Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Japón conmemora el octavo aniversario del terremoto y el tsunami que devastaron el noreste del país, una catástrofe natural que provocó más de 18.000 muertos y desencadenó la crisis nuclear de Fukushima. Manuel Lozano Leyva, catedrático de Física Nuclear de la Universidad de Sevilla, ha explicado en Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso que el accidente dejó dos lecciones fundamentales: una más técnica, que es la necesidad de un cambio en el combustible nuclear en el futuro, y otra más política, en la que ha puesto como ejemplo el caso de Alemania, que paró sus reactores nucleares convirtiéndose en el país más contaminante de Europa. En cuanto a las residuos, Lozano diferencia entre los de baja radiactividad, que "son inevitables", y los de alta radiactividad, "que son muy difíciles de manjear" y "son un problema que no se puede minimizar", aunque rompe una lanza a favor de la nuclear afirmando que "es la única industria que tiene residuos lozalizados y controlados por muy complejo que sea hacerlo". El catedrático de la Universidad de Sevilla ha finalizado diciendo que "el futuro pasa por el máximo de renovables respaldado por la energía nuclear", lo que sería "un escenario totalmente limpio".

Las farmacias belgas han comenzado a ofrecer de forma gratuita pastillas de yodo a las personas que lo soliciten como parte de un nuevo plan de seguridad nuclear puesto en marcha por el Gobierno, que amplía la distribución de este mineral a todo el territorio del país como protección en caso de accidente nuclear.
Las pastillas estarán disponibles para toda la población, pero su ingesta está recomendada sólo para grupos de riesgo como niños, mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, informa la agencia de noticias local "Belga". Estas píldoras actúan sobre la tiroides saturándola de este compuesto para evitar que absorban el yodo radiactivo que liberaría un escape nuclear y prevenir así el desarrollo de cáncer.

El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Alvaro Nadal, ha anunciado este martes la decisión del Gobierno de no autorizar la reapertura de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos). El titular de Energía ha desgranado en rueda de prensa varias razones que han motivado esta decisión, aunque la principal es que se ha "usado como un símbolo para la confrontación política",

El desmantelamiento de la central nuclear de Zorita, la más antigua de España, empezó en 2010. El proceso está ya en la fase final. Los obreros están demoliendo las paredes y suelos de los edificios. Los trabajos concluirán el año que viene. Científicos del CSIC analizan ahora muestras del hormigón que protegía el reactor para comprobar los niveles de contaminación radiológica. Potencias en energía nuclear como Estados Unidos y Japón están pendientes de los resultados de esta investigación con la vista puesta en el desmantelamiento de sus centrales nucleares más antiguas.

Este martes se cumplen tres décadas del desastre nuclear de Chernóbil que obligó a aislar un área de 30 kilómetros alrededor de la central y amenazó la vida de millones de personas. El reactor 4 explotó de madrugada, expulsando una nube radioactiva a media Europa. Aquel accidente fue 200 veces más letal que las bombas de Iroshima y Nagasaki, y el lugar se ha convertido en un desierto verde. Más de 135.000 personas tuvieron que ser evacuadas, y varias decenas murieron en el momento del accidente. Se calcula que la cifra de víctimas de la radiación oscilaría entre las 100.000 y las 200.000 personas. Hablamos con Raquel Montón, responsable de la campaña nuclear en Greenpeace.

¿Qué ha hecho el Hombre para paliar la tragedia de Chernobyl, 30 años despuésLos esfuerzos se han centrado en cubrir el reactor número cuatro.

Tras la explosión, miles de obreros, los llamados "liquidadores", construyeron en pocas semanas una cúpula que frenó la expansión de las sustancias radiactivas, de la basura nuclear que permanecía dentro del reactor. Esa cúpula ya está vieja y obsoleta.

Por eso, desde hace cinco años se construye, a escasos 200 metros del reactor, otra enorme cúpula. Se llama “El Arco”, y todo en torno a esa obra es majestuoso: es más alto que la Estatua de la Libertad y más pesado que la Torre Eiffel; su coste ronda los 2.000 millones de euros y en su construcción trabajan 2.500 personas.

Se espera que a finales de noviembre esa cúpula se desplace por unos enormes raíles hidráulicos hasta cubrir por completo al reactor número 4. Y a partir de entonces, no habrá riesgo de fugas radiactivas durante al menos 100 años.

  • El 26 de abril de 1986 explotó el reactor cuatro de Chernóbil y causó la mayor catástrofe nuclear de la historia
  • Tres décadas después, las nuevas generaciones todavía pagan las consecuencias
  • Supervivientes de la tragedia explican a RTVE cómo vivieron aquellos días
  • Algunos de ellos, decidieron volver a sus aldeas y desafiar a la radiación

Se cumplen 30 años de la tragedia. El 26 de abril de 1986 una prueba de seguridad en la central nuclear de Chernóbil provocó la mayor catástrofe nuclear de la historia. La explosión del cuarto reactor desencadenó una reacción en cadena que amenazó con provocar una segunda explosión aún más potente, diez veces más fuerte que la de Hiroshima y que habría afectado a media Europa. Documaster emite el viernes 22 de abril el documental 'La Batalla de Chernóbil', una producción francesa dirigida por Thomas Johnson. Mira ya los primeros minutos.