arriba Ir arriba

Los siete países del sur de Europa reunidos este lunes en una cumbre en Madrid -España, Francia, Italia, Portugal, Grecia, Malta y Chipre- han reiterado la necesidad de mantener la unidad de los 27 y de preservar los intereses de la UE en la negociación con el Reino Unido para su salida de la Unión, así como el apoyo al negociador designado por el Consejo Europeo, Michel Barnier. Además, los siete líderes han considerado "comprensible" el ataque llevado a cabo el pasado día 7 por EE.UU. contra la base aérea siria de Shayrat.

Control de seguridad en el aeropuerto de Alejandría. Seif Eldin Mustafa, cruza el escáner y es cacheado. Nadie detecta nada extraño, tampoco en sus pertenencias. Sin embargo, 20 minutos después del despegue de este Airbus de EgyptAir, con 56 pasajeros a bordo, Mustafa obliga al comandante a desviar el avión. En vez de ir a El Cairo, la aeronave aterriza en el aeropuerto de Larnaca, Chipre. "No tiene que ver con un acto terrorista", afirma el presidente chipriota, Se dice que el secuestrador ha pedido la liberación de varias mujeres encarceladas en Egipto; después se asegura que su ex mujer vive en Chipre y quiere entregarle una carta. "En un momento ha pedido reunirse con un representante de la Unión Europea. Después ha exigido ir a otro aeropuerto" ha explicado el primer ministro egipcio. Los últimos secuestrados han sido liberados sanos y salvos y un miembro de la tripulación escapa por la ventanilla del copiloto. Poco después, Mustafá, al que ya califican como un perturbado, decide entregarse a las autoridades, que siguen sin saber qué motivó el secuestro, que ha durado cinco horas y que ha abierto de nuevo la polémica sobre la seguridad en los aeropuertos egipcios.

Un avión egipcio ha aterrizado en Chipre tras haber sido desviado de su ruta entre Alejandría y El Cairo por un secuestrador, según ha confirmado la compañía, Egyptair.

El Airbus A320, con 81 pasajeros a bordodespegó de Alejandría con destino al Cairo antes de las 8:30 de la mañana. Poco después, el piloto pidió permiso especial para aterrizar en el aeropuerto chipriota de Larnaca, donde tomó tierra sobre las 8:50.

La compañía ha asegurado que uno de los pasajeros amenazó al piloto con hacer detonar un cinturón explosivo. De momento, su única demanda ha sido que la Policía se retire, según varios medios.