Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, se ha comprometido a reconstruir "con todos los recursos que sean necesarios" la ciudad de Valparaíso, que este fin de semana ha vivido el peor incendio de su historia que ha dejado 15 muertos, 2.200 viviendas destruidas y cerca de 11.000 damnificados. El Ministerio de Salud ha decretado la alerta sanitaria en la zona.

El gobierno de Bachelet destinará más de 700,000 euros a la ciudad, declarada zona catastrófica y ha pedido ayuda aérea a Argentina para combatir el fuego. Mientras bomberos, brigadas forestales, soldados, una docena de helicópteros y aviones cisterna continúan luchando contra los focos que siguen activos, aprovechando que han mejorado las condiciones metereológicas aunque parece que van a necesitar días para extinguir del todo el incendio.

David contra un Goliat que en pocas horas se tragó los cerros de Las Cañas y el Litre que rodean la ciudad de Valparaíso. Escapar de  lenguas de llamas de 10 metros, no fue fácil, algunos no lo consiguieron y otros curan sus quemaduras tras ser evacuados por los bomberos y el ejército que ya está sobre la zona. El fuego ha alcanzado a unas 2.000 viviendas 

Un fuerte terremoto de magnitud 7.8 en la escala de Richter ha sacudido en la noche del miércoles el norte de Chile y ha provocado que, durante unas horas, se haya vuelto a decretar alerta de tsunami en una parte de la costa del país. El seismo se produce un día después del temblor de magnitud 8.2 que el lunes golpeó el norte del país, causando seis muertos y daños materiales, y que fue seguido de más de cien rélicas de menor intensidad.

Unos minutos antes, otra réplica de magnitud 6.3 había estremecido la zona sin que se informara de desgracias personales.

El servicio sismológico de Estados Unidos registró el movimiento telúrico a las 23:45 hora local (02:45 GMT), mientras el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada chilena (SHOA) decretó "estado de precaución" ante la posibilidad de que se produjera un tsunami menor.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, ha aterrizado en la base aérea Los Cóndores, en Iquique, la zona afectada por el terremoto el terremoto de 8,2 de magnitud en la escala abierta de Richter que ha sacudido la zona y provocó una alerta de tsunami en toda la costa del país. Las autoridades han confirmado la muerte de seis personas y que más de 972.000 han sido evacuadas, según el último balance de la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) de Chile.