arriba Ir arriba

Un fuerte terremoto de magnitud 6,9 en la escala abierta de Richter ha afectado este lunes la zona central de Chile sin que de momento se haya informado de víctimas. Sí hay importantes daños materiales, por lo que se ha ordenado la evacuación preventiva del borde costero de las regiones de Valparaíso y O'Higgins.

Según el Centro Sismológico Nacional de la Universidad de Chile, el fenómeno se sintió a las 18.38 hora local del lunes y su epicentro se situó a 72 kilómetros al oeste de Valparaíso, zona donde en las últimas 24 horas se han sentido más de 100 temblores.

El temblor se ha sentido desde las regiones de Coquimbo, en el norte de Chile, hasta la de Biobío, en el sur, y afectó a 34 ciudades repartidas por la zona central del país, comprendidas en unos 800 kilómetros de territorio.

Las autopistas del centro del país se han visto afectadas por deslizamientos de tierra y rocas; el metro de Valparaíso se ha cerrado; ha habido cortes de luz y se han suspendido algunos transportes.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, ha hecho un llamamiento a la tranquilidad.

La presidenta chilena, que regresaba a Santiago tras un viaje por el norte del país, confirmó que en Valparaíso, a 120 kilómetros al noroeste de Santiago, se vivió un momento muy "impactante", porque el temblor sorprendió a los bomberos cuando luchaban contra un incendio en el centro la ciudad que afectaba a un edificio patrimonial.

Un fuerte terremoto de magnitud 6,9 en la escala abierta de Richter ha afectado este lunes la zona central de Chile sin que de momento se haya informado de víctimas. Sí hay importantes daños materiales, por lo que se ha ordenado la evacuación preventiva del borde costero de las regiones de Valparaíso y O'Higgins.

Según el Centro Sismológico Nacional de la Universidad de Chile, el fenómeno se sintió a las 18.38 hora local del lunes y su epicentro se situó a 72 kilómetros al oeste de Valparaíso, zona donde en las últimas 24 horas se han sentido más de 100 temblores.

El temblor se ha sentido desde las regiones de Coquimbo, en el norte de Chile, hasta la de Biobío, en el sur, y afectó a 34 ciudades repartidas por la zona central del país, comprendidas en unos 800 kilómetros de territorio.

Las autopistas del centro del país se han visto afectadas por deslizamientos de tierra y rocas; el metro de Valparaíso se ha cerrado; ha habido cortes de luz y se han suspendido algunos transportes.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, ha hecho un llamamiento a la tranquilidad.

La rotura de las tuberías de abastecimiento de combustible a buques que se produjo anoche en el puerto de Las Palmas al embestir un ferry contra uno de los muelles ha provocado una mancha de fuel de más de 3 kilómetros de extensión. Ello ha obligado a declarar formalmente en emergencia por riesgo de contaminación marina a las ciudades de Las Palmas de Gran Canaria y Telde, en las que residen casi medio millón de personas, en conjunto.

Al menos siete extranjeros, dos de ellos con ciudadanía española, han sido dados como desaparecidos tras la avalancha que la noche del pasado sábado arrasó parte de la ciudad de Mocoa, según la Cruz Roja Colombiana.

El tercer español que estaba también en paradero desconocido ha sido localizado la noche de este miércoles y se encuentra "bien", según han indicado a Europa Press fuentes diplomáticas.

El Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación está intentando dar con el paradero de los dos españoles que permanecen ilocalizables.

El Consulado español está en contacto tanto con las autoridades locales como con las familias de estas personas. La caída de la red eléctrica y las dificultades de la conexión telefónica complican las tareas, por lo que Exteriores de momento no tiene motivos para pensar que estas dos personas estén desaparecidas.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha cifrado este domingo en 254 las personas, que por el momento, han muerto por la avalancha de tres ríos que destruyó varios barrios de Mocoa, al sur del país. Entre los fallecidos, según el mandatario, hay 43 niños, y el número de heridos asciende a 203. El director del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, Carlos Eduardo Valdés. ha pedido "paciencia" a los familiares porque lo que se busca es no entregar cadáveres "equivocados" o que no estén plenamente identificados. En las labores de identificación participan 52 funcionarios entre médicos, odontólogos y otros funcionarios de Medicina Legal apoyados por la Policía colombiana, según Valdés. Además, ha añadido que este lunes viajarán a Mocoa otros 30 funcionarios para que las labores de identificación se puedan terminar en el menor tiempo posible.

Los vecinos de Mocoa, localidad colombiana arrasada por una avalancha de agua que ha dejado más de 200 muertos, tratan de reponerse de la tragedia mientras continúan las labores de rescate. "¡Atención Putumayo, nos estamos inundando en este momento (...), ayúdennos por favor!", decía una de las víctimas en una llamada a Emergencias. "Mocoa está hecho un desastre, prácticamente está destruido, no hay agua, no hay luz", afirma otro testigo.

El ciclón Debbie ha golpeado este martes con fuertes vientos y lluvias torrenciales la costa del noreste de Australia donde miles de personas han tenido que ser evacuadas.

El ciclón, de categoría cuatro en una escala que llega hasta el cinco, ha tocado tierra entre las localidades de Bowen y Airlie Beach, en el estado de Queensland, con vientos de 270 kilómetros por hora, informa Efe.

Las autoridades han recomendado la evacuación de 30.000 personas de zonas bajas del litoral que pueden inundarse. Se trata de la mayor evacuación desde que en 1974 el ciclón Darwin arrasó la ciudad de Darwin.

Las autoridades han levantado la orden de evacuación por los graves problemas de la presa Oroville, en el norte de California (Estados Unidos), aunque han advertido a los residentes de la zona de que continúa el riesgo de inundación por los daños detectados en el desagüe auxiliar de ese embalse. Por medio de un comunicado oficial, la oficina del sheriff del condado de Butte ha reducido la alerta desde el nivel de "orden de evacuación" a "aviso de evacuación".

Los daños en el desagüe auxiliar de la presa Oroville, emplazada a unos 250 kilómetros al noreste de San Francisco. El nivel de la presa Oroville se sitúa actualmente en los 271 metros, cuatro metros menos que el dato registrado a última hora del domingo y que obligó a la evacuación de cerca de 200.000 personas. Las autoridades están empleando helicópteros y camiones para depositar grandes rocas y gravilla que pueda sostener la zona erosionada en el aliviadero auxiliar.