arriba Ir arriba

La consultora británica Cambridge Analytica (CA), envuelta en la polémica por su acceso no autorizado a los datos de 87 millones de usuarios de Facebook, ha anunciado este miércoles el cese "inmediato" de todas sus actividades como compañía.

La firma ha señalado en un comunicado que ha sido "vilipendiada por actividades que no solo son legalessino también ampliamente aceptadas como un componente estándar de la publicidad en línea, tanto en al área política como en la comercial".

Cambridge Analytica recolectó en 2014 información de usuarios de Facebook, a través de la aplicación de un tercero, para construir un programa informático destinado a predecir las decisiones de los votantes e influir en ellas.

El alcance de la filtración de datos se estima en unos 87 millones de usuarios de Facebook, especialmente de Estados Unidos, donde la consultora ganó unos 15 millones de dólares por su trabajo en la campaña de Trump de 2016.

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) ha hecho público un comunicado este jueves en el que indica que los resultados de los análisis realizados en cuatro laboratorios "confirman los hallazgos de Reino Unido sobre la identidad del agente químico utilizado en Salisbury". En la nota pública, la OPAQ evita nombrar la sustancia empleada para envenenar al exespía Sergei Skripal y a su hija Yulia, y tampoco hace referencia explícita a Rusia, si bien el agente Novichok, identificado por Londres, se fabricaba en Rusia, según los expertos.

El presidente y fundador del gigante tecnológico Facebook, Mark Zuckerberg, ha asumido este martes toda la culpa ante el Senado de Estados Unidos por el abuso de la compañía Cambridge Analytica, que utilizó los datos de millones de usuarios de la red social para la campaña electoral del actual presidente Donald Trump.

Zuckerberg, que ha asumido que no calibraron de manera "suficientemente amplia" su "responsabilidad", ha subrayado ante el comité Judicial y de Comercio del Senado estadounidense que "eso fue un gran error. Mi error. Y lo siento". “Es imposible empezar una compañía sin cometer errores. Ha habido errores diferentes, intentamos no repetirlos pero en general la naturaleza del servicio implica estos errores”, ha afirmado el fundador.

"Mi mayor prioridad ha sido siempre conectar a la gente, nuestra misión social, conectar a la gente, crear comunidad y unir al mundo. Anunciantes y desarrolladores nunca serán una prioridad por encima de eso mientras yo dirija Facebook", ha explicado el fundador de la red social.

No obstante, Zuckerberg, ha reconocido ante los senadores que "no es suficiente" que su compañía "conecte a la gente", sino que tiene que "asegurarse que esas conexiones son positivas" y proteger su privacidad.