arriba Ir arriba

Al menos tres personas murieron y varias resultaron heridas en las inundaciones causadas por el fuerte temporal que ha azotado el sur de Alemania en las últimas horas, ha confirmado este lunes el gabinete de crisis del Ministerio del Interior del estado federado de Baden-Württemberg.

Entre las víctimas mortales se encuentra un bombero que murió en el intento de salvar a otra persona, indicaron la autoridades locales de la ciudad de Schwäbisch Gmünd. También la persona que debía ser rescatada perdió la vida, precisaron, mientras que un hombre de 60 años murió en un garaje subterráneo anegado en la localidad de Weißbach.

Sólo en Baden-Württemberg alrededor de 7.000 voluntarios de los equipos de rescate realizaron más de 2.200 salidas entre el domingo por la tarde y el lunes por la mañana. Defensa Civil, Cruz Roja, la Asociación de Salvamento Alemana, los bomberos y la policía trabajan las 24 horas del día, indicó esta mañana un portavoz del gabinete de crisis del Ministerio del Interior regional en la ciudad de Stuttgart.

El gigantesco incendio forestal que ha consumido ya 161.600 hectáreas de bosque boreal en el noroeste de Canadá solamente podrá ser detenido por las condiciones meteorológicas y seguirá activo durante meses, según han reconocido las autoridades locales.

En las últimas horas el incendio, que se inició hace una semana por causas todavía desconocidas, está avanzando más lentamente gracias a la fina lluvia que ha empezado a caer este domingo en la región de Fort McMurray y la llegada de un frente polar que ha provocado el descenso de las temperaturas.

La primera ministra de la provincia de Alberta, Rachel Notley, ha señalado durante una rueda de prensa que la ralentización del ritmo de crecimiento del incendio ha hecho que "en estos momentos sea más pequeño" de lo que esperaban y ha cifrado en 161.000 hectáreas, en vez de las 200.000 anunciadas el sábado, la superficie quemada.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha anunciado este miércoles aumentos temporales de impuestos para recaudar fondos que contribuyan a la recuperación de las zonas afectadas por el terremoto que este sábado azotó la zona norte de la costa del país y que, según los últimos datos, ha dejado al menos 570 muertos.

El Ministerio Público del país ha anunciado este miércoles que ya se ha identificado y entregado a sus familiares a 526 personas en la provincia costera de Manabí, la más afectada por el seísmo. Además, en un informe, se señala que 44 cadáveres están en proceso de identificación y que son 13 los cuerpos de extranjeros registrados: tres de Colombia, tres de Cuba, dos de Canadá, uno de República Dominicana, uno de Inglaterra, uno de Irlanda, uno de Italia y uno de Alemania.

De momento, sigue el Estado de emergencia en las provincias de Esmeraldas, Manabí, Guayas, Santo Domingo de los Tsáchilas, Los Ríos y Santa Elena.