arriba Ir arriba

El presidente ruso Vladímir Putin ha visitado este viernes la estación de Sochi, donde el 7 de febrero comenzarán los juegos olímpicos de invierno. Putin no ha esquiado, sin embargo, en las pistas olímpicas sino en las de un balneario contiguo, propiedad del gigante estatal Gazprom. Junto a Pútin ha estado el primer ministro Medvedev. Ambos han querido apoyar los juegos tras los atentados suicidas en Volgogrado, a 700 kilómetros de Sochi y en los que han muerto 34 personas.

Los micrófonos de la II Cumbre sobre Seguridad Nuclear, que se clausura este martes en Seúl, han jugado una mala pasada al presidente de EE.UU., Barack Obama, al captar una conversación privada entre él y el presidente saliente ruso, Dmitri Medvédev. En esa conversación, Obama indicaba que tendría "más flexibilidad" para tratar con Rusia sobre los desacuerdos entre los dos países acerca de la defensa antimisiles tras su reelección.

Por ello, pedía a Medvédev que transmitiera a su sucesor, el ex presidente Vladimir Putin, que le diera "espacio" hasta las elecciones de noviembre. "Estas son mis últimas elecciones. Después de las elecciones, tendré más flexibilidad", ha asegurado el mandatario estadounidense, a lo que su homólogo ruso replicó que lo entendía y que transmitiría la información.

Esa conversación ha desatado una tormenta política en Estados Unidos, donde los aspirantes republicanos a la presidencia de EE.UU. han acusado a Obama de preparar una política más blanda hacia Rusia en el futuro sin informar a la población.

Por su parte, el presidente estadounidense ha optado por tratar de restar importancia al suceso y ha bromeado con Medvédev mientras ambos esperaban el comienzo de la sesión plenaria en la cumbre. Con una sonrisa, Obama puso la mano sobre el micrófono mientras intercambiaba unas breves frases con el líder ruso en la sala de reuniones.

El presidente ruso, Dmitri Medvédev, ha afirmado este jueves que siempre hay descontentos con los resultados electorales, en alusión a las denuncias de fraude en los recientes comicios parlamentarios, pero ha advertido que las autoridades no permitirán que "provocadores y extremistas" manipulen a la población.

"No permitiremos que provocadores y extremistas suman a la sociedad en sus aventuras, no toleraremos la injerencia foránea en nuestros asuntos internos", ha dicho Medvédev al presentar ante el Parlamento en pleno su mensaje sobre el estado de la nación.

El presidente ruso ha destacado que los ciudadanos tienen derecho a expresar sus demandas mediante todas las formas legales y ha calificado de "buena tendencia" el incremento de la actividad ciudadana, pero ha recalcado que "Rusia necesita democracia, y no caos".

"El que la sociedad cambie y el que los ciudadanos manifiesten más activamente sus posiciones es un buen signo, un signo de que nuestra democracia se hace más adulta", ha agregado.