Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Un guardia civil ha respondido a un escrache al que estaba siendo sometido en el hotel en el que se alojaba cantando un fandango. Se trata de un agente desplazado en la localidad de Calella, en Barcelona, que tenía instrucciones de mantener la calma y no responder a las provocaciones, como el resto de sus compañeros. Su original manera de hacer frente al escrache acabó levantando oles y acallando la protesta.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha afirmado sobre el escrache que este martes sufrió el concejal de Seguridad de Ahora Madrid por parte de un grupo de policías municipales que "pone de manifiesto que probar el sabor de tu propia medicina a veces es lo mejor para no hacer determinadas cosas". La portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid, Esperanza Aguirre, ha condenado todos los acosos, los sufra quien los sufra. El grupo municipal socialista considera que la policía nacional debería haber intervenido y la Delegada de Gobierno mantiene que la protección de los concejales corresponde a la Policía municipal.

Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo: el socialista Miguel Ángel Martínez, vicepresidente del PE, sobre los deshaucios: "hay muchas cosas que se pueden hacer, siempre con sentido común". Carlos Iturgaiz, del Grupo Popular Europeo: " los escraches son un error monumental, comparables a la 'kale borroka" (24/04/13).

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha estudiado el recurso de la Plataforma Stop Desahucios para que se anule la medida de la Ertzaintza, que prohibe las protestas en las casas de los políticos a menos de 300 metros. La decisión se conocerá el martes. En Madrid, la delegada del Gobierno ha propuesto sancionar a 26 personas que participaron en varios escraches. 19 estuvieron en la protesta frente al domicilio de la vicepresidenta del Gobierno hace justo una semana. A Soraya Sáenz de Santamaría le han preguntado hoy pero ha respondido el ministro del Interior que ha dicho que no ha habido un trato distinto de ese escrache y que se ha aplicado la ley.