arriba Ir arriba

La ruptura de seis países, encabezados por Arabia Saudí, con Qatar ha causado alarma en el pequeño emirato del Golfo Pérsico. Las estanterías de los supermercados se han quedado vacías ante la posibilidad de que pueda haber problemas de abastecimiento. El Ministerio de Exteriores catarí ya ha descartado responder con medidas diplomáticas similares a sus vecinos, y ha dicho estar listo para la mediación. Catar ha decidido dar tiempo para que sea Kuwait, que no ha roto relaciones diplomáticas con Doha, quien intente esta mediación que restablezca sus relaciones. El jeque Sabah Al Ahmad Al Jaber al Sabak, que dirige el país, ha viajado este martes a Riad para entrevistarse con el rey saudí, Salman bin Abdulaziz. El emir catarí, Tamim bin Hamad Al-Thani, ha hablado por teléfono con Al Sabak y a petición suya ha pospuesto un discurso a la nación que tenía previsto para este martes.

Arabia Saudí, Egipto, Emiratos Árabes, Baréin y Yemen, han anunciado la suspensión de sus relaciones diplomáticas con Catar por el supuesto "apoyo al terrorismo" de este país, al que acusan de financiar a grupos como Al Qaeda, el Estado Islámico o los Hermanos Musulmanes. Catar, sin embargo, denuncia un intento "inaceptable" de someterlo a tutela.