arriba Ir arriba

El Pleno del Congreso ha ratificado por 179 votos a favor, 79 en contra y 81 abstenciones el tratado de libre comercio entre la UE y Canadá, conocido como CETA por sus siglas en inglés. La Cámara Baja ha dado su visto bueno pese a la abstención del PSOE, que ha pasado del 'sí' a la abstención tras el regreso de Pedro Sánchez a la secretaría general del partido, gracias a los votos a favor del PP, Ciudadanos, PNV y PDeCAT. En contra han votado Unidos Podemos -que pidió en mayo que el Congreso instara al Tribunal Constitucional a revisar la constitucionalidad del acuerdo-, ERC y Compromís.

El Acuerdo Económico y de Comercio entre la Unión Europea y Canadá se firmó en octubre de 2016 y fue aprobado por el Parlamento Europeo el 15 de febrero. Votaron a favor el Partido Popular Europeo, liberales, conservadores, reformistas y parte de los Socialistas y Demócratas. En contra, los verdes, la izquierda y nacionalistas.

El CETA elimina las barreras al comercio, con una reducción de tarifas aduaneras y permite la participación de las empresas en concursos públicos, en áreas como las telecomunicaciones, la energía y el transporte. Para sus defensores, este tratado puede suponer un impulso a las relaciones económicas y comerciales. Los detractores consideran, entre otras razones, que está al servicio de las multinacionales, por ejemplo en el arbitraje de conflictos.

La aplicación definitiva y total del acuerdo no será efectiva hasta que den su aprobación los países miembros. En España, se votará la próxima semana. El PSOE, que hasta ahora ha apoyado el Tratado, esta misma semana en la Comisión de Exteriores del Congreso, ha anunciado que reconsiderará su posición.

El presidente de Brasil, Michel Temer, ha garantizado a la sociedad y a embajadores de muchos de los países que compran carnes brasileñas que esos productos son sanos y que la mafia que los adulteraba ya no existe y sólo fue un caso "puntual". La policía brasileña abrió el viernes un operación para desmantelar una trama de corrupción que involucraba a las grandes procesadoras cárnicas del países e inspectores agropecuarios del Ministerio de Agricultura y que autorizaba la comercialización de productos que no cumplian las normas de calidad o que, incluso estaban caducados o podridos.

La reunión de los ministros de Finanzas del G20 ha concluido sin un consenso sobre las relaciones comerciales, pero con importantes cambios impulsados por el rechazo de la administración estadounidense a valores tradicionales del grupo, como la retirada de la condena global del proteccionismo o incluir la idea del "comercio justo" y no sólo el "libre comercio".

En esta papelería de Madrid aún admiten el pago en pesetas. Dicen que supone el 10% de su facturación y que es una forma de incentivar el consumo pero no solo en pesetas, porque muchos completan la cuenta y gastan más. Cuando reúnen una cierta cantidad van al Banco de España, el único lugar donde se canjean por euros las pesetas con que les pagan algunos clientes.