arriba Ir arriba

Con una tirada de varios millones de ejemplares cada día, los tabloides en el Reino Unido son los líderes en venta con sus escandalosos titulares. Durante décadas, la prensa sensacionalista ha ejercido una enorme influencia sobre los famosos y la clase política británica sin que ésta se atreviera a denunciar sus abusos.

  • El ex jefe de prensa de Cameron ha sido hallado culpable de conspiración
  • El primer ministro ha pedido disculpas por haber contratado a Coulson
  • Interceptaba teléfonos para obtener exclusivas para el popular diario dominical
  • La revelación del caso cuestionó la relación de la prensa con el poder político
  • Ver también: Los tentáculos del News of the World

Reino Unido ha aprobado un nuevo estatuto de supervisión de la prensa. La reforma prevé multas de más de un millón de euros en caso de falsedades o abusos de la privacidad. El estatuto cuenta con el apoyo del Parlamento y de las asociaciones de víctimas de escuchas ilegales, pero los principales editores están en contra.

Este jueves se ha conocido en el Reino Unido el informe de la comisión que ha estudiado el escándalo de las escuchas ilegales realizadas por los periódicos del grupo Murdoch. Recomienda reforzar las funciones de un organismo de autorregulación en la prensa. El primer ministro Cameron ya ha rechazado esa posibilidad.

El primer ministro británico, David Cameron, ha defendido la contratación de su exjefe de prensa Andy Coulson, imputado en el escándalo de las escuchas ilegales del grupo Murdoch. Cameron, que declara hoy ante la comisión independiente que investiga el escándalo, ha negado pactos secretos con la prensa pero ha admitido que la relación entre medios y políticos ha sido demasiado cercana.

El primer ministro británico, David Cameron, comparece ante la comisión Leveson que investiga la relación de políticos y prensa a raíz del escándalo de las escuchas ilegales del desaparecido dominical News of the World. El primer ministro británico ha reconocido ante la comisión que en los últimos 20 años la relación de los diferentes gobiernos conservadores y laboristas con los medios no ha sido correcta.