arriba Ir arriba

Mónica G. Prieto y Javier Espinosa han escrito 'La semilla del odio', un libro en el que explican cómo la invasión "destruyó el país de la noche a la mañana" y sembró el caos que sigue sacudiendo a Oriente Medio. Un caos que fue terreno abonado para la violencia sectaria que desangró Irak o para el nacimiento de un grupo sanguinario, el autodenominado Estado Islámico.

El grupo yihadista Estado Islámico ha asesinado este lunes a doce jóvenes en el oeste de la ciudad septentrional de Mosul, que intentaron huir a la parte oriental y liberada de la urbe, ha informado a Efe una fuente gubernamental. Después de ser arrestados en el barrio occidental de Al Haui por los extremistas, los jóvenes fueron trasladados y asesinados en el distrito occidental de Al Zanyili, h adetallado un miembro del consejo de la provincia de Nínive, cuya capital es Mosul, Gazuan al Daudi.

Una cadena de atentados ha sacudido Bagdad y ha causado al menos 43 muertos y decenas de heridos, coincidiendo con la visita oficial a Irak del presidente francés, François Hollande. El autodenominado Estado Islámico ha reivindicado el más mortífero de los ataques. Tres de las explosiones tuvieron como objetivo la comunidad chií y se han cobrado 36 muertos y 74 heridos. Dos de ellas tuvieron lugar en el barrio de Ciudad Sadr, una zona humilde de mayoría chií a las afueras de la capital iraquí. 

A última hora del día, hombres armados provistos de chalecos explosivos han atacado dos comisarías de policía en la ciudad de Samarra, en el centro del país, matando al menos a siete agentes, según han confirmado fuentes de Seguridad a Reuter. El golpe más grave, reivindicado por el grupo yihadista EI, ha matado al menos a 32 personas y herido a otras 65, algunas de ellas de gravedad, cuando un coche bomba explotó en una plaza abarrotada a las puertas de un mercado en un populoso distrito de la capital. Un comunicado del EI, difundido a través de la agencia Amaq, vinculada a los yihadistas, afirmó que ese ataque fue perpetrado por un suicida y tenía como blanco a los musulmanes chiíes, a los que el grupo extremista suní trata como "renegados".