Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Los líderes de la asociación de naciones del sureste asiático han aprobado hoy un acuerdo para reducir la basura en los mares, especialmente el plástico, al igual que hicieran la semana pasada los ministros de medio ambiente del G20. La declaración fija objetivos, promover la cooperación en protección, restauración y uso sostenible del medio ambiente costero y marino. Pero no entra en los medios para conseguirlo. Lo deja en manos de cada uno de los países que forman ASEAN. 22/06/19
 

Una investigación liderada por el CSIC al que pertenece la investigadora del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua, Ethel Eljarrat ha llevado a cabo un segundio estudio sobre el impacto que los compuestos de los plásticos tienen en la salud de los delfines.Tras el llevado a cabo en el mar de Alborán.Los resultados de este segundo estudio, en Sudáfrica, en el Océano Índico, han sorprendido a los científicos. ¿Qué han encontrado exactamente?

Según la ONU, cada año se utilizan 500 mil millones de bolsas de plástico, 8 millones de toneladas acaban en los mares. Para reducir la producción de plástico, las langostas podrían ofrecer una solución. La quitina de sus conchas podrían convertirse en bioplástico. 

El movimiento 'Fridays for Future' para que los políticos pongan medidas contra el cambio climático se extiende por España. Lo inició una adolescente sueca, en agosto de 2018. Para el 15 de marzo se ha convocado una huelga esdudiantil global y los jóvenes españoles ya se están movilizando. Bélgica, Alemania, Suiza, Francia....muchos países europeos han vivido ya grandes movilizaciones de jóvenes por el clima. Chicos y chicas inspirados por esta adolescente sueca, Greta Thunberg. Greta, empezó protestando por el clima cada viernes, sola, ante el parlamento sueco..de ahí pasó a participar en la cumbre del clima de Katovice en Polonia... su lucha ha llegado ahora a aulas españolas

Si seguimos contaminando al ritmo actual, en 2050 nuestros mares y océanos tendrán más plásticos que peces y organismos vivos. En Portada aborda este reto global desde una isla griega, Poros, donde los efectos de la contaminación son palpables y ponen en riesgo el entorno marino, del que viven.

Cerca de Atenas, la isla de Poros está recibiendo una plaga traída por el mar, el plástico. En algunas calas del norte de la isla, a las que sólo se accede en barco, se ve cómo las corrientes y el viento traen la basura desde Atenas y la región.

Richard Kouvaras (Propietario Greek Sails) ha declarado que "los plásticos flotando en el mar son como una plaga de medusas. Cuando tienes una plaga de medusas, la gente no quiere acercarse al agua si el mar en el que quieren nadar o navegar está cubierto de plástico".

El 70% de esos residuos ni siquiera afloran a la superficie: se quedan en el fondo marino. Buzos voluntarios han venido a limpiar el puerto de Poros. Cada segundo, 200 kilos de basura van a parar a mares y océanos. De esos residuos, el 80% es plástico, un material que puede tardar en descomponerse hasta 500 años.

George Sarelakos (Aegean Rebreath) ha sido más duro afirmando que "el fondo marino ya es un vertedero. Si no tomamos medidas drásticas para reducir la magnitud de este problema, en 10 años o quizás menos, lo podremos llamar mar de plástico". De seguir contaminando al ritmo actual, en el año 2050 habrá en el mar más plástico que peces y organismos vivos.

Si seguimos contaminando al ritmo actual nuestros mares y océanos, en 2050 habrá en ellos más plásticos que peces y organismos vivos
En Portada aborda este reto global desde una isla griega, Poros, donde los efectos de la contaminación son palpables y ponen en riesgo el entorno marino, del que viven.

Greenpeace, forma parte del movimiento Break Free From Plastic, integrado por más de 1.100 organizaciones de todo el mundo, que están fomentando que los ciudadanos presionen a corporaciones, supermercados, distribuidores, restaurantes y fabricantes, para que reduzcan el uso de los plásticos de un solo uso. El uso masivo del plástico, supone una de las mayores amenazas medioambientales de los últimos años. En los mares del mundo hay plástico flotando en una cantidad equivalente a tres veces la superficie de España. Esos plásticos acaban en los estómagos de diferentes especies y muchas de esas especies acaban en nuestras mesas con el evidente riesgo que eso supone para la salud. Hablamos con dos expertos de la organización sobre todas estas cuestiones.

Os hablamos de un proyecto de investigación sobre la degradabilidad de los bioplásticos. Lo llevan a cabo un equipo de científicos de la Universidad de Alicante que estudian el grado de persistencia de los distintos tipos de plásticos y que busca financiación a través de la plataforma Precipita. Hablamos con uno de ellos, Carlos Sanz, investigador del departamento de Ecología de dicha universidad.

Imagina que un día pides comida y te sirven plástico. Son microplásticos que no vemos, de menos de 5 mm de diámetro, que absorbemos con nuestra alimentación.

Hay microplásticos en: El 68% de los alimentos que proceden del mar. El 90 % de la sal de cocina contiene microplástico y el 83% del agua de grifo del mundo. Ya se han encontrado plásticos en el organismo de personas de Reino Unido, Italia, Rusia o Japón

¿Cómo podemos evitarlo? Rechaza productos de usar y tirar y evita el plástico todo lo que puedas.

La Guardia Civil está investigando a 72 personas físicas y jurídicas por diferentes delitos vinculados con la contaminación marina, además de haber detectado 73 incidentes relacionados con vertidos que se han producido de manera directa o indirecta al mar.
Según informa la Dirección General del instituto armado, todo ello ha sido el resultado de la operación “30 días en el mar”, lanzada por Interpol a nivel mundial y coordinada por Europol entre los Estados miembros de la Unión Europea.
En esta operación han participado más de 80 países de todo el mundo, entre ellos España, donde la Guardia Civil y la Marina Mercante han llevado a cabo 1.102 inspecciones en buques, puertos, instalaciones, compañías y lugares anexos al mar susceptibles de ser focos de emisión de vertidos.

El Puente de Segovia de Madrid ha amanecido con una tremenda escultura a tamaño real de un cachalote varado de 15 metros y 1.000 kilos. El misterio lo ha resuelto pronto el propio ayuntamiento de la capital: se trata de una instalación artística del colectivo belga Captain Boomer, que denuncia la degradación de los océanos simulando un caso real de atención de emergencia a una ballena.