Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

La Comisión Europea (CE) ha rebajado su previsión de crecimiento para España en los años 2018 y 2019. El Ejecutivo comunitario estima ahora que la economía crecerá un 2,6% este año y un 2,2% en 2019, lo que supone una revisión a la baja de dos décimas en ambos casos. El dato de Bruselas coincide con lo señalado hace tres semanas por el Gobierno, que es más optimista que la Comisión en 2019.

Al mismo tiempo, la CE cree que España logrará bajar el déficit público del 3% ya en 2018 y salir así del Protocolo de Déficit Excesivo (PDE). La Comisión Europea estima que el desfase en las cuentas públicas será del 2,7% del PIB, en línea con lo previsto por el Gobierno, pero muy superior a lo pactado por el anterior Ejecutivo del PP (2,2%).

Donde no hay concordancia es en las cifras de déficit para el año que viene. La CE espera que sea del 2,1% del PIB, tres décimas más de lo que defiende el Ejecutivo central (1,8%) y ocho décimas más de lo estimado por el Gobierno del Rajoy (1,3%).

La Comisión Europea ha rebajado dos décimas su previsión de crecimiento económico para España tanto este año como el siguiente (al 2,6% y 2,2%, respectivamente) y ha aumentado el déficit público previsto para 2019, hasta el 2,1% del PIB, tres décimas por encima del objetivo del Gobierno y ocho con respecto a la meta pactada con la UE. Nos lo cuenta la corresponsal comunitaria de RNE, María Carou.

El Gobierno de España mantiene la senda de déficit público pactada con Bruselas. El Ejecutivo de Pedro Sánchez envía este lunes a la Comisión Europea el proyecto presupuestario para 2019 con un desfase en las cuentas del 1,8% que no cuenta con el aval parlamentario y a pesar de que no se ha cambiado la Ley de Estabilidad Presupuestaria, cuya tramitación de urgencia está bloqueada en el Congreso por PP y Ciudadanos.

Tras el Consejo de Ministros extraordinario que ha revisado el borrador presupuestario, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha advertido de que prorrogar las cuentas actuales -aprobadas por el Gobierno de Mariano Rajoy- implicaría elevar el déficit al 2,2% en 2019, muy lejos de todo lo pactado con las autoridades europeas (el compromiso anterior era del 1,3%).

"Lo importante con la senda de déficit es que había una falacia en torno a lo que había planteado el PP: que este año se acabaría con el 2,2% [de desvío en las cuentas públicas en 2019]. No es verdad", ha asegurado Montero en rueda de prensa, donde ha señalado que este año se acabará con un déficit del 2,7%, cinco décimas más, tal y como han advertido la Comisión Europea, el FMI o la autoridad fiscal independiente.

La ministra de Hacienda ha sido muy crítica con el anterior Ejecutivo, al que ha acusado de no cumplir "nunca" con el déficit para la Administración Central, motivo por el que -ha dicho- no le extraña que las cuentas de los populares no cuadraran para este año. "Si se hubiera hecho un presupuesto que hubiera permitido ir hacia el 2,2% (a finales de 2018), nosotros el año que viene podríamos estar en el 1,3% con estas mismas medidas", ha afirmado Montero.

El Gobierno y Unidos Podemos han alcanzado un preacuerdo para acabar con el veto sobre los objetivos anuales de déficit público y el techo de gasto presupuestario del que disfruta hasta ahora el Senado, una de las condiciones exigidas por la formación morada para apoyar en el Parlamento la senda de estabilidad presupuestaria para los próximos tres años y los propios presupuestos de 2019. (23/08/2018)

Con la vista puesta en los Presupuestos Generales del Estado para 2019, el Gobierno intenta recabar esta semana los apoyos necesarios para la aprobación de los objetivos de déficit, un paso previo indispensable para dar ‘luz verde’ al techo de gasto renegociado con la Comisión Europea hace dos meses.

El Ministerio de Hacienda fracasó en su primer intento durante el pasado mes de julio, cuando se topó con los votos en contra de PP, Ciudadanos, UPN, Coalición Canaria, Bildu y Foro Asturias y las abstenciones de Unidos Podemos, Compromis, ERC y PDeCAT frente al único respaldo de socialistas y nacionalistas vascos.

En este segundo intento, y dentro de la búsqueda de apoyos, la titular de Hacienda, María Jesús Montero, se ha reunido este miércoles con una delegación de Unidos Podemos encabezada por el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique.

El Consejo de Política Fiscal y Financiera ha dado luz verde a los objetivos de estabilidad presupuestaria y deuda pública de las comunidades autónomas para el próximo trienio. Las cifras son las mismas que se presentaron en julio y que fueron rechazados por el Congreso, pero la diferencia es que esta vez han contado con el apoyo de la Comunidad Valenciana y que, por primera vez, se han desarrollado de forma telemática.

La propuesta del Gobierno contempla para las comunidades un objetivo de déficit para 2019 del 0,3% del PIB frente al 0,1% vigente, lo que supone un margen adicional de 2.500 millones de euros; en 2020 espera situar el déficit en el 0,1 y en 2021 en el 0%.