arriba Ir arriba

Decenas de furgonetas, antidisturbios vigilaban la calle mientras numerosos agentes entraban en una veintena de domicilios con las respectivas comitivas judiciales en el barrio de la Mina en Barcelona y en Sant Adria de Besos. El dispositivo tiene por fin desmantelar varios cultivos ilegales de marihuna ubicados en distintas viviendas. Se han producido ya decenas de registros. A esta hora la operación aún continúa abierta.

La Guardia Urbana de Barcelona y la Guardia Civil han detenido a cinco personas en una operación que ha permitido clausurar un club cannábico del centro de Barcelona, que captaba a un centenar de socios cada día, en su mayoría turistas y algún menor, a los que ofrecían incluso gominolas con marihuana.

En rueda de prensa, el capitán de la Guardia Civil Alfonso Casajús y el intendente de la Urbana Juan Rodríguez han subrayado la importancia de esta operación, en la que se ha clausurado la "Asociación Cannábica 420", del número 7 de la calle Notariat de Barcelona, que contaba con unos 16.000 socios, la mayoría turistas extranjeros -entre ellos algún menor-, que grupos de "agentes verdes" se encargaban de captar en los puntos turísticos.

Un estudio realizado por la Fundación Línea Directa arroja que tres de cada diez conductores que son sometidos al test de drogas dan positivo. Además, cinco millones de conductores, casi un 20 por ciento de los automovilistas, reconocen haberse puesto al volante bajo los efectos de las drogas, un problema en aumento como demuestra que los fallecidos en carretera por consumo de estupefacientes haya crecido un 7 por ciento en cuatro años. Son algunas de las conclusiones del estudio "La influencia de las drogas en los accidentes de tráfico 2012-2015", elaborado por la Fundación Línea Directa, en colaboración con Fesvial, tras analizar 25 millones de controles de drogas y alcohol y los informes toxicológicos a más de 3.100 conductores y peatones fallecidos.

Francia inaugura su primera "narcosala". Tendrá 450 metros cuadrados y estará dedicada a que los toxicómanos puedan inyectarse las sustancias a las que son adictos en condiciones aceptables de higiene y supervisados por personal sanitario. La llaman "sala de consumo sin riesgo" y podrá acoger diariamente a 400 toxicómanos que se inscribirán al llegar y deberán mostrar el producto que quieren consumir. La instalación se abrirá en en el hospital Lariboisiere en París el próximo 14 de octubre.

La Guardia Civil sospecha que la organización de narcotraficantes pretendía comprar armas para el Estado Islámico. Una red internacional de narcotraficantes ha perdido, en los últimos dos años, cinco buques con droga. En total cien toneladas de hachís. Las policías de países euromediterráneos están convencidas de que esa red desviaba parte de las ganancias de la droga a comprar armas para el Estado Islámico.

En verano, con las fiestas, las vacaciones aumenta el número de jóvenes que se ponen al volante con alguna copa de más o bajo el efecto de las drogas. Pero sólo uno de cada cuatro lo confiesa. Un estudio de una aseguradora destaca que el 80% de los chicos encuestados reconoce haber visto conducir bebidos a sus amigos. Ocho de cada diez jóvenes reconoce que algún amigo ha cogido el coche después de beber o tomar drogas y más de la mitad asegura haber impedido a su colega conducir así. Mutua Madrileña ha entrevistado a 3.500 chicos y advierte de que el riesgo es mayor en verano.