arriba Ir arriba

Rawan Alowsh, una niña siria de 5 años, ha quedado enterrada por completo después de que aviones sirios y rusos reventaran este viernes el edificio donde vivía con su familia en Alepo. Un vídeo muestra como Rawan gime mientras unos voluntarios intentan rescatarla. Solo asoma una mata de pelo negro, y varias manos a su alrededor quitan escombros para impedir que se asfixie. Finalmente, los hombres consiguen extraerla. La secuencia es tan demoledora como el ataque que este viernes ha dejado casi un centenar de muertos en Alepo. Según Sky News, la cadena que ha emitido estas imágenes, los padres de Rawan Alowsh, Mohamed y Kefaeh, sus tres hermanas y un hermano, la totalidad de la familia, ha muerto en el ataque, en el distrito Bab al Nairab de la ciudad.

Tras el fin de la fallida tregua en la guerra de Siria, los aviones rusos y sirios han iniciado una amplia ofensiva sobre los barrios rebeldes de Alepo. Según las indicaciones del ejército de Al Asad, el objetivo de la tormenta de proyectiles es vaciar estas zonas de civiles. Pero para someter la ciudad, bastión opositor, la coalición gubernamental necesita desactivar la imagen negativa que proyectan niños, mujeres y vecinos muertos o heridos tras sus ataques aéreos, semana tras semana. Este viernes ha ocurrido con Rawan, que se ha quedado sin familia, y antes fue el caso del niño Omran, convertido en icono tras difundirse un vídeo del pequeño malherido en una ambulancia.

Rawan Alowsh, una niña siria de 5 años, ha quedado enterrada por completo después de que aviones sirios y rusos reventaran este viernes el edificio donde vivía su familia en Alepo. Rawan gime mientras unos voluntarios intentan rescatarla. Solo asoma una mata de pelo negro, y varias manos a su alrededor quitan escombros para impedir que se asfixie. Finalmente, los hombres consiguen extraerla.

La operación ha quedado registrada en una secuencia de vídeo tan demoledora como el ataque que este viernes ha dejado casi un centenar de muertos en Alepo. Según Sky News, la cadena que ha emitido estas imágenes, los padres de Rawan Alowsh, Mohamed y Kefaeh, sus tres hermanas y un hermano, la totalidad de la familia, ha muerto en el ataque, en el distrito Bab al Nairab de la ciudad.

Las llamadas a la paz y al diálogo han resonado en la Asamblea General anual de la ONU celebrada esta semana en Nueva York. La mayoría se han centrado en la crisis bélica de Oriente Medio, especialmente la guerra de Siria, un conflicto que ha comprometido la convivencia internacional como ningún otro desde las grandes confrontaciones mundiales del siglo XX. Tanto por la tensión entre intervinientes como por la oceánica crisis de los refugiados que huyen del desastre.

La última tregua, avalada por todas las potencias en juego, Rusia, Estados Unidos, la oposición y el ejército de Asad, fue la oportunidad más respaldada desde el principio de las hostilidades para empezar a tejer la paz. Sin embargo, el alto el fuego ha quedado en un cese fallido, interrumpido por bombardeos en sus últimos días y coronado por el ataque aéreo a un convoy de ayuda humanitaria con suministros para 78.000 personas, que dejó al menos 21 muertos.

Este incidente ha desatado un intercambio de acusaciones sin responsabilidades claras que, sumado a nuevos bombardeos sobre la población civil en Alepo, ha ensombrecido el horizonte sirio y enmarañado la arena diplomática. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, calificó el ataque de "repugnante, salvaje y aparentemente deliberado". Más fotos de niños ensangrentados para un horror cotidiano que los buenos propósitos en Nueva York no alivian.

Helicópteros del régimen han lanzado cuatro bombas de barril sobre un convoy de ACNUR y la organización hermana de Cruz Roja, según denuncian testigos y traslada el director la Defensa Civil en esta región, Ammar Alsalmo. En el ataque han muerto 21 personas, incluidos varios cascos blancos y el coordinador local de la Media Luna Roja. Desde que Damasco proclamó el fin de la tregua, sus fuerzas y la aviación rusa han bombardeado 35 veces las zonas rebeldes. El ataque ha afectado a la carga del convoy, consistente en ayuda para 78.000 personas.

Cruz Roja continúa de momento con sus actividades aunque el presidente de su Comité Internacional, Peter Maurer, ha advertido que el ataque puede ralentizarlas. "El ataque fue una flagrante violación de la legislación humanitaria internacional y es inaceptable. La falta de protección de los trabajadores y las estructuras humanitarias puede tener serias repercusiones en el trabajo humanitario en el país", ha declarado Maurer en Ginebra.

La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA) ha anunciado este martes que todas las operaciones humanitarias en Siria "quedan suspendidas" tras este ataque contra un convoy humanitario. "Por ahora no tenemos una visión global de lo que pasó, pero se ha tomado la decisión de que todas las operaciones humanitarias de convoyes sobre el terreno quedan suspendidas por el momento", ha declarado en rueda de prensa el portavoz de la OCHA, Jens Laerke, según recoge Efe. Tanto las Fuerzas Armadas sirias como el Ministerio de Defensa ruso han negado cualquier implicación de sus aviones en el bombardeo y ha asegurado que sólo las milicias rebeldes tenían toda la información sobre el recorrido del convoy.

Entre disparos y fuego de artillería, huyen despavoridos cientos de civiles del barrio de Saladino de la asediada Alepo. Han aprovechado algunos corredores abiertos por el régimen sirio, con apoyo de Moscú, según la Televisión Estatal rusa. Hace meses que no queda nada en pie en Alepo, unos de los primeros enclaves rebeldes, ahora cercado y asediado por tropas leales. Cerca de 250.000 personas malviven en esa zona sin acceso a lo más básico. Cuarenta convoyes con ayuda humanitaria han estado esperando en la frontera turco-siria para poder entrar durante los 7 días de tregua.

La Comandancia Suprema de las Fuerzas Armadas sirias ha anunciado este lunes el comienzo de alto el fuego en el país desde las 19.00 hora local (18.00 hora española), en un comunicado. La tregua llega tras el acuerdo logrado por EE.UU. y Rusia.

La nota ha precisado que "el régimen de calma" estará en vigor desde las 19.00 hora local (18.00 hora española) de este lunes hasta las 23.59 hora local (22.59 horas española) del 18 de septiembre. El pacto excluye tanto al Frente de la Conquista del Levante (antiguo Frente al Nusra) como al autodenominado Estado Islámico (EI).

La Coalición Nacional Siria (CNFROS), principal alianza política opositora, y el Ejército Libre Sirio (ELS) han aceptado la tregua. "Actuarán de forma positiva" respecto al cese de hostilidades, ha anunciado la agrupación. Aun así, la CNFROS ha advertido en un comunicado de que "el Ejército Libre Sirio y otras facciones de la revolución, que actuarán de forma positiva respecto a la tregua, tienen el derecho a defender al pueblo y la revolución, en caso de agresión aérea o terrestre del régimen, sus aliados y las milicias terroristas".

El Ejército gubernamental ha advertido de que también se reserva el derecho a responder con todo tipo de armas de fuego contra cualquier violación de grupos armados. Por su parte, la Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN), principal alianza opositora, no ha anunciado hasta ahora si acepta o no este cese de las hostilidades

Facebook ha rectificado este viernes y ha levantado la censura que había impuesto a la famosa foto de la niña que huye de un ataque con napalm, tomada en 1972 por Nick Ut en la guerra de Vietnam, para apaciguar una polémica en Noruega que provocó las quejas de medios y autoridades del país nórdico. La controversia comenzó hace unos días, cuando se supo que Facebook había cerrado temporalmente la cuenta del escritor noruego Tom Egeland por difundir en su página la imagen, en la que aparece una niña desnuda huyendo del bombardeo con napalm realizado por las fuerzas estadounidenses.

Varios miembros del Gobierno noruego, incluida la primera ministra Erna Solberg, y el principal rotativo del país, Aftenposten, atacaron a Facebook, que finalmente ha dado marcha atrás y ha readmitido la instantánea en su red. "Una imagen de una niña desnuda normalmente violaría nuestras Normas Comunitarias (políticas de contenido apropiado en Facebook) y en algunos países incluso podría ser calificada de pornografía infantil", ha explicado la compañía que lidera Mark Zuckerberg en un comunicado que reprodujo el portal tecnológico Recode. No obstante, Facebook ha reconocido "la historia y la importancia global" de esta fotografía concreta. "Debido a su estatus como una icónica imagen de importancia histórica, el valor de permitir que se comparta supera el valor de proteger a la comunidad eliminándola, así que hemos decidido readmitir la imagen en Facebook donde somos conscientes que ha sido eliminada", añade la nota recogida por Efe.

El esperado alto el fuego y de hostilidades bilateral y definitivo entre el Gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC ha comenzado a las 00.00 horas de este lunes 29 de agosto (07.00 hora española).

El fin de las hostilidades marca un hito en la historia de Colombia que durante 52 años vivió el conflicto armado con ese grupo guerrillero, el más importante del país, una contienda que se calcula ha dejado unos ocho millones de víctimas y cerca de 220.000 muertos.

El alto el fuego definitivo fue ordenado este domingo desde La Habana por el líder de la guerrilla, Rodrigo Londoño, alias "Timochenko". Tras cinco décadas de conflicto y pocos días después de haber firmado el acuerdo de paz, las partes resuelven este crucial paso hacia el fin del conflicto en Colombia.

La foto de un niño de 5 años llamado Omran ha puesto hoy de nuevo rostro al drama que sufren los civiles a causa del devastador conflicto en el país árabe. Herido en los bombardeos a la ciudad siria de Alepo, con el rostro cubierto de sangre y polvo, el menor aparece sentado en una ambulancia tras ser rescatado anoche de una vivienda bombardeada en el barrio de Al Qatergui.