Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Javier Garau, Jefe del Servicio de Medicina Interna de la Clínica Rotger y especialista de la OMS en infectología, ha declarado en el programa 24 horas de RNE que el coronavirus no es una pandemia pero "podría serlo". "Está claro que estamos ante una epidemia y ahora el foco está en Italia", ha precisado Garau que ha añadido que "el esfuerzo titánico de China, aunque tardío, ha sido fundamental para frenar los contagios". El doctor ha explicado que "todavía hay tiempo de poner en marcha medidas de prevención para evitar que la enfermedad se expanda" y ha augurado que "la mortalidad del coronavirus bajará".

El brote del coronavirus preocupa también en Irán, donde la cifra de víctimas mortales puede haber alcanzado, según denuncian algunas fuentes, hasta las 50 víctimas. El Gobierno, lo niega y confirma solo 12 defunciones. En las próximas horas está previsto que llegue a Teherán un equipo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para colaborar con las autoridades iraníes. Irán es el país, a excepción de China, con más muertes de personas que han dado positivo en Covid-19. 

El brote de coronavirus en el norte de Italia ha alterado la vida cotidiana de Milán con comercios cerrados, transportes casi vacíos y restaurantes a la mitad de su capacidad. Entre los turistas también se respira preocupación. Museo, gimnasios y teatros han echado el cierre, como medida para evitar las aglomeraciones que facilitarían la propagación del virus.

Son ya siete las personas que han muerto en los últimos días por Covid-19 y los contagios superan las 200 personas. La peor parte está en Lombardía y en Véneto, los dos principales focos de la infección. En Lombardía se han producido la mayoría de las muertes: 6, y de los casos positivos: 172. El resto de regiones afectadas son Emilia Romaña, Piamonte y Lazio. En la capital, en Roma, dos pacientes chinos están ingresados, pero habrían sido contagiadas fuera del país. Todas las víctimas mortales eran personas de edad avanzada y con enfermedades anteriores.

La Organización Mundial de la Salud insiste en que, de momento, no hay motivos para declarar la pandemia por este coronavirus. Sí consideran, en cambio, que la rápida expansión de la enfermedad en los últimos días, convierte la situación en una emergencia internacional de primer orden. Por ello, la Unión Europea destinará 100 millones de euros al desarrollo de una vacuna que ataje el coronavirus.

Algunos pasajeros del vuelo de este lunes desde Madrid a Milán han desembarcado en el aeropuerto italiano con mascarillas ante el brote de coronavirus en la región de Lombardía que mantiene aislados a 11 municipios del norte de Italia.  [Sigue en directo la última hora del coronavirus]

Personal de seguridad y sanitarios les han tomado la temperatura a todos los pasajeros que han llegado y los españoles que viven ó visitan estos días la región explican cómo las mascarillas están agotadas, hay tiendas vacías y centros comerciales cerrados, los monumentos de Verona no reciben visitantes y las clases en las universidades han sido canceladas.

El miedo ha hecho que en muchos supermercados de las localidades de Casalpusterlungo o Vo' Euganeo, dos de las 11 ciudades italianas cuyos habitantes han sido puestos en cuarentena por la expansión del coronavirus, estén escaseando ya los productos y que las estanterías estén vacías. [Sigue en directo la última hora sobre el brote de coronavirus]

A vista de pájaro, sus calles por las que cada día transcurren unos 50.000 habitantes en total parecen una ciudad fantasma y las únicas aglomeraciones se producen a la puerta de las farmacias, aunque no se acumulan más de cuatro personas a la vez en algunas tiendas. Desde protección civil se destaca la gran ayuda del ejército al preparar más de 1.700 camas en cuarteles por si fueran necesarias. Pero el miedo ha hecho que en muchos supermercados estén escaseando ya los productos y las estanterías estén vacías.

Las autoridades de Lombardía, región del norte de Italia donde se encuentra el foco de coronavirus surgido este fin de semana en el país que se ha cobrado siete vidas hasta el momento, han decidido aplicar un modelo de aislamiento similar al que lleva varias semanas funcionando en la ciudad china de Wuhan, donde tiene su origen el virus. [Sigue en directo la última hora del coronavirus]

El cerco, del que no se puede entrar y salir sin autorización y bajo sanciones, se aplica a 11 ciudades en torno a la localidad de Codogno, donde se atendió al primer paciente detectado en la zona. La policía y los Carabinieri controlan las entradas y salidas de los residentes, un mecanismo que produce muchos trastornos a los que se quedan dentro, pero que también es efectivo a la hora de contener la propagación.

La Comisión Europea de momento no ha hecho ninguna recomendación con respecto al coronavirus, porque no ven necesidad de que se cierren fronteras y piden prudencia.

Ayer Austria cerró unas horas la frontera con Italia por dos viajeros sospechosos de estar enfermos. Los países pueden tomar estas decisiones de forma unilateral, pero Bruselas quiere evitar que entren en pánico.

Cualquier decisión de este tipo tiene que ser proporcionada y tomarse teniendo en cuenta criterios científicos y no políticos, ha explicado la comisaria encargada de Sanidad, Stella Kyriakides, que recuerda que la OMS no ha recomendado nuevas restricciones al viaje o al comercio.

Asegura que el Gobierno italiano está haciendo lo correcto, rápido y transparente, y anuncia 230 millones de euros para hacer frente al coronavirus, repartidos entre investigación para una vacuna, apoyo a los países o posibles repatriaciones.

Italia trata de contener el avance del coronavirus: ya hay 6 fallecidos. El último, confirmado este mediodía, era un hombre de 88 años. En total -incluyendo a las víctimas- son 219 las personas infectadas con el covid-19 en las regiones de Lombardía y Véneto, al norte del país. Los fallecidos tenían más de 75 años y su salud era ya delicada. Las autoridades italianas tienen como prioridad localizar el origen del brote, el paciente cero del que ha partido el veloz contagio en el país transalpino y saber si hay relación entre los brotes de las regiones más afectadas. Italia es el primer país europeo en número de contagios y el tercero en todo el mundo. El estado de los contagiados no es preocupante, como explica Angello Borrelli de Protección Civil. 99 infectados se recuperan con síntomas en hospitales, 23 lo hacen en terapia intensiva y el resto permanecen en sus casas. Desde las autoridades recuerdan que si en Italia se registran tantos casos es porque se hacen pruebas al menor síntoma, y aunque muchos dan positivo, algunas se quedan en una gripe común sin más repercusión. Se insiste en las medidas de precaución e higiene para evitar la propagación del virus que mantiene paralizada a gran parte del norte de Italia. Informa Sagrario Ruiz de Apodaca, corresponsal en Roma.

Cinco personas han muerto ya en Italia tras ser contagiadas por el coronavirus COVID-19, según han anunciado las autoridades italianas, que han elevado el número de afectados a los 219.

El gobierno italiano ha aprobado este fin de semana una serie de medidas extraordinarias para intentar contener la difusión de los casos y ha prohibido la entrada y salida de personas en las once localidades consideradas el epicentro del brote, lo que afecta a un total de 50.000 personas. 

El temor a que la difusión sea mayor ha llevado a las regiones de Piamonte, Lombardía y Véneto a tomar además otras medidas extraordinarias durante al menos esta semana. Se han suspendido todas las ferias y eventos, así como manifestaciones culturales y deportivas, y permanecerán cerrados museos, escuelas y universidades.

El alto número de contagiados se debe a que las autoridades sanitarias están llevando a cabos tests específicos para detectar el COVID-19, lo que está provocando que den positivo pacientes con síntomas que antes podían atribuirse a una gripe común, informa el correspondal de TVE en Italia, Lorenzo Milá. En la mayoría de los casos, los pacientes reciben tratamiento y se recuperan en casa, como si se tratara de la gripe común.

Cinco personas han muerto ya en Italia tras ser contagiadas por el coronavirus COVID-19, según han anunciado las autoridades italianas, que han elevado el número de afectados a los 219.

El alto número de contagiados se debe a que las autoridades sanitarias están llevando a cabos tests específicos para detectar el COVID-19, lo que está provocando que den positivo pacientes con síntomas que antes podían atribuirse a una gripe común. 

El gobierno italiano ha aprobado este fin de semana una serie de medidas extraordinarias para intentar contener la difusión de los casos y ha prohibido la entrada y salida de personas en las once localidades consideradas el epicentro del brote.

El temor a que la difusión sea mayor ha llevado a las regiones de Piamonte, Lombardía y Véneto a tomar además otras medidas extraordinarias durante al menos esta semana. Se han suspendido todas las ferias y eventos, así como manifestaciones culturales y deportivas, y permanecerán cerrados museos, escuelas y universidades.

Venecia ha suspendido su carnaval mientras que Milán, la capital económica del país, ha cancelado sus ferias comerciales. El teatro de la Opera de La Scala ha suspendido sus funciones, algo que ha ocurrido contadas veces en su historia.

Los supermercados de varias zonas del norte han sido completamente vaciados y están prácticamente agotados los jabones desinfectantes y las mascarillas, informa Efe. Los medios de comunicación italianos se hacen eco incluso del asalto a algunos establecimientos.

La preocupación se concentra ahora en conocer el origen de este foco, ya que resulta extraño que todos estos contagios sean originados por el caso de un italiano de 38 años que en un primer momento se creyó que se había infectado al cenar con un amigo que había estado en China y había regresado de este país el pasado 21 de enero.