arriba Ir arriba

El espíritu de colaboración presidió el viaje de Estado de los Reyes a Reino Unido. La apelación al diálogo centró el mensaje del Rey ante la soberana británica en la cena de gala en su honor, en el Palacio de Buckingham, y ante el Parlamento de Westminster. Diálogo sobre las consecuencias del Brexit en empresas y residentes españoles y diálogo para resolver el contencioso de Gibraltar.

Además, Felipe VI se entrevistó con la Primera Ministra y el líder de la oposición, presidió una cumbre empresarial y se reunió con la colectividad española. Un viaje en el que rindió homenaje a Ignacio Echeverría, asesinado en Londres por un comando yihadista.

Más de 150 invitados han estado presentes en el banquete de gala que la reina de Inglaterra ha ofrecido a los monarcas españoles en el Palacio de Windsor. Entre ellos importantes empresarios españoles. La relevancia de la cena era tal que el personal de Buckingham comenzó a preparar la mesa presidencial cinco días atrás.

Los Reyes ultiman los preparativos para el viaje de Estado a Reino Unido. Tres días con agenda apretada y dos puntos fuertes: la recepción, encuentro y cena de gala ofrecida en su honor por Isabel II y el discurso del rey ante el Parlamento británico. Entretanto, esta semana, Felipe VI recibió en Zarzuela a Pedro Sánchez, con quien durante casi dos horas, habló de todo, de problemas y preocupaciones.

Celebración -en el Congreso- del 40 aniversario de las primeras elecciones libres tras la Dictadura. El Jefe del Estado pronunció un discurso de futuro y de unidad y convivencia, de agradecimiento al pueblo español, a los constituyentes del 77 y al Rey Juan Carlos. En un acto en el que no faltaron anécdotas y polémicas, entre ellas la ausencia del rey emérito. Cuarenta años también cumplió la CEOE. Felipe VI destacó su aportación al diálogo, la paz social y la transformación de España y pidió intensificar esfuerzos contra el paro.

Una semana en la que los Reyes volvieron a Cataluña, a entregar los premios de la Fundación Princesa de Girona.

Juan Carlos I fue el gran ausente del cuarenta aniversario de las primeras elecciones democráticas que se celebró en el Congreso de los Diputados pero estuvo presente en los discursos de Felipe VI y Ana Pastor. La Casa Real asegura que no acudió por motivos de protocolo despues de que algunos medios hayan publicado que estaba molesto por no asistir. En el Congreso ha sido uno de los asuntos más comentados entre los partidos.

La ausencia del rey emérito, Juan Carlos I, en los actos que tuvieron lugar el miércoles en el Congreso en conmemoración del 40º aniversario de las primeras elecciones democráticas en España ha tenido su eco político, después de que varios medios de comunicación publicaran el supuesto malestar del rey por no haber podido participar en la ceremonia que presidió su hijo, el rey Felipe VI, y que congregó a diputados y senadores de los años de la Transición. La Casa Real justificó su ausencia por el formato del acto organizado por el Parlamento y por el protocolo seguido desde la proclamación del rey Felipe -el rey Juan Carlos no asistió a los actos en el Congreso hace tres años y ha evitado coincidir desde entonces en actos oficiales que presidiera el monarca-.

Uno de los temas sobre los que se ha hablado en los pasillos del Congreso ha sido la ausencia del rey Juan Carlos en la ceremonia del 40º aniversario de las elecciones de 1977, las primeras de la democracia. La Casa del Rey ha justificado esta ausencia por la necesidad de adaptarse al formato que decidió el Congreso. Pero algunos medios se hacen eco del malestar del rey emérito ante esta decisión y hay partidos que dicen no entender esta destacada ausencia.

Los Reyes inauguraron en Santander el Centro Botín  referente para la cultura y las artes en Europa. La cultura marcó su agenda en la semana que cumplía tres años en el trono. Lo celebró -simbólicamente- con escolares en el Museo del Prado. Y en Cádiz apeló a la responsabilidad y compromiso de la prensa con los principios de convivencia que hace 40 años inspiraron las primeras elecciones democráticas.

Una semana en la que el Rey también viajó a Castellón -muy pendiente del incendio en Portugal- y la reina a Asturias y en la que la Unión Europea recibió el premio Princesa de Asturias a la Concordia.

La Corona ha dedicado buena parte de la agenda semanal al compromiso social: refugiados, infancia y colectivos vulnerables. También recibió en Zarzuela al Presidente de Perú y presidió la presentación del informe Cotec sobre innovación tecnológica en España.
En León celebró el 25 aniversario de la Academia General Básica del Aire, y, en Madrid, se reencontró con el mundo taurino en la corrida de la beneficencia y despidió al estadio Vicente Calderón.
Todo en la semana del 40 aniversario de las primeras elecciones democráticas. Para el Rey el pueblo español eligió libertad, democracia, reconciliación y concordia. El mejor camino para convivir y progresar.

Los Reyes han presidido en Guadalajara el acto central del Día de las Fuerzas Armadas, bajo el lema "Nuestra misión, tu libertad". Es la primera vez, bajo el reinado de Felipe VI, que se celebra fuera de Madrid.
Último acto de una semana sacudida por el atentado yihadista de Manchester en el que murieron más de veinte personas, algunos niños. Felipe VI trasladó a Isabel II y al pueblo británico su pésame y solidaridad.

Viaje relámpago del Rey a Jordania para participar en el Foro Económico Mundial sobre Oriente Medio y Norte de África. Ayer, a su llegada, Felipe VI se entrevistó con el anfitrión, el Rey Abdala, con quien mantuvo una cena privada.
Final de semana en la que el monarca habló con rectores de Universidades y Presidente de Cortes Supremas iberoamericanas sobre derechos sociales en tiempos de crisis y recibió a la fundación Manuel Broseta, 25 años después del asesinato del profesor valenciano. Semana con más aniversarios: 40 de la renuncia de Juan de Borbón a sus derechos dinásticos y 55 del matrimonio de los reyes eméritos.

Mensaje del rey ante la Asamblea de parlamentarios del Consejo de Europa a punto de cumplirse 40 años del ingreso de España. El Rey defendió una España unida, plural y moderna y una Europa que no de pasos atrás en su compromiso con la democracia, los derechos humanos y el imperio de la ley y avance en la integración.
El monarca terminó en Estrasburgo una semana que comenzó en Canarias. En la primera visita como Reyes al Archipiélago, han sido dos días intensos en los que se acercaron a la realidad del archipiélago y conocieron iniciativas y proyectos para el desarrollo económico y social de las islas.

El Emperador de Japón recibe en el Palacio Imperial de Tokio a los Reyes de España en un viaje de Estado en el que se constataron las excelentes relaciones entre gobiernos, países y casas reales. Dos naciones que comparten valores y compromisos.
En la primera jornada en el Palacio Real. los Emperadores les dieron la bienvenida y ofrecieron una cena de gala. El Rey habló de valores y compromisos compartidos: la paz y el orden internacional, la prosperidad y el progreso, la justicia y los derechos humanos. Akihito destacó la cercanía que su pueblo siente por España.

Llamada al diálogo social del Jefe del Estado -con la mirada puesta en los más vulnerables y desfavorecidos. Fue en la Conferencia organizada esta semana por la OIT en Madrid. Una semana en la que le presentaron credenciales seis nuevos embajadores, recibió al instituto de Empresa Familiar en su 25 cumpleaños y pidió, entre periodistas, que la tecnología no comprometa los valores y principios del periodismo y la libertad de información.
Mientras, la Reina asistía en Soria a la proclamación del Premio Princesa de Girona en categoría social al proyecto Aprendices visuales para niños con autismo. Este fin de semana la pareja real prepara el viaje de Estado a Japón que iniciarán el martes.