arriba Ir arriba

El tsunami desatado en Indonesia por la erupción del volcán Anak Krakatau ha provocado al menos 373 muertos y 1.459 heridos, según el último saldo oficial.

La ola gigante golpeó el sábado por la noche el estrecho de Sonda, entre las islas de Sumatra y Java, arrasando viviendas, hoteles y barcos.

Las autoridades han habilitado varios centros de asistencia para las víctimas y desplazados, así como provisiones de comida, agua, medicinas, mantas y otros artículos de emergencia. Las labores de búsqueda de supervivientes, incluyendo el uso de maquinaria pesada, están en marcha.

Los expertos creen que el tsunami se creó a partir de un corrimiento de tierra submarino producido por la erupción del volcán Anak Krakatau, que no activó las alarmas que registran los movimientos sísmicos.

El Anak Krakatau, que significa en indonesio el "hijo de Krakatoa", tiene unos 300 metros de altitud y un cráter lateral, y se asienta sobre una isla cónicaSe formó a raíz de la explosión del legendario Krakatoa, cuya caldera quedó derruida en 1883 tras una serie de masivas explosiones que costaron la vida de más de 36.000 personas y cuyos efectos se sintieron alrededor del mundo durante semanas.

El volcán ha estado entrando en erupción casi a diario en los últimos tres meses, la última vez este domingo. Los expertos no descartan que la actividad volcánica pueda producir nuevos tsunamis.

Indonesia se asienta sobre el "Anillo de Fuego del Pacífico", una zona de gran actividad sísmica y volcánica que es sacudida cada año por unos 7.000 temblores, la mayoría moderados.

Indonesia ha vuelto a sufrir los efectos de un tsunami, que ha afectado a las islas de Java y Sumatra. Los equipos de rescate recuperan cadáveres de entre los escombros, mientras los heridos, casi un millar, colapsan los centros médicos y los evacuados se dirigen hacia los refugios. El número de víctimas "podría subir" a medida que los equipos de emergencias accedan a lugares donde no han llegado hasta el momento.

Al menos 222 personas han muerto y 28 permanecen desaparecidas por un tsunami que ha golpeado las costas del estrecho de Sonda, entre las islas indonesias de Sumatra y Java. El número de víctimas "podría subir" a medida que los equipos de emergencias accedan a lugares donde no han llegado hasta el momento, ha apuntado el portavoz de la Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNPB), Sutopo Purwo Nugroho, que también ha señalado que 843 personas han resultado heridas.

La lluvia, en Estados Unidos está ayudando a controlar las llamas que han devorado el norte de California pero también supone un peligro para un terreno arrasado. Han pasado ya dos semanas del inicio de los incendios y el balance oficial habla de más de 80 fallecidos y cerca de 600 desaparecidos.

La lluvia ha llegado a una California con el norte casi devastado por el mayor incendio en la historia del estado. Pero lo que puede ser de gran ayuda también conlleva peligro. El de posibles inundaciones y corrimientos de tierra que arrastren restos humanos que estén bajo los escombros. Las autoridades dicen que ya está controlado el 85% del incendio, que comenzó el 8 de noviembre y ha calcinado unas 62.000 hectáreas y más de 13.500 casas.