Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

La exconsejera catalana huida en Escocia se entregará este miércoles en una comisaría de Edimburgo, según ha informado su abogado, Aamer Anwar. Desde el domingo, su abogado ya había informado de que su cliente se pondría a disposición policial, fundamentalmente para defenderse de la euroorden de detención dictada por el Tribunal Supremo que pesa sobre ella. Según ha explicado Anwar, su estrategia pasa por cuestionar la independencia de la Justicia española. 

La Fiscalía belga ha informado este lunes a través de un comunicado de que no ve riesgo de fuga en los tres exconsejeros catalanes huidos en Bruselas. El organismo ha confirmado que está en contacto con los abogados de Toni Comín, Meritxell Serret y Lluís Puig, que de momento no han comparecido ante un juez de Bélgica. Mientras, la Fiscalía ha solicitado más información a España sobre la euroorden, si bien no ha especificado cómo se desarrollará el procedimiento en los próximos días. Entretanto, el abogado de Clara Ponsatí en Reino Unido ha anunciado que la exconsejera, que trabaja en la Universidad de Saint Andrews en Escocia, se entregará en los próximos días a la Policía escocesa, aunque denuncia que es víctima de una persecución política. 

  • La primera ministra busca reducir el dominio nacionalista en los comicios de junio
  • Los sondeos vaticinan una subida de los tories y una caída del SNP en Escocia
  • Sin embargo, los nacionalistas seguirían siendo la principal fuerza en la región
  • Nicola Sturgeon, ministra principal escocesa, cree que eso legitima otro plebiscito

El Parlamento de Escocia ha aprobado este martes una moción que otorga al Gobierno autónomo el mandato de negociar con Londres la convocatoria de un nuevo referéndum sobre su independencia del Reino Unido. Por 69 votos a favor y 59 en contra, la cámara de Holyrood (Edimburgo) ha respaldado la propuesta de la ministra principal, la nacionalista Nicola Sturgeon, para promover un plebiscito entre otoño de 2018 y la primavera de 2019.

  • RNE entrevista en exclusiva al líder del Partido Laborista del Reino Unido
  • Rechaza un nuevo referéndum en Escocia, pero no cree que se deba vetar
  • Subraya la importancia de negociar un acuerdo comercial con la UE sin aranceles
  • Pide garantizar los derechos de los comunitarios ya residentes en el Reino Unido

La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, ha recalcado en una reunión con la ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, la necesidad de mantener la "unidad" del país, antes de iniciar el miércoles el proceso de salida de la Unión Europea (UE).

Ambas dirigentes se reunieron durante cerca de una hora en un hotel de Glasgow (Escocia), en su primer encuentro desde que la líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP) anunció hace dos semanas sus planes para impulsar un nuevo referéndum de independencia.

Downing Street ha asegurado que el referéndum de independencia que planea el Gobierno escocés no estaría en las conversaciones de esta tarde. Aún así, la primera ministra ha advertido antes del encuentro de que mantiene su oposición a cualquier nueva consulta antes de que los escoceses conozcan los detalles del futuro acuerdo entre Londres y Bruselas.

May ha insistido este lunes en que su postura "no va a cambiar" y que "este no es el momento para hablar sobre un segundo referéndum de independencia".

La cámara de Holyrood (Edimburgo) aprobará este martes previsiblemente una moción para que el Ejecutivo autonómico inicie las conversaciones para convocar una nueva consulta, después de la que en 2014 ganaron los partidarios de continuar en el Reino Unido, con el 55,3% de los votos.

La ministra principal escocesa, la nacionalista Nicola Sturgeon, ha advertido de que bloquear un nuevo referéndum de independencia aprobado por el Parlamento autónomo de Escocia "fracturaría" el Reino Unido "más allá de cualquier posible reparación". Sturgeon ha insistido en que promoverá un nuevo plebiscito, a pesar de que la primera ministra, Theresa May, ha avanzado que se opondrá a la celebración de una consulta antes de que se establezcan los términos de la salida británica de la Unión Europea (UE).