arriba Ir arriba

Tras la decisión de la Audiencia Nacional de levantar el procesamiento de tres mandos policiales y devolver el caso Faisán al juez para que siga investigando el chivatazo a ETA, hoy el PSOE ha insistido que el Partido Popular debe pedir disculpas. Para los populares queda claro que se cometió un delito y siguen esperando explicaciones políticas.

La Audiencia Nacional ha estimado este miércoles por unanimidad que hay indicios de delito en el "chivatazo" que en 2006 alertó a ETA de una operación contra su red de extorsión, pero no de que sus autores fueran los tres mandos policiales procesados por el juez Pablo Ruz, que deberá seguir investigando el llamado caso Faisán.

La decisión ha sido adoptada por los catorce magistrados del pleno de la sala de lo penal del tribunal después de cuatro horas de deliberaciones sobre los recursos del exdirector de la Policía Víctor García Hidalgo; el jefe superior de Policía del País Vasco Enrique Pamiés y el inspector José María Ballesteros contra su procesamiento.

En una nota de prensa hecha pública por el tribunal, este indica que "el pleno aprecia indicios suficiente de un hecho que reviste los caracteres de delito", pero que ha revocado el auto dictado el pasado 13 de julio por Ruz "por considerar que los indicios contra los procesados no son suficientes, requiriéndose una más amplia investigación".

Tras cuatro horas, los magistrados han votado y por unanimidad han acordado estimar los recursos del caso Faisán. Creen que los hechos revisten caracteres de delito, pero no hay indicios suficientes contra los procesados, por lo tanto devuelven el caso al juez Pablo Ruz. Los magistrados no se pronuncia sobre si existe ese delito de colaboración. El caso continuará en la Audiencia Nacional.

El caso Faisán entra este martes en un punto crucial en el que se tiene que decidir qué tribunal es competente para juzgar el presunto chivatazo a la red de extorsión de ETA y depurar responsabilidades. 15 miembros de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, encabezados por su presidente, Javier Gómez Burmúdez, lo están decidiendo, en proceso que podría extenderse a lo largo de varios días.

Comienza en la Audiencia Nacional la vista donde quince magistrados decidirán el futuro del caso Faisán. El pleno escuchará, a puerta cerrada, los argumentos de las defensas que piden su archivo, y de las acusaciones que quieren que se juzgue a los acusados por un delito de colaboración con banda armada y por tanto el caso siga en la Audiencia. Los jueces escucharán también al fiscal que dirá lo contrario y pedirá que el caso se devuelva al juzgado de Irún del que partió. La decisión se conocerá en los próximos días porque han fijado deliberaciones durante toda la semana.

Hoy el juez Pablo Ruz ha confirmado el procesamiento de los tres mandos policiales en el caso Faisán. Y el presidente de la Sala de lo Penal ha decidido llevar el asunto al pleno, para que después del verano lo revisen 18 magistrados y no tres, que sería lo habitual, por la complejidad e importancia jurídica.

Tanto el ministro del Interior Antonio Camacho como el candidato socialista Alfedro Pérez Rubalcaba han rechazado hoy esas peticiones de dimisión que ha hecho el Partido Popular. Dicen que el caso Faisán y el caso Gurtel son muy diferentes. Camacho además ha pedido a los populares que esperen un tiempo para analizar su gestión

Los tres han negado haber participado en un chivatazo a ETA durante una operación policial contra una red de extorsión de la banda terrorista en la última tregua. Y uno de los policías ha leído un documento ante el juez en el que se declara indignado por que le acusen de colaborar con ETA cuando lleva, asegura, 29 años, luchando contra ella.