arriba Ir arriba

Por el momento han sido localizadas con vida diez personas bajo el hotel sepultado hace dos días por un alud en el centro de Italia, de las que ya han sido rescatadas cuatro niños y una mujer. De acuerdo con las cifras aportadas por las autoridades, en el momento de la avalancha se encontraban en el hotel alrededor de treinta personas, por lo que el número de aquellos de los que no se tienen noticias asciende a una veintena.

Seis personas han sido localizadas vivas bajo la nieve que sepultó este jueves el Hotel Rigopiano dejando al menos cuatro muertos y decenas de desaparecidos. Entre los seis supervivientes parece que hay una niña, informa el corresponsal de TVE Lorenzo Milá, que matiza que podría ser la hija del cocinero, una de las dos personas que se salvaron al encontrarse fuera del establecimiento en el momento de la tragedia. Esta noticia llena de esperanza a los familiares, ya que entre 24 o 25 personas permanecen desaparecidas desde que se produjo el alud.

Una avalancha de nieve ha sepultado el Hotel Rigopiano, ubicado en la localidad de Farindola, en la región de Abruzzo, en el centro de Italia, golpeada por los terremotos que han sacudido este miércoles la nación transalpina.

Dos personas han podido ser rescatadas con vida y se ha recuperado un cuerpo, pero se teme que pueda haber más víctimas, ya que en el momento del alud había al menos 27 personas en el hotel, entre clientes y personal.

El hotel está situado en el macizo del Gran Sasso, a unos 1.300 metros de altura en la cordillera de los Apeninos. Al lugar han llegado equipos de rescate de bomberos y del Socorro Alpino, pero las ambulancias y quitanieves están teniendo más problemas para llegar, ya que las carreteras están cubiertas por cinco metros de nieve.

Al llegar, los equipos de salvamento han encontrado a dos personas con vida. Se trata de dos de los huéspedes que se encontraban fuera del hotel durante el alud y que pudieron refugiarse en un coche y advertir de lo sucedido.

Según fuentes del ayuntamiento de Farindola, el edificio del hotel ha sufrido algunos derrumbes y ha quedado cubierto por toneladas de nieve, ramas y rocas. Sólo la zona de la piscina está al descubierto y es por ahí por donde han entrado los socorristas. La nieve ha penetrado en el interior de las instalaciones, como puede verse en el vídeo.

El corresponsal de TVE en Roma, Lorenzo Milá, asegura que aún hay esperanza de encontrar con vida a alguna de las personas que encontraban en el hotel italiano sepultado por un alud de nieve. El hotel Rigopiano se encuentra ubicado en el macizo de Gran Sasso, en la zona de Abruzzo golpeada por una serie de terremotos.

De momento han sido rescatadas dos personas, pero en el interior del hotel había hasta 27, que no dan señales de vida.

Los equipos de rescate se encuentran en el lugar pero las ambulancias y las quitanieves no han logrado acceder aún, debido a la dificultad de llegar con carreteras con cinco metros de nieve.

Al menos 94 personas han muerto, casi 300 han resultado heridas y varios edificios se han hundido en la región indonesia de Aceh a causa de un terremoto de magnitud 6,5 en la escala abierta de Richter. Fuentes militares elevan la cifra a los 97 fallecidos.

El distrito de Pidie Jaya es la zona más afectada de esta región del norte de la isla de Sumatra. De momento no se ha decretado ninguna alerta de tsunami. El balance provisional de muertos, facilitado por la Agencia Nacional de Gestión de Catástrofes de Indonesia, podría aumentar ya que aún hay personas atrapadas entre las ruinas. "Nos estamos centrando en buscar a las víctimas y posibles supervivientes", ha declarado Sutopo Nugroho, director de la Agencia. En las labores de rescate participan más de 1.000 personas, incluyendo militares y voluntarios.

Tres terremotosel más intenso de los cuales ha llegado a 5,9 en la escala de Richter, han sacudido durante la tarde del miércoles y la madrugada del jueves el centro de Italia, sin causar muertos pero sí daños materiales y al menos un herido leve.

Los seismos se producen apenas dos meses después del que arrasó varios pueblos de montaña y causó la muerte de 300 personas, el 24 de agosto.

El Instituto Geológico y Vulcanológico de Italia (INGV) ha situado los temblores en la zona entre las regiones de las Marcas y Umbría, al norte del área afectada por el seismo de agosto. Los epicentros se han situado en las provincias de Macerata, Perugia y Ascoli Piceno.

Las localidades más afectadas son Visso, Ussita y Castelsantangelo sul Nera, aunque los temblores se han hecho sentir en Roma y Nápoles.

Un segundo avión con ayuda de España para víctimas del huracán Matthew llegó hoy, viernes, a Haití, donde el ciclón causó la semana pasada cientos de muertos y decenas de miles de desplazados, especialmente en el sur del país. El avión, compartido con el Programa Mundial de Alimentos (PMA), trasladó a esta nación trece toneladas de equipos de depuración de agua aportado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid), desde su centro logístico de Panamá.

Un nuevo balance provisional dado a conocer hoy por la Protección Civil de Haití cifró en 546 el número de fallecidos en el país por el huracán Matthew, que dejó también 128 desaparecidos y 175.000 desplazados. Las autoridades admiten, sin embargo, que las cifras de víctimas pueden ser mayores debido a que siguen sin tener contacto con algunas localidades aún incomunicadas tras el huracán, cuyo ojo tocó tierra el pasado 4 de octubre en el oeste de Haití. Fuentes de organismos de socorro y autoridades locales aseguraban tres días después del paso de Matthew que las víctimas mortales sobrepasan las 800 personas, y la ONU advirtió el miércoles de que la cifra oficial continuará aumentando aunque no cree que llegue al millar. Una de las grandes preocupaciones del Gobierno y los organismos internacionales es un rebrote del cólera tras el ciclón, que ha provocado en Haití, según la ONU, la peor crisis humanitaria después del sismo de enero de 2010, que dejó unos 300.000 muertos

Las últimas cifras provisionales divulgadas por Protección Civil de Haití indican que Matthew causó 473 muertos y 75 desaparecidos, dejó 339 heridos y obligó el desplazamiento de 175.000 personas, alojadas en 224 refugios. 100.000 niños están sin escuela.

Sin embargo, fuentes de organismos de socorro y autoridades locales aseguraban el viernes pasado que el número de víctimas mortales llegaba al millar.

Tras la devastación causada por el huracán MatthewHaití se enfrenta ahora a un rebrote de la epidemica de cólera, presente en el país desde 2010. Al menos 20 personas han muerto por esta enfermedad en la región sur y suroeste, según el Ministerio de Salud Pública.

La ONU ha hecho un llamamiento para recoger 120 millones de dólares (casi 109 millones de euros) para ayuda humanitaria, y países como EE.UU., Francia y España ya han enviado material.

Una semana después del paso del huracán Matthew, una amplia región de Haití continúa sumergida en la destrucción y demanda ayuda urgente para evitar el rebrote de enfermedades como el cólera, que mató a miles de personas tras el terremoto de 2010. Varios países como EE.UU, España o la vecina República Dominicana han enviado ayuda a Haití, pero la falta de infraestructura y de logística ha hecho que la misma se reparta a cuentagotas. Los afectados, que se cuentan por miles, se lamentan de la escasa o lenta ayuda. De acuerdo con la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), cerca de 30.000 personas en Jeremie no tienen acceso a agua potable.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha informado de que la provisión de agua potable entre las víctimas del huracán Matthew en Haití es la única manera de evitar una nueva epidemia de cólera en este país. Las zonas más dañadas por el huracán, situadas al sur del país, también son las más afectadas por las dificultades de aprovisionamiento y asistencia. El equipo de TVE dirigido por Almudena Ariza muestra imégenes del puente cuyo desplome tras el paso de Matthew interrumpió las comunicaciones terrestres en Haití obstaculizando el transporte de ayuda.

Al menos 100.000 niños se han quedado sin escuela en Haití como consecuencia del paso del huracán Matthew, que ha arrasado el sur del país, según datos del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef). En Cite Soleil, las condiciones sanitarias están reducidas al mínimo y el riesgo de cólera se dispara. Desde allí describe la situación la enviada de TVE Almudena Ariza. Unas 300 escuelas han sido destruidas total o parcialmente, mientras otras son usadas como albergue. Unicef intenta establecer aulas temporales. "Deben volver a clase tan pronto como sea posible. El huracán Matthew se llevó sus escuelas, hogares y libros de texto, no debe llevarse sus esperanzas", ha afirmado Jean Metenier, representante adjunto de UNICEF en Haití. Estados Unidos, Francia y España son algunos de los países que ya han enviado ayuda humanitaria. La sección española de Unicef ha destinado 100.000 euros al país caribeño para paliar las necesidades más urgentes.

Las autoridades de Haití han confirmado hasta la fecha la muerte de 372 personas, si bien las organizaciones no gubernamentales elevan la cifra a casi el millar. Las mayores dificultades las sufren en el sur del país, pero las necesidades básicas como el agua potable llegan también a los barrios más pobres de la capital, Puerto Príncipe. 

Javier Martos, director de Unicef España, cree que la comunidad internacional debe ayudar a "nuestros hermanos haitianos" tras el paso del huracán Matthew, que ha dejado oficialmente más de 300 muertos (un millar, según fuentes no oficiales) y a 100.000 niños sin escuela. Así lo ha explicado en una entrevista en Los desayunos de TVE.

Unicef ha hecho un llamamiento para reunir 5 millones de euros mientras la comunidad internacional cuantifica en 120 millones la ayuda inmediata para asistir al sur del país, la zona más afectada. No obstante, Martos ha pedido un "compromiso sólido" para que la ayuda sea "estructural".

La prioridad de las autoridades de Haití es llegar hasta las localidades más golpeadas y dar respuesta a los miles de afectados de la catástrofe, para evitar un eventual brote de cólera, como el que afectó al país tras el terremoto de 2010, lo que agravaría aún más la crisis humanitaria.

Haití tiene uno de los niveles de incidencia de cólera más altos del mundo y se estima que uno de cada tres afectados es niño. La amenaza de otras enfermedades que se transmiten a través del agua también es muy alta.

El último balance de fallecidos asciende a más de 1.000, según fuentes locales citadas por la agencia británica de noticias Reuters. Las autoridades haitianas solo han confirmado hasta la fecha la muerte de 336 personas.