arriba

Los ataques rusos sobre los rebeldes socavan los esfuerzos para encontrar una solución política, acusa el secretario general de la OTAN. Los bombardeos dificultan, aún más, que la ayuda comprometida en la Conferencia de Donantes de Londres, 9.000 millones de euros, llegue a la población civil. El 25 de febrero, tercera cita en Ginebra en busca de la paz. Mientras, el éxodo continúa.

Naciones Unidas ha dado por comenzadas las conversaciones de paz que buscan acabar con la guerra civil en Siria y abrir un proceso de transición política, después de la reunión mantenida este lunes entre el mediador de la ONU, Staffan de Mistura, y una delegación de la oposición siria, que ha trasladado varias reclamaciones, como medidas humanitarias y el fin de los bombardeos sobre áreas civiles, aunque ha avanzado que participarán en el diálogo.

Fuera de Corea del Norte se siguen analizando los datos de la explosión de ayer y se mantienen las dudas sobre si corresponden a una bomba de hidrógeno. Según Estados Unidos, nada sostiene que fuera una bomba termonuclear. De serlo, explican, el temblor registrado debería haber sido mucho mayor. 

El gobierno surcoreano ha vuelto a limitar la entrada de norcoreanos al polígono industrial que comparten ambas Coreas y mañana reanudará la emisión de propaganda desde la batería de altavoces que tiene en la frontera. En cuanto al mejor aliado de Pyongyang, China, ha mostrado su malestar y ha pedido a todas las partes mayores esfuerzos para desnuclearizar la península.

Al menos 50 personas han muerto en Libia en un atentado con bomba contra un centro de entrenamiento de la Guardia Costera en la ciudad de Zliten (oeste del país), según han confirmado las autoridades locales a las agencias internacionales. Hay más de un centenar de heridos. La bomba se encontraba en un camión que ha estallado en el centro cuando se encontraban reunidos centenares de reclutas, según ha explicado a Reuters el alcalde de Zliten, Miftah Lahmadi.