arriba Ir arriba

Dos mil quinientos kilómetros en silla de ruedas, desde Siria a Grecia. Como fardos, atados con correas a caballos para no caerse en la montaña, acarreados por la madre y los hermanos, que grabaron en vídeo la hazaña, avanzando en sus sillas de ruedas y luego en una precaria embarcación para cruzar el mar desde Turquía. Alan, de 30 años, y Gyan Mohamed, de 28, hermanos, profesores y minusválidos con distrofia muscular, lograron escapar del infierno de la guerra siria. "Sabéis lo difícil que es cruzar estas fronteras para una persona normal. Podéis imaginar lo que significa para un minusválido", explica Alan. Pero han llegado. Ahora, mientras su futuro se decide, Alan vuelve a dar clases a los niños refugiados en el campo que le acoge.

Nos damos un baño en Palma de Mallorca, la ciudad española con más playas accesibles según la Asociación Española de Normalización y Certificación (Aenor). Hablamos con Neus Truyol, concejala de Ecología, Agricultura y Bienestar Animal del Ayuntamiento de Palma de Mallorca, y Manuel Zafra, presidente de la Asociación Balear de Personas con Discapacidad Física (Asprom) (19/08/16).

Una de cada tres personas dependientes no está recibiendo actualmente ninguna prestación o servicio, a pesar de que es un derecho que les asiste por ley. Lo ha revelado este martes el Observatorio Estatal para la Dependencia. En su informe reconoce una ligera mejoría en la situación, a partir de mediados de 2015, pero después de tres años de estancamiento en la atención a esas personas, que ha engrosado las listas de espera hasta cifras insoportables, y aún peor, ha abierto una brecha profunda entre las distintas comunidades autónomas. Hablamos con José Manuel Ramírez, presidente de la Asociación Estatal de Directores y Gerentes en Servicios Sociales.

Tres de cada cuatro personas con discapacidad en edad de trabajar no tiene empleo. Hablamos con varias en esta situación. La ley establece que las empresas con más de 50 trabajadores deben reservar un 2% de puestos de trabajo para personas con discapacidad. Sin embargo, la mayoría de las compañías no cumple la norma. Nos explica por qué Javier Martínez Galiana, socio fundador de la consultora Leialta. También entrevistamos a Rosa Cuartero, CEO de Disjob, un portal de empleo para personas con discapacidad. Conocemos la historia de Juan Miguel Goiburu. Tiene más de un 90% de discapacidad y acudió al Congreso para intentar que cambiar la ley para favorecer a quienes tienen una discapacidad severa. Por último, visitamos un centro de la Fundación Juan XXIII Roncalli, que ofrece formación y una oportunidad laboral a personas con discapacidad psíquica

Este lunes es el Día Internacional de las Personas Sordociegas, y las principales entidades del ámbito de la sordoceguera -Federación de Asociaciones de Personas Sordociegas de España (Fasocide), Asociación Española de Familias de Personas con Sordoceguera (Apascide) y Fundación ONCE para la Atención a Personas con Sordoceguera (Foaps)- han reclamado el derecho que tienen estas personas a alcanzar una plena integración en la sociedad.

Se considera que una persona es sordociega cuando en ella se combinan dos deficiencias sensoriales (visual y auditiva) que dificultan su acceso a la información, a la comunicación y a la movilidad. Además, afecta de forma grave las habilidades diarias necesarias para una vida mínimamente autónoma y requiere de servicios especializados, personal específicamente formado para su atención y métodos especiales de comunicación.

Los expertos hacen hincapié en la necesidad de mejorar la autonomía de las personas sordociegas para evitar su aislamiento.

"Si tenemos mermadas la vista y el oído, eso quiere decir que gran parte de la información, sino toda, nos falta. Pueden quedar totalmente aislados", asegura María Dolors Luna, del departamento del Servicio para Afiliados de la Fundación ONCE en Cataluña.

Hasta el 29 de mayo el Teatro Valle Inclán de Madrid acoge el Festival 'Una mirada diferente', una iniciativa que desde 2013 sube al escenario a actores y directores teatrales profesionales con discapacidad. Partiendo de que todos tenemos limitaciones, nos anima a acercarnos a aquéllo que nos da miedo por ser distinto y que, de alguna manera, desconocemos. Y es que la discapacidad en el teatro se encuentra con varias barreras: las arquitectónicas y los prejuicios del público ante un colectivo que todavía es invisible artísticamente.