arriba Ir arriba

El Govern en pleno se han comprometido este viernes, en un acto solemne en el Pati dels Tarongers del Palau de la Generalitat, a "organizar, convocar y celebrar un referéndum", del que se hace "responsable" colectivamente para que Cataluña pueda ejercer el "derecho inalienable" a la autodeterminación. Así figura en el manifiesto que uno a uno firman en el Palau de la Generalitat los miembros del Govern, desde su presidente, Carles Puigdemont, hasta el nivel de directores generales, un texto sin validez jurídica aunque con fuerte carga política, con el que pretenden despejar dudas sobre su unidad y determinación a cumplir su compromiso de organizar un referéndum sobre la independencia.

El número dos del Partit Demòcrata Català (PDeCAT), David Bonvehí, ha anunciado este viernes en rueda de prensa que llevará a la Fiscalía la grabación y difusión de la conversación en la que se le oye decir que si el 'procès' soberanista fracasa tendrán que elegir a un candidato "autonomista" para unas futuras elecciones. La antigua Convergència apunta a ERC como responsable de la filtración y le pide cuentas por ello porque en la grabación, hecha pública el pasado miércoles por Catalunya Plural -un medio asociado de eldiario.es-, se oye también a dos dirigentes republicanos locales que estaban comiendo en el mismo restaurante de Manresa (Barcelona) en el que Bonvehí estaba reunido con cargos de su partido, según informa La Vanguardia.

El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, entrevistado en Las mañanas de RNE, comparte el asco de sus compañeros tras conocer la declaración de Fèlix Millet sobre el cobro de comisiones ilegales por parte de CDC. No obstante, en su opinión es fruto de lo que denomina "corrupción del sistema autonómico". Este hecho es fruto de una etapa anterior, dice, y recuerda que nunca han gobernado con Convergencia. En este sentido, asegura que "no se va a romper Junts pel Sí". Desconoce si esta revelación va a frustrar la vuelta de Artur Mas a la vida política activa.

El portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados, Joan Tardá, ha señalado que no le consta la reunión entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, que se produjo el pasado 11 de enero en La Moncloa, según La Vanguardia, y ha añadido que si se ha celebrado "bienvenida" porque "hay que negociar".

Así lo dicho en 'Los Desayunos de TVE', donde ha señalado que ambas administraciones tienen que negociar el calendario, la pregunta y los procedimientos del referéndum independentista que el Govern quiere celebrar.

"Ojalá podamos negociarlo", ha insistido, para decir después que, si no es así, Cataluña tiene los "instrumentos" para convocar esa consulta.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha rechazado que haya una "conspiración" impulsada por su Ejecutivo contra cargos independentistas y ha recomendado a ERC que deje de "inventarse operaciones". "Aplique su imaginación, y dedique su tiempo a fines más nobles y provechosos, que se lo agradecerá el común de los mortales", ha enfatizado.

De esta forma ha respondido en el Pleno del Senado a la senadora de ERC Mirella Cortès, que ha preguntado a Rajoy si estaba informado de la evolución de la llamada 'Operación Cataluña' relativa a supuestas maniobras dirigidas contra partidos y dirigentes independentistas por parte del Ejecutivo.

"¿Niega usted que lo que se ha organizado es un nuevo GAL, sin violencia física pero que ha mantenido las malas artes y los dossieres falsos? ¿Niega ser el señor X que dirige la operación?", ha interpelado a Rajoy, para pedirle expresamente una respuesta y no contestar lo que "le da la gana". "Nosotros le pedimos nabos y usted contesta coles", ha exclamado Cortès, que se ha estrenado como portavoz de la formación independentista después de que Santiago Vidal dimitiese como senador por decir que Cataluña había obtenido datos fiscales de manera ilegal.

En su respuesta, el jefe del Ejecutivo le ha espetado que el argumento de la conspiración es "muy cómodo" porque "exculpa al que lo emplea de toda responsabilidad y "se la endosa al mejor amigo del hombre, el chivo expiatorio".

Rajoy le ha pedido a la senadora de ERC que se deje de "inventar operaciones". "Ahora se han inventado otra, la Operación Zanahoria" (con la que ERC tilda la supuesta oferta de negociación del Estado para Cataluña), y ha añadido que no es "excesivamente democrático" si lo que buscan es que se haga lo que dice una formación independentista.

A renglón seguido, Rajoy ha señalado que la operación de la que él está informado es la relativa a superar la "mayor crisis económica" que ha tenido España en décadas. Esa crisis, ha proseguido, también ha afectado a Cataluña, que ha recibido 63.000 millones en FLA y proveedores. "Esto sí que fue una gran operación porque permitió mantener servicios públicos", ha exclamado.

El jefe del Ejecutivo se ha mostrado dispuesto a dialogar sobre los problemas que afectan a los ciudadanos como financiación, inversiones o infraestructuras, pero ha dejado claro que no va a dialogar sobre "cómo se incumple la ley" porque su "primera obligación" como presidente es garantizar su cumplimiento.