Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Los propietarios de la central nuclear de Almaraz, que son las compañías Iberdrola, Endesa y Naturgy, han alcanzado un acuerdo para solicitar la renovación del permiso de explotación de la planta que con la nueva licencia podrá seguir operando hasta el año 2028, según han indicado fuentes conocedoras de la reunión. El acuerdo se ha alcanzado de madrugada en una reunión de responsables de generación de las empresas y tiene que ser ratificado en la Asamblea de Propietarios, paso esencial para que se apruebe la petición de la solicitud de la renovación del permiso, que sería de 7,4 años para el grupo I de Almaraz y de 8,2 años para el II.

La central nuclear de Almaraz (Cáceres) seguirá operativa hasta 2028 con una inversión cerrada, según fuentes del sector, de unos 600 millones de euros. Lo han pactado sus propietarias, Iberdrola, Endesa y Naturgy tras meses de negociaciones y de que interviniera el Gobierno. Se garantiza además el empleo en la central durante 20 o 25 años por la ampliación de la vida útil y el acuerdo, que también se extiende a la centales de Ascó 2 y Vandellós 2 previa revisión del Consejo de Seguridad Nuclear, permitirá cumplir con el calendario de cierre nuclear.

Japón conmemora el octavo aniversario del terremoto y el tsunami que devastaron el noreste del país, una catástrofe natural que provocó más de 18.000 muertos y desencadenó la crisis nuclear de Fukushima. Manuel Lozano Leyva, catedrático de Física Nuclear de la Universidad de Sevilla, ha explicado en Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso que el accidente dejó dos lecciones fundamentales: una más técnica, que es la necesidad de un cambio en el combustible nuclear en el futuro, y otra más política, en la que ha puesto como ejemplo el caso de Alemania, que paró sus reactores nucleares convirtiéndose en el país más contaminante de Europa. En cuanto a las residuos, Lozano diferencia entre los de baja radiactividad, que "son inevitables", y los de alta radiactividad, "que son muy difíciles de manjear" y "son un problema que no se puede minimizar", aunque rompe una lanza a favor de la nuclear afirmando que "es la única industria que tiene residuos lozalizados y controlados por muy complejo que sea hacerlo". El catedrático de la Universidad de Sevilla ha finalizado diciendo que "el futuro pasa por el máximo de renovables respaldado por la energía nuclear", lo que sería "un escenario totalmente limpio".

El Gobierno ha suspendido la construcción del cementerio nuclear previsto en Villar de Cañas, en Cuenca, que debía albergar los residuos de todas las centrales españolas. Al proyecto se oponía desde el principio el gobierno socialista de Castilla-La Mancha, sin embargo, muchos de sus vecinos se quejan de un nuevo retraso en un proyecto que consideran beneficioso para el pueblo.