Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

La crisis de la deuda soberana en la zona euro será la principal prioridad del mandato de Christine Lagarde al frente del fondo monetario internacional. La sucesora de Dominique Strauss Khan ha ofrecido su primera rueda de prensa como máxima responsable de la institución, en la que se ha comprometido a un trabajo duro y responsable. Sobre la mesa ya ha puesto dos asuntos prioritarios. El primero, frenar el calentamiento de las economías emergentes. El segundo, el más inmediato y urgente, y quizás el más importante, hacer frente a la crisis de la deuda soberana.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, ha asegurado este miércoles que sus principales preocupaciones son los problemas de deuda soberana en Europa y el enorme flujo de capital hacia los países emergentes. "Los asuntos urgentes a los que tenemos que prestar atención tienen que ver con la deuda soberana", ha afirmado en su primera rueda de prensa como directora gerente del FMI, donde ha recordado que el problema se centra sobre todo en Europa y más concretamente en Grecia. Sobre este país, Lagarde ha confirmado que el próximo viernes 8 se reúne el Consejo de la entidad para estudiar la situación de Grecia tras la aprobación del nuevo plan de ajuste por parte del Parlamento heleno y el desbloqueo de la parte europea del quinto tramo de ayuda a Atenas.

La elección de la ministra francesa de finanzas como directora del FMI ha provocado, aparte de una remodelación en el gobierno francés, que hayamos vuelto a escuchar eso de "la primera mujer que....". Christine Lagarde ha roto otro techo de cristal para las mujeres en una institución especialmente poderosa y, hasta ayer mismo, especialmente masculina.

Para Christine Lagarde al mundo de las finanzas le sobran hormonas masculinas y lo había dicho antes incluso del escándalo sexual de Dominique Strauss Kahn. En febrero, por ejemplo, Lagarde declaró en una entrevista que los hombres tienden a crear líos si se les deja sólos y que el colapso financiero de 2008 fue en parte fruto del espíritu agresivo, avaricioso y alto en testosterona, son palabras textuales, del mundo de las finanzas. De hecho, en su proceso de selección, le ha resultado especialmente sorprendente que no hubiera más mujeres ni entre los candidatos ni en el comité ejecutivo. Cuando me vi interrogada por 24 hombres, ha contado hoy Lagarde, me dije a mi misma: está bien que las cosas cambien un poco, que se aporten diferencias, otras cualidades y una manera distinta de ver las cosas. Y eso que en su día ya fue la primera mujer que accedía a la cartera de economía en Francia y la primera mujer entre los ministros de economía del G7. Ahora es la primera mujer que dirigirá un organismo con apenas un 21% de mujeres entre sus directivos aunque hoy algunos analistas la acusan de haber jugado la carta del género y haber roto una tendencia, la de que el director del FMI sea hombre, para mantener otra, la de que el director del FMI sea europeo. En lo que todos están de acuerdo es en que, por encima de su género y de su nacionalidad está su trayectoriaAunque por encima de su género y su nacionalidad está su trayectoria, hoy aplaudida sin excepciones incluso por ella misma. Lagarde ha dicho que espera hacerlo tan bién en el FMI como lo ha hecho con las finanzas francesas.

La francesa Christine Lagarde es la nueva directora gerente del FMI, la primera mujer que ocupa este puesto. El primer llamamiento que ha hecho se dirige a la oposición griega para que apoye el plan de ajuste que permitirá el desbloqueo del quinto tramo del rescate. Lagarde se ha mostrado satisfecha con su nombramiento, admite las dificultades por la coyuntura internacional, pero se muestra dispuesta a superarlas "como un atleta cuando no consigue hacer marca, entrenando cada vez más fuerte".

Al final, solo dos candidatos son los finalistas para la gerencia del FMI, se trata de la ministra francesa de Economía, Christine Lagarde, y el gobernador del Banco Central de México, Agustín Carstens. Lagarde es la favorita, según los expertos, cuenta con el apoyo de los europeos y ha realizado una gira para lanzar su candidatura por China y la India. Carstens es realista y sabe que su tarea es similar a remontar un partido de fútbol que "empieza 5-0", en su contra, que pese a erigirse como el candidato de los emergentes no cuenta con el respaldo de países tan importantes como Brasil, China, la India o Argentina.