad y convicción- la integración y cooperación entre la economía española y la estadounidense como fuente de progreso, confianza y beneficio mutuo. Se trata , dijo, de facilitar la atracción, retención y protección de la inversión directa entre ambos paises. Fue en la cena-centenario de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en España, en la que planeó la situación en Cataluña y sus consecuencias económicas.
A ello dedicó gran parte de su actividad Felipe VI esta semana, especialmente a la defensa de la candidatura de Barcelona como sede de la Agencia Europea del Medicamento que se votará el lunes en Bruselas.
Entretanto, la Reina viajó a México, a la Cumbre de Líderes mundiales contra el cáncer donde llamó al compromiso y capacidad de acción de los gestores públicos para impulsar la investigación, la prevención y la información.

Mensaje central de reafirmación de la unidad y la democracia española en la visita de Estado realizada por el Presidente de Israel esta semana. Un viaje -el primero desde hace veinticinco años- de marcado carácter político y económico, en el que se habló también de paz, seguridad y convivencia armoniosa.
Una semana en la que el Rey siguió de cerca la anulación por el Tribunal Constitucional de la declaración unilateral de independencia, la comparecencia de la Presidenta del Parlament que -ante el Tribunal Supremo- la calificó de simbólica, acatando el artículo 155 de la Constitución.

El rey Felipe ha reivindicado este lunes ante el presidente israelí, Reuven Rivlin, los "vínculos históricos con el pueblo judío" por parte de la "España democrática, que integra el patrimonio de la diversidad", durante su discurso en la cena de gala con motivo de la visita de Estado de Rivlin a España.

En su primera intervención pública desde el fin de semana de la entrega de los premios Príncipe de Asturias, el 21 de octubre, Don Felipe ha evitado hacer alusiones a la situación política del país y se ha ceñido al objeto de la visita de Estado, "un claro símbolo, un nuevo ejemplo e impulso de la amistad profunda" entre los dos pueblos. Ante el presidente israelí, ha defendido la solución de dos Estados, Israel y Palestina, con fronteras internacionalmente reconocidas.

Cataluña ha vuelto a ocupar plenamente la atención del Rey esta semana. El monarca siguió de cerca el proceso de intervención de la autonomía catalana y las decisiones judiciales sobre el futuro procesal de los miembros del ex-Gobierno de la Generalitat y de la Presidenta del Parlament y componentes de la Mesa que participaron en la tramitación de la declaración independentista. Activados los poderes del estado, el Rey retoma poco a poco su agenda oficial, tras una gestión que, según los analistas de opinión- ha mejorado la imagen del Estado y la Corona. Todo en una semana en la que la Princesa de Asturias cumplió 12 años y la Reina Letizia volvió a ser la única voz pública de la Familia Real.

El Rey siguió paso a paso la evolución de la situación en Cataluña. Muy pendiente de la intervención del President de la Generalitat, descartando unas elecciones anticipadas, de la decisión del Parlament sobre la declaración de independencia y la del Senado sobre la aplicación del artículo 155 de la Constitución.
Con los poderes del Estado activados, tal y como pidió el Rey, su papel como Jefe del Estado adquiere, a partir de ahora, otro perfil. Entra en una nueva fase en su función de arbitrar y moderadora.

El rey Felipe VI ha subrayado este viernes que España "tiene que hacer frente a un inaceptable intento de secesión en una parte de su territorio nacional", y que "lo resolverá por medio de sus legítimas instituciones democráticas, dentro del respeto a nuestra Constitución y ateniéndose a los valores y principios de la democracia parlamentaria".

En su discurso durante la ceremonia de entrega de los Premios Princesa de Asturias, el jefe de Estado se ha referido así a la situación de Cataluña, la víspera de que el Consejo de Ministros ponga en marcha el artículo 155 de la Constitución para que las instituciones catalanas cumplan con la legalidad.

El jefe del Estado ha querido mirar también al futuro, afirmando que "la España del siglo XXI, de la que Cataluña es y será una parte esencial, debe basarse en una suma leal y solidaria de esfuerzos, de sentimientos, de afectos y de proyectos", que siga "alimentando" la "vocación universal" de España y el "legítimo orgullo de pertenecer a la gran realidad democrática que es Europa".

El rey Felipe VI se ha referido a la situación política en Cataluña durante su discurso en la ceremonia de entrega de la XXXVII edición de los Premios Princesa de Asturias, que ha tenido lugar en el Teatro Campoamor de Oviedo. "España tiene que hacer frente a un inaceptable intento de secesión en una parte de su territorio nacional, y lo resolverá por medio de sus legítimas instituciones democráticas, dentro del respeto a nuestra Constitución", ha asegurado, recordando que las medidas adoptadas "se atendrán a los valores y principios de la democracia parlamentaria en la que vivimos desde hace ya 39 años".

Felipe VI se ha referido a una España “cimentada en el deseo sincero de convivencia y de entendimiento; en el respeto de las normas y de las reglas de la democracia”, a la que también ha definido como “abierta y solidaria, en la que pueden reconocerse todos y cada uno de los españoles, y en la que los pueblos que la integran ven protegidas, reconocidas y respetadas sus lenguas, sus culturas, sus tradiciones y sus instituciones”.

“La España del siglo XXI, de la que Cataluña es y será una parte esencial, debe basarse en una suma leal y solidaria de esfuerzos, de sentimientos, de afectos y de proyectos”, ha continuado el monarca durante su intervención. “Una suma que siga alimentando nuestra vocación universal, nuestro legítimo orgullo de pertenecer a la gran realidad democrática que es Europa”.

El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, ha defendido este viernes la importancia del Estado de derecho frente a los que "siembran la discordia ignorando voluntariamente las leyes", y ha dicho que, "mientras el derecho no se cambie, su respeto no es una opción: es una obligación". Durante su intervención tras recoger del Rey en el Teatro Campoamor de Oviedo el Premio Princesa de Asturias de la Concordia concedido a la Unión Europea, Tajani ha subrayado que "a nadie se le ocurre en la UE saltarse las normas aprobadas entre todos"

La Fiesta Nacional tuvo un especial carácter simbólico de reafirmación-reivindicación de la unidad territorial. Se notó en el desfile militar, que los Reyes presidieron en Madrid, uno de los más concurridos de la democracia.

La situación política afectó no sólo al acto en sí, también influyó en el ambiente entre las autoridades que lo siguieron desde la tribuna, las tropas que desfilaron y el público que asistió a la cita.

La muerte del piloto del Eurofighter y Cataluña centraron las conversaciones en la recepción en el Palacio Real. La más numerosa desde la proclamación con presencia de representantes de amplios sectores de la sociedad y de los poderes públicos estatales y territoriales.

Dia de la Fiesta Nacional que este año se celebra en plena crisis por el desafío soberanista en Cataluña. Los reyes ha presidido en Madrid los actos centrales conmemorativos. En esta ocasión, al izado de la bandera y el homenaje a los caídos se ha sumado un homenaje a las 16 víctimas de los atentados de Barcelona y Cambrils y al joven español que murió en el atentado del puente de Londres. Unos 3.900 efectivos, 87 vehículos y 78 aeronaves han desfilan ante los reyes. Como novedad, la participación por primera vez de la Policía Nacional.

Los reyes presidirán este jueves el desfile que se celebrará en Madrid con motivo del Día de la Fiesta Nacional, que sacará a la calle a casi 4.000 militares acompañados por miembros de la Guardia Civil y la Policía Nacional, que desfilará por primera vez desde hace más de 30 añosTodo ello bajo el lema 'Orgullosos de ser españoles' elegido por el Ministerio de Defensa para esta edición.

Mensaje firme y contundente del rey ante la gravedad de la situación en Cataluña y la deslealtad inadmisible, según sus palabras, de las autoridades catalanas. En su primer discurso institucional extraordinario desde que accedió al trono, el monarca se comprometió con la ley, la democracia, la concordia y la unidad de España. Un mensaje contestado por el Presidente Puigdemont que pidió mediación internacional pero sin renunciar a la declaración unilateral de independencia.
Al discurso del Rey, su repercusión y la situación en Cataluña dedicamos el programa.

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, ha insistido en un mensaje institucional en su petición de "mediación" para alcanzar los objetivos de "paz, diálogo y acuerdo" como salida al conflicto político con el Estado, al tiempo que, ha censurado el discurso del rey Felipe VI, pronunciado 24 horas antes, por "hacer suyo el discurso y las políticas del Gobierno de Rajoy". "Así, no", le ha espetado el presidente catalán al jefe del Estado.

El Gobierno no hace ninguna valoración oficial del discurso del rey sobre la situación en Cataluña, como es habitual, pero algunos de sus ministros lo han calificado de "claro" y "correcto" y destacan la firmeza de Don Felipe en defensa de la unidad y la convivencia. La Generalitat considera que el mensaje del jefe de Estado de una gran "irresponsabilidad" y opina que se ha olvidado de la gente que quiere votar en Cataluña.

Las mañanas de RNE ha recogido la reacción de cuatro eurodiputados españoles tras el discurso del rey sobre la situación en Cataluña

Esteban González Pons (PP) considera que Felipe VI dijo verdades frente a las reiteradas mentiras de la Generalitat de Cataluña. "Fue como cuando un adulto entra en el cuarto de jugar y enciende la luz. Creo que todos ayer escuchando al rey se dieron cuenta de que hace mucho que esas verdades democráticas se habían quedado muy atrás en nuestro debate, no estaban en la superficie", ha subrayado.

Para Iratxe García (PSOE), la intervención del jefe del Estado era necesaria y resalta su llamamiento al entendimiento. "Cuando él hace esa referencia al entendimiento, sin ninguna duda el entendimiento tiene que estar basado en un diálogo, que es lo que los socialistas llevamos tiempo apelando, a la responsabilidad de las fuerzas políticas de poner en marcha un diálogo para resolver esta situación", ha afirmado.

Postura totalmente contraria ha sido la del eurodiputado de ERC Jordi Solé, que ha calificado de irresponsable el discurso porque, tal como ha apuntado, no aporta nada a la solución del problema. "Es un discurso extraordinariamente irresponsable, que no está a la altura de un líder y un jefe de Estado, porque no hay ni una condena a la violencia ni a la represión policial, ni una mención a los heridos, ni una petición de diálogo a todas las partes. Lejos de aportar nada positivo, empeora las cosas", ha sentenciado.

Muy similar ha sido la respuesta del eurodiputado de Iniciativa per Catalunya-Els Verds Ernest Urtasun, quien cree que el rey se alineó con la postura del PP. "Había intencionalidad -ha explicado- de convertir la respuesta del PP en una cuestión de Estado y, por lo tanto, limitar la capacidad del PSOE de poder plantear una respuesta distinta, y creo que eso no es aceptable. En cualquier caso, espero y deseo que el PSOE no se pliegue a eso y podamos construir conjuntamente una respuesta distinta a la que está dando el PP a la crisis de Cataluña".

El rey Felipe VI ha advertido de que, ante la situación "de extrema gravedad" en Cataluña, los "legítimos poderes del Estado" deben asegurar "el orden constitucional", la vigencia del Estado de derecho y el autogobierno de Cataluña, basado en la Constitución y en su Estatuto de Autonomía", y ha tachado el comportamiento de la Generalitat de "deslealtad inadmisible" y "conducta irresponsable".

El rey Felipe VI se ha dirigido a los españoles en un mensaje institucional dos días después del referéndum independentista del 1-O y en concreto a los catalanes que están preocupados por la situación: "No están solos, ni lo estarán que tienen todo el apoyo y la solidaridad del resto de los españoles y la garantía absoluta de nuestro Estado de derecho". 

El rey Felipe VI ha señalado en su mensaje institucional sobre la situación en Cataluña dos días después del referéndum independentista del 1-O que "determinadas autoridades de Cataluña" han venido incumpliendo la Constitución y su Estatuto de Autonomía y con sus decisiones, ha asegurado, han demostrado una "deslealtad inadmisible con los poderes del Estado". 

El rey Felipe considera "una deslealtad inadmisible" la actitud de las autoridades independentistas y ha hecho un llamamiento a asegurar el orden constitucional. Felipe VI se ha dirigido a los españoles en un mensaje dos días después del referéndum independentista del 1-O y tras declarar el Govern catalán su intención de llevar al Parlamento autónomico una declaración unilateral de independencia. Se trata de la primera intervención pública del jefe de Estado después de la votación celebrada en Cataluña este domingo.

El Rey sigue desde su despacho en Zarzuela - y así seguirá todo el fin de semana- la evolución de los acontecimientos en Cataluña, convocada ilegalmente a un referéndum. El gobierno y otros poderes del Estado le mantienen puntualmente informado de la situación en una semana en la que el monarca no habló en público de Cataluña. En clave económica y entre empresarios defendió el debate y el intercambio de ideas para superar los desafíos de un mundo que la crisis ha hecho más inseguro, inestable y con mayores brechas sociales.

El Rey Felipe VI ha señalado que la reflexión conjunta, el debate y el intercambio de ideas ayudarán a la sociedad a encontrar soluciones a los "grandes desafíos" y ha remarcado que la respuesta que se da a los grandes retos determina la salud del estado de bienestar.

En la inauguración de la XXIX Cumbre Internacional de Centros de Pensamiento Empresariales (ISBTT por sus siglas en inglés)), organizada por el Círculo de Empresarios, Felipe VI ha remarcado que el intercambio de ideas "contribuye a enriquecer el enfoque" ante cuestiones importantes, así como a alcanzar soluciones a los problemas abordados.

"La crisis de los últimos años han dado lugar a un mundo más inestable e inseguro, con más brechas sociales, que se enfrenta a amenazas e incertidumbre. Estoy seguro de que pensar juntos y debatir como se hará mañana, intercambiar ideas, seguro que contribuirá a que entre todos encontremos soluciones a estos importantes desafíos", ha declarado.

La situación en Cataluña ante el desafío independentista centró una semana más la atención del Jefe del Estado, pendiente del aumento de la tensión y el creciente deterioro en las relaciones institucionales y sociales. De su evolución estuvo puntualmente informado y, aunque en público no se refirió directamente al tema, sí alertó de los riesgos sobre la economía.
Una semana en la que el Rey viajó de nuevo a Asturias, a Somiedo, para el centenario de la Central Hidráulica de la Malva y, en Madrid, recibió credenciales de seis nuevos embajadores. La Reina Letizia inauguró en Tenerife el curso escolar y en Madrid el Día Mundial de la Investigación en cáncer.