arriba

Bernie Sanders en el bando demócrata y Donald Trump en el republicano han ganado con rotundidad las primarias en New Hampshire, las segundas de la carrera hacia la nominación presidencial en Estados Unidos. Tal y como apuntaban las encuestas, el senador independiente por Vermont ha conseguido vencer a Hillary Clinton por más 20 puntos, mientras que Trump ha arrasado y dobla en votos al segundo, el gobernador de Ohio, John Kasich.

Un equipo de TVE conducido por la enviada especial de New Hampshire presencia el conteo de votos en los colegios electorales. Con gran tirón entre la juventud y el voto femenino, el candidato Sanders se lleva el tanto democrata con una ventaja de más de 20 puntos sobre Clinton, y Trump, en el lado republicano, vence al obtener el 35% de los votos, más del doble del segundo, Kasich.

Bernie Sanders en el bando demócrata y Donald Trump en el republicano han ganado con rotundidad las primarias en New Hampshire, las segundas de la carrera hacia la nominación presidencial en Estados Unidos. Tal y como apuntaban las encuestas, el senador independiente por Vermont ha conseguido vencer a Hillary Clinton por más 20 puntos, mientras que Trump ha arrasado y dobla en votos al segundo, el gobernador de Ohio, John Kasich.

El "Estado de Granito", uno de los más pequeños del país y de apenas 1,3 millones de habitantes, suele tener una influencia particular y desproporcionada en la carrera hacia la Casa Blanca. Sus primarias son las segundas, justo detrás de los caucus de Iowa, pero históricamente marcan tendencia: obligan a los candidatos más débiles a salir de la contienda y, en ocasiones, salvan a otros que no parecían tener verdaderas opciones.

El "Estado de Granito", uno de los más pequeños del país y de apenas 1,3 millones de habitantes, suele tener una influencia particular y desproporcionada en la carrera hacia la Casa Blanca. Sus primarias son las segundas, justo detrás de los caucus de Iowa, pero históricamente marcan tendencia: obligan a los candidatos más débiles a salir de la contienda y, en ocasiones, salvan a otros que no parecían tener verdaderas opciones.

Ted Cruz y Hillary Clinton, con casi el 100% del voto escrutado, se han impuesto en los caucus de Iowa, que inauguran las primarias estadounidenses para elegir al candidato de cada partido a las presidenciales

Cruz lidera con un 27,65% la carrera en el partido republicano, seguido a más de cuatro puntos del magnate Donald Trump con un 24,3% y del senador Marco Rubio, con un 23%. El resultado desinfla a Trump, primero en las encuestas, y refuerza a Rubio. 

En el lado demócrata, Clinton ha obtenido una ajustada victoria ante Bernie Sanders, (49,86% frente a 49,57%), que este último y los medios estadounidenses han calificado de "empate". 

En las iglesias también se habla de política. La comunidad evangélica está fuertemente movilizada. Su voto es conservador y los pastores piden fijarse en los candidatos que defiendan la familia, se opongan al aborto y protejan a los desfavorecidos. En los caucus republicanos de 2012 casi el 60% de los votantes eran evangélicos por lo que esta comunidad puede tener una enorme trascendencia en las primarias y en las presidenciales.

Todas las miradas están puestas ya sobre el pequeño estado de Iowa que será el que abra las primarias en EE.UU. para elegir a los candidatos que optarán a la presidencia del país en el mes de noviembre. Con tres millones de habitantes, 90% de población blanca y una economía basada en manufacturas, compañías de seguros, biotecnlogía y agricultura, no es un estado representativo de la diversidad del país, pero cada cuatro años adquiere una enorme relevancia política y mediática.

La seguridad nacional y la lucha contra el Estado Islámico han centrado este miércoles el quinto debate entre aspirantes republicanos a la presidencia de EE.UU., en el que Donald Trump y Jeb Bush se han enfrentado con motivo de las polémicas declaraciones del magnate sobre la entrada de musulmanes en el país. "Es el candidato del caos", ha asegurado el exgobernador de Florida, mientras que el empresario ha descalificado las críticas de su rival y las ha achacado a sus bajos resultados en las encuestas.

El auge de la ultraderecha, que se inició hace cinco años, viene marcado por la crisis migratoria y los recientes atentados de París. Para frenar las aspiraciones de Le Pen, el partido Socialista ha retirado de la segunda vuelta a algunos candidatos de las zonas donde tenían difícil conseguir el triunfo, facilitando el voto a la derecha. Una postura que "Los republicanos" no han secundado.

El cuarto debate entre los candidatos republicanos a la Casa Blanca ha estado marcado por los desacuerdos en materia migratoria. Las polémicas propuestas del magnate Donald Trump, que insiste en que es necesario construir un muro en la frontera con México y deportar a millones de indocumentados, le han valido los reproches del gobernador de Ohio, John Kasich, y el exgobernador de Florida Jeb Bush.

Donald Trump, Marco Rubio, Ted Cruz, Jeb Bush, John KasichRand PaulCarly Fiorina y Ben Carson han participado en el debate ya que son los ocho candidatos mejor posicionados en las encuestas. El exgobernador de Arkansas Mike Huckabee y el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, los siguientes en los sondeos, tuvieron que intervenir en un segundo debate.