arriba Ir arriba

Las autoridades han levantado la orden de evacuación por los graves problemas de la presa Oroville, en el norte de California (Estados Unidos), aunque han advertido a los residentes de la zona de que continúa el riesgo de inundación por los daños detectados en el desagüe auxiliar de ese embalse. Por medio de un comunicado oficial, la oficina del sheriff del condado de Butte ha reducido la alerta desde el nivel de "orden de evacuación" a "aviso de evacuación".

Los daños en el desagüe auxiliar de la presa Oroville, emplazada a unos 250 kilómetros al noreste de San Francisco. El nivel de la presa Oroville se sitúa actualmente en los 271 metros, cuatro metros menos que el dato registrado a última hora del domingo y que obligó a la evacuación de cerca de 200.000 personas. Las autoridades están empleando helicópteros y camiones para depositar grandes rocas y gravilla que pueda sostener la zona erosionada en el aliviadero auxiliar.

Por el momento han sido localizadas con vida diez personas bajo el hotel sepultado hace dos días por un alud en el centro de Italia, de las que ya han sido rescatadas cuatro niños y una mujer. De acuerdo con las cifras aportadas por las autoridades, en el momento de la avalancha se encontraban en el hotel alrededor de treinta personas, por lo que el número de aquellos de los que no se tienen noticias asciende a una veintena.

Seis personas han sido localizadas vivas bajo la nieve que sepultó este jueves el Hotel Rigopiano dejando al menos cuatro muertos y decenas de desaparecidos. Entre los seis supervivientes parece que hay una niña, informa el corresponsal de TVE Lorenzo Milá, que matiza que podría ser la hija del cocinero, una de las dos personas que se salvaron al encontrarse fuera del establecimiento en el momento de la tragedia. Esta noticia llena de esperanza a los familiares, ya que entre 24 o 25 personas permanecen desaparecidas desde que se produjo el alud.

Una avalancha de nieve ha sepultado el Hotel Rigopiano, ubicado en la localidad de Farindola, en la región de Abruzzo, en el centro de Italia, golpeada por los terremotos que han sacudido este miércoles la nación transalpina.

Dos personas han podido ser rescatadas con vida y se ha recuperado un cuerpo, pero se teme que pueda haber más víctimas, ya que en el momento del alud había al menos 27 personas en el hotel, entre clientes y personal.

El hotel está situado en el macizo del Gran Sasso, a unos 1.300 metros de altura en la cordillera de los Apeninos. Al lugar han llegado equipos de rescate de bomberos y del Socorro Alpino, pero las ambulancias y quitanieves están teniendo más problemas para llegar, ya que las carreteras están cubiertas por cinco metros de nieve.

Al llegar, los equipos de salvamento han encontrado a dos personas con vida. Se trata de dos de los huéspedes que se encontraban fuera del hotel durante el alud y que pudieron refugiarse en un coche y advertir de lo sucedido.

Según fuentes del ayuntamiento de Farindola, el edificio del hotel ha sufrido algunos derrumbes y ha quedado cubierto por toneladas de nieve, ramas y rocas. Sólo la zona de la piscina está al descubierto y es por ahí por donde han entrado los socorristas. La nieve ha penetrado en el interior de las instalaciones, como puede verse en el vídeo.

El corresponsal de TVE en Roma, Lorenzo Milá, asegura que aún hay esperanza de encontrar con vida a alguna de las personas que encontraban en el hotel italiano sepultado por un alud de nieve. El hotel Rigopiano se encuentra ubicado en el macizo de Gran Sasso, en la zona de Abruzzo golpeada por una serie de terremotos.

De momento han sido rescatadas dos personas, pero en el interior del hotel había hasta 27, que no dan señales de vida.

Los equipos de rescate se encuentran en el lugar pero las ambulancias y las quitanieves no han logrado acceder aún, debido a la dificultad de llegar con carreteras con cinco metros de nieve.

Al menos 94 personas han muerto, casi 300 han resultado heridas y varios edificios se han hundido en la región indonesia de Aceh a causa de un terremoto de magnitud 6,5 en la escala abierta de Richter. Fuentes militares elevan la cifra a los 97 fallecidos.

El distrito de Pidie Jaya es la zona más afectada de esta región del norte de la isla de Sumatra. De momento no se ha decretado ninguna alerta de tsunami. El balance provisional de muertos, facilitado por la Agencia Nacional de Gestión de Catástrofes de Indonesia, podría aumentar ya que aún hay personas atrapadas entre las ruinas. "Nos estamos centrando en buscar a las víctimas y posibles supervivientes", ha declarado Sutopo Nugroho, director de la Agencia. En las labores de rescate participan más de 1.000 personas, incluyendo militares y voluntarios.