arriba Ir arriba

El gigantesco incendio forestal que ha consumido ya 161.600 hectáreas de bosque boreal en el noroeste de Canadá solamente podrá ser detenido por las condiciones meteorológicas y seguirá activo durante meses, según han reconocido las autoridades locales.

En las últimas horas el incendio, que se inició hace una semana por causas todavía desconocidas, está avanzando más lentamente gracias a la fina lluvia que ha empezado a caer este domingo en la región de Fort McMurray y la llegada de un frente polar que ha provocado el descenso de las temperaturas.

La primera ministra de la provincia de Alberta, Rachel Notley, ha señalado durante una rueda de prensa que la ralentización del ritmo de crecimiento del incendio ha hecho que "en estos momentos sea más pequeño" de lo que esperaban y ha cifrado en 161.000 hectáreas, en vez de las 200.000 anunciadas el sábado, la superficie quemada.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha anunciado este miércoles aumentos temporales de impuestos para recaudar fondos que contribuyan a la recuperación de las zonas afectadas por el terremoto que este sábado azotó la zona norte de la costa del país y que, según los últimos datos, ha dejado al menos 570 muertos.

El Ministerio Público del país ha anunciado este miércoles que ya se ha identificado y entregado a sus familiares a 526 personas en la provincia costera de Manabí, la más afectada por el seísmo. Además, en un informe, se señala que 44 cadáveres están en proceso de identificación y que son 13 los cuerpos de extranjeros registrados: tres de Colombia, tres de Cuba, dos de Canadá, uno de República Dominicana, uno de Inglaterra, uno de Irlanda, uno de Italia y uno de Alemania.

De momento, sigue el Estado de emergencia en las provincias de Esmeraldas, Manabí, Guayas, Santo Domingo de los Tsáchilas, Los Ríos y Santa Elena.

El número de personas fallecidas por el terremoto de 7,8 grados que el pasado sábado asoló la zona tropical del norte de Ecuador se eleva a 413, según ha informado este lunes el Ministerio Coordinador de Seguridad en un comunicado. Si bien en esta ocasión las autoridades no han facilitado el número de heridos, el presidente del país, Rafael Correa, dijo la víspera que se contabilizan 2.068.

El gobernante ha indicado, durante un recorrido por zonas afectadas por la catástrofe, que, con toda seguridad, el número de víctimas mortales aumentará con el paso de las horas, pues hay muchas personas que han quedado atrapadas bajo los escombros.

La Fiscalía General del Estado, por su parte, ha informado de que se ha registrado a 408 cadáveres para su identificación y entrega, todos ellos en localidades de la provincia de Manabí.

Al menos 272 personas han muerto y más de 2000 han resultado heridas este sábado por un terremoto de magnitud 7,8 en la escala de Richter que ha azotado la zona norte de la región costera de Ecuador y que también ha causado múltiples daños materiales, según ha confirmado el presidente del país, Rafael Correa, en el último balance ofrecido.

Sin embargo, Correa ha admitido que la cifra "aumentará" porque siguen "removiendo escombros".  El gobernante, que ha regresado de Europa al conocerse el terremoto, ha considerado que "la tragedia es muy grande" y ha dicho que "hay todavía muchísimos cadáveres entre los escombros", pero ha asegurado que el país sabrá "salir adelante". Anteriormente, Correa escribió en Twitter que "Pedernales está destruído"

 El fuerte terremoto que ha sacudido Ecuador de 7,8 en la escala Ritchter ha afectado la costa central y deja, de momento, al menos 77 muertos y 588 heridos. El gobierno ha declarado el estado de excepción en seis provincias.

El vicepresidente Jorge Glas, en una comparecencia ante los medios de comunicación, dijo que las personas a las que se recomendó abandonar sus viviendas y buscar refugio en un lugar elevado como precaución ante un posible aumento del oleaje, "pueden regresar a sus casas", ya que "no existe alerta de tsunami".

El vicepresidente dijo que el terremoto fue el más fuerte que ha sacudido al país desde 1979 y advirtió de que se prevé que la cifra de fallecidos "va, desgraciadamente, a aumentar en las próximas horas".

Glas reveló que se han habilitado 300 millones de dólares de fondos de contingencia y se ha decidido el envío de bomberos a la Provincia de Manabí y en particular al cantón de Pedernales, en esa provincia. También informó de que se dispuso el despliegue de 3.500 policías que se distribuirán por las provincias de Manabí, Esmeraldas, Guayas y Santa Elena.

El presidente Correa, de visita en el Vaticano, está regresando al país y ha pedido calma a la población. 17/04/16

"No podemos dormir, estamos en alerta", ha afirmado en RNE María Rosa González, una ecuatoriana de 20 años que vive en Guayaquíl junto a sus dos hermanas y que ha sentido el fuerte terremoto de magnitud 7,8 que ha dejado decenas de muertos y graves daños en el país latinoamericano. "Portoviejo, Manta y Pedernales están destruidas, las casas han colapsado", ha lamentado esta joven.

Un simulacro de terremoto que se desarrolla desde este lunes hasta el miércoles en Sevilla debe poner a prueba la coordinación de los planes territorial y nacional de emergencias, según ha explicado sobre el terreno el consejero andaluz de Justicia e Interior, Emilio de Llera.

La simulación de un accidente ferroviario con transporte de mercancías peligrosas que se ha efectuado en las proximidades de Sevilla se enmarca en el Ejercicio SUR 2016, el mayor simulacro por seísmo desarrollado en España, que se realizará esta semana en la capital andaluza y en Ceuta.

En los terrenos de Adif en Majarabique se ha simulado el vuelco, con el consiguiente derrame, de un vagón de tren cargado de amoniaco, lo que ha implicado a medio centenar de especialistas y una veintena de vehículos, del Servicio de Emergencias 112, del de asistencia 061, Policía y de la Unidad Militar de Emergencias, además de bomberos.