Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Jornada negra para los mercados de Argentina. La Bolsa de Buenos Aires se ha desplomado, el peso argentino se ha llegado a depreciar un 30% frente al dólar -hasta el mínimo histórico de 65 pesos por cada 'billete verde'- y la prima de riesgo del país se ha disparado tras los comicios primarios para la Presidencia del domingo en los que el actual mandatario, Mauricio Macri, sufrió una contundente derrota ante el peronismo, lo que complica su reelección en las generales de octubre.

China ha dejado caer este lunes su moneda, el yuan, a siete unidades por dólar -un mínimo que no se alcanzaba desde abril de 2008- después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciara el jueves la imposición de nuevos aranceles sobre las exportaciones del gigante asiático. La devaluación del yuan supone una vuelta de tuerca más en la guerra comercial entre ambos países.

La Reserva Federal de Estados Unidos ha consumado el cambio de rumbo de su política monetaria y, por primera vez en más de una década, ha recortado los tipos de interés del dólar, que ahora se situarán en el rango entre el 2 % y el 2,25 %, en un intento por sostener el crecimiento económico del país frente a la desaceleración global y las turbulencias causadas por las disputas comerciales con China.

Acuciado por el hundimiento del peso, el presidente de Argentina, Mauricio Macri, ha presentado este lunes un plan de austeridad con el que pretende convencer a los mercados de su voluntad de atajar la crisis fiscal, que, entre otras medidas, incluye la introducción de un impuesto sobre las exportaciones y la reducción de su Gobierno, que pasa de tener 22 miembros a "menos de la mitad".

El Banco Central de Turquía se ha comprometido este lunes a garantizar "toda la liquidez necesaria a los bancos" para asegurar la estabilidad financiera del país, después de que la lira turca se hundiera hasta sus mínimos históricos como consecuencia de las tensiones abiertas con EE.UU. y también por la desconfianza de los mercados ante la política económica del presidente, Recep Tayyip Erdogan.