arriba Ir arriba

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha dicho que las compañías suministradoras de electricidad deben "sentirse interpeladas" tras el incendio en un piso de Reus (Tarragona) en el que murió una anciana que se alumbraba con velas al tener cortada la luz por impago.

Puigdemont ha asegurado que la Generalitat no puede "obligar a nadie a firmar ningún convenio" pero que las empresas suministradoras deberían actuar para evitar casos como el del lunes pasado.

Por su parte, el ministro español de Energía, Álvaro Nadal, ha dicho que es un caso claro de normativas sobre servicios sociales, de competencia autonómica y municipal.

  • El organismo que vela por la competencia cifra el ahorro en 32 euros anuales
  • Denuncia que las empresas no trasladan la bajada del precio de la luz al recibo
  • En el gas, sin embargo, se pueden ahorrar 33/44 euros yendo al mercado libre
  • Son datos válidos para el periodo analizado, entre julio de 2015 y junio de 2016
  • Comparador precios Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia

El 1 de septiembre entra en vigor la prohibición europea de comercializar focos halógenos, una medida que el sector de la iluminación en España afronta con la vista puesta en el desarrollo de tecnologías más eficientes, fundamentalmente el LED. La medida afecta solo a los halógenos de algunos focos, habitualmente los que se usan en tiendas no a los que se instalan en viviendas, que podrán seguir vendiéndose hasta 2018.

Uno de cada cuatro hogares españoles se declara insatisfecho con su servicio de electricidad y el porcentaje va en aumento. Esto es lo dice un informe de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, que ha analizado el grado de satisfacción de los usuarios españoles respecto a los servicios que reciben en sus casas. La mayor parte de las quejas se centran en los proveedores de electricidad. Los ciudadanos creen que el servicio es caro y las facturas poco claras. Hablamos con Ruben Sánchez, portavoz de Facua.

Es la última medida para combatir la crisis energética, después de los cortes de luz, la jornada laboral de dos días para los funcionarios o el cierre de los colegios los viernes. La otra medida, añade el presidente, no depende de ellos y es la lluvia. Desde la oposición, en cambio, dicen que el problema no son los cambios climáticos extremos que provoca el Niño, sino la mala gestión de la energía.

La reducción de la semana laboral en Venezuela a lunes y martes podría paralizar casi por completo el sector público en un intento por evitar el apagón generalizado. Es una medida temporal del Gobierno de Nicolás Maduro por la crisis energética que ha causado la sequía. La medida se une a otros cortes diarios de la luz. Además, las actividades escolares se han suspendido los viernes. Mientras, la oposición venezolana ha comenzado a recoger firmas para activar el referéndum revocatorio del mandato del Maduro antes de que finalice 2016.