Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Thomas Compigne combate el ébola en Beni (Congo) con el saneamiento del agua y la descontaminación. Forma parte del equipo de Médicos Sin Fronteras, y asegura que "lo importante es controlar la epidemia", para lo que resulta imprescindible revisar las habitaciones y los objetos que han entrado en contacto con un paciente. Precisamente, la rápida descontaminación es una de las claves para prevenir la enfermedad. , 

El doctor congoleño Denis Mukwege y la activista yazidí Nadia Murad han obtenido el Nobel de la Paz 2018 "por sus esfuerzos para terminar con el uso de la violencia sexual como arma de guerra y en conflictos armados", según ha informado el Comité Nobel Noruego.
Mukwege (1955) "ha dedicado su vida a defender a las víctimas de violencia sexual en tiempos de guerra" y Murad "es el testigo que cuenta los abusos perpetrados contra ella y contra otros", argumenta el comité Nobel para conceder el galardón.
En cuanto a Murad (1995), el Comité Nobel recuerda que es "una de las cerca de 3.000 niñas y mujeres que han sufrido abusos sexuales como parte de la estrategia militar de Estado Islámico que usaban ese tipo de violencia como un arma contra los yazidíes y otras minorías religiosas".

Estamos muy pendientes de las noticias que llegan desde el noroeste de la República Democrática del Congo, donde hoy se ha anunciado el primer caso en la ciudad de Mbandaka, con conexión fluvial con la capital del país, lo que ha elevado la alerta por la posible propagación del brote de Ébola. Conectamos con Kinshasa, hablamos con Luis Encinas, especialista de Ébola de Médicos sin Fronteras, con una larga experiencia en la lucha contra el virus y que participa en el operativo que la organización humanitaria ha preparado para atender a los afectados y limitar los contagios.

La República Democrática del Congo arrastra un interminable conflicto entre potencias y grupos armados por el control de los minerales. ¿Su arma de guerra? La violación sistemática de mujeres y niñas, cuya sange se convierte en amuleto y fetiche. La Casa de África en Las Palmas de Gran Canaria acoge la exposición fotográfica 'Mujeres del Congo', que muestra el drama y el coraje de estas mujeres, víctimas y heroínas.

El primer destino profesional de Enrique Criado, más allá de sustituciones temporales de verano, fue la República Democrática del Congo. Durante tres años vivió en Kinsasa. Allí escribió un libro que recuerda toda la intensidad de este país, siempre a caballo entre su río marrón, el rojo de la tierra y el verde cegador de su paisaje, y donde se mezclan sus olores, sus sabores y su violencia. Es especialista en hacer listas de Cosas que no caben en una maleta, y ese es el título de su libro, publicado por la editorial Aguilar con el subtítulo Vivencias de un diplomático novato en el Congo. Él mismo nos habla de la obra en esta entrevista (19/01/16).

Después de muchos años en guerra, Kivu Norte, en la República Democrática del Congo, sigue siendo una zona de alto riesgo, y hasta allí no llega la ayuda internacional. Hay un pequeña ONG española que está colaborando para mejorar la educación y la sanidad. Tampoco esta Navidad. La ayuda de las grandes ONGs no pasa esta frontera, la que separa Uganda de la República Democrática del Congo. Es Kivu Norte, hasta hace unos meses, y durante 20 años, escenario de lucha de guerrillas.

La tensión se ha reavivado en la República del Congo a raíz de la decisión del actual presidente Sassou Nguesso de presentarse de nuevo a las elecciones, algo que no permite la ley. La oposición ha hecho un llamamiento a la desobediencia civil y se han registrado episodios de violencia. Malos presagios en un país desangrado por una prolongada y cruenta guerra, y donde la gente trata de superar otras adversidades más urgentes como el hambre o la malaria. De esa tarea diaria y silenciosa por el desarrollo queremos hablarles este viernes, a propósito de los proyectos que Cáritas Cuenca realiza en el Congo desde hace 10 años. Esta organización no se limita a financiar proyectos, sino que mantiene relaciones de igualdad, reciprocidad, sostenibilidad, participación de todos los actores y respeto a la diversidad cultural. Su tarea se centra sobre todo en el derecho a la educción, a la salud y a la alimentación, y está dando unos resultados excelentes que ahora quieren dar a conocer aquí con una exposición titulada Cooperando; una sola familia, que este viernes abre sus puertas. Patricia Cazorla es la coordinadora de la exposición.

Uno de los principales productores de uranio del mundo es la República Democrática del Congo. Pradójicamente, su riqueza en minerales es la principal fuente de sufrimiento de sus habitantes. Hace dos años la guerrilla M23 y el Gobierno firmaron oficialmente el fin de la llamada guerra del Este del Congo. La violencia ha remitido, pero en zonas como Kivu Norte, cientos de civiles siguen muriendo víctimas de grupos armados. Nuestra compañera Marta Carazo ha estado en esta provincia congoleña, una región olvidada por el Gobierno y por las grandes ONG.