Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El Gobierno asegura que está dispuesto a adoptar nuevas medidas, si se requieren, para cumplir con el objetivo de déficit. Así se lo comunicó el presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, al presidente de la Comisión Europea en una carta el pasado 5 de mayo, antes de que Bruselas concediera la prórroga para cumplir con los objetivos comunitarios.

Esa carta ha suscitado las reacciones del resto de líderes políticos. Pedro Sánchez acusa a Rajoy de mentir por prometer una cosa en Bruselas y otra distinta en España. Para Podemos el lider popular ha batido el record de la austeridad. Ciudadanos pide al presidente en funciones que no se aventure.

La deuda pública española habría superado ya el 100% del PIB. Para el analista económico Juan Ignacio Crespo no hay que caer en el alarmismo y ha destacado que lo importante es crecer. "La cota del 100% parece que es una marca mágica que superarla tiene un significado especial", aseguraba en declaraciones al Canal 24 Horas de TVE el pasado jueves, donde aseveró que "tampoco hay que darle tanta importancia" a la cifra en sí porque la ratio estará durante todo el año en el entorno del 100% y porque "a comienzos de año el Tesoro Público se endeuda de manera más intesa", motivo por el que se habría superado la cota en el mes de marzo.
Preguntado por si en las condiciones en las que está la economía española se puede pagar la deuda, Crespo fue rotundo. "Sí, mientras que se mantenga el crecimiento y mientras se mantenga la confianza en la política económica del Gobierno que haya en España en cada momento. El problema de la deuda no es tener una deuda enorme, si no que empiecen las dudas sobre si vas a poder pagar los intereses. Porque si no hay dudas, normalmente todo el mundo la renueva". Y puso el ejemplo de Reino Unido, que tras la II Guerra Mundial llegó a tener el 240% de deuda del PIB "y a principio de los años 90 se redujo hasta el 25% del PIB".

La Comisión Europea ha propuesto dar un año más de margen a España para que sitúe el déficit público por debajo del 3% del PIB, a cambio de realizar "importantes esfuerzos" y ha aplazado hasta principios de julio la decisión que debe tomar para certificar la "falta de acción efectiva" de España para reducir el desfase en sus cuentas públicas, lo que iniciaría el proceso para imponer en último término una multa a al país que podría llegar a ser del 0,2% del PIB, algo más de 2.000 millones de euros. A cambio de dar más tiempo, el Ejecutivo comunitario exige un esfuerzo estructural -del 0,25% del PIB en 2016 y del 0,5% en 2017- para bajar el déficit hasta el 3,7% este año y el 2,5% el que viene "mediante la adopción de las medidas estructurales necesarias y el uso de todos los ingresos no previstos para la reducción del déficit y la deuda".

  • Pierre Moscovici: "No es el momento, ni en términos económicos ni políticos"
  • El proceso que acabaría en una multa se iniciaría tras las elecciones generales
  • Bruselas propone dar un año más a España para situar el déficit por debajo del 3%
  • Los nuevos objetivos de déficit se sitúan en el 3,7% este año y en el 2,5% en 2017
  • Pide medidas para reducir el déficit estructural en unos 8.000 millones en dos años

Así lo señala en sus previsiones de primavera la Comisión Europea, en las que también rebaja su pronóstico de crecimiento para este año aunque mejora el de desempleo. Así, la Comisión prevé para este año un aumento del PIB del 2,6% y del 2,5% para 2017, muy similar al que pronostica el Gobierno. Sin embargo, los cálculos sobre el déficit difieren de manera importante. La Comisión lo sitúa este año en el 3,9%, tres décimas por encima de lo que predice el Ejecutivo, y en el 3,1% el que viene, dos décimas más de lo que estima España. Además, el Ejecutivo comunitario incluye entre los riesgos para el crecimiento la incertidumbre política.

Bruselas ha empeorado su previsión de déficit para este año y el que viene. La Comisión Europea puede presionar al país para que haya más ajustes para cumplir y eso puede repercutir en el crecimiento. "El Gobierno quiere cumplir y ajustarse a los mandatos de la UE. (...) Y para eso ha recortado el gasto en Fomento (que es inversión pública) y Economía (que es I+D). Estamos en el camino claramente equivocado", ha afirmado Juan Antonio Maroto, catedrático de Economía de la Universidad Complutense de Madrid. En declaraciones al Canal 24 Horas de TVE, Maroto ha señalado que el hecho de que Bruselas pronostique menos crecimiento y menos paro en España, algo en principio incompatible, se puede explicar por la caída de la población activa: gente que ya no se ofrece para trabajar o gente que se va del país.

Maroto ha subrayado que la "suave" recuperación de la economía española se debe a que ahora es la demanda interna la que está tirando del crecimiento. En este sentido, el catedrático ha lamentado que "las reformas laborales están rebajando rentas a los que tienen que consumir", por lo que ha solicitado que no se siga por el camino de la devaluación interna (en alusión a la reforma laboral francesa) entre otras cosas porque "va a generar más descontento en los ciudadanos" y va a repercutir en la percepción que tienen sobre Europa.

Bruselas no cree que España vaya a lograr que su déficit público en 2017 sea inferior al 3%. De hecho, la Comisión Europea ha empeorado sus previsiones para el país y ahora estima que el desvío en las cuentas públicas será del 3,9% del PIB este año y del 3,1% el que viene (tres y cinco décimas más que lo anunciado en enero). "No voy a entrar a comentar posibles decisiones sobre España y el Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Hay decisiones que, evidentemente, se tienen que tomar debido a las cifras que ya conocemos y a las previsiones de las que disponen ahora ustedes. Pero son asuntos que acometeremos a su debido momento", ha asegurado en rueda de prensa el comisario de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici.