Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Ricard Pagès ha declarado en la Audiencia Nacional que el Banco de España tenía todos los datos de los sueldos de los directivos y los seguros vinculados a sus contratos. También ha reconocido que se realizaron aportaciones económicas a los fondos de pensiones. Según la Fiscalía, Pagés orquestó un entramado de pólizas y planes de pensiones que permitía a la dirección cobrar indemnizaciones millonarias cuando dejaban el cargo. Los otros tres exdirectivos en el banquillo han asegurado que todos los seguros eran legales y que sus derechos eran los mismos que los del resto de trabajadores.

Primer juicio por apropiación indebida y administración desleal de antiguos responsables de Cajas de Ahorros. En el banquillo de la Audiencia Nacional se sientan cuatro exdirectivos de Caixa Penedés. La Fiscalía pide que devuelvan más de 15 millones de euros cobrados indebidamente de un seguro que les blindaba al cesar en sus cargos. Además el Ministerio Público pide tres años de prisión para los exdirectivos Manuel Troyano, José Abella y Joan Caellas y tres años y medio de cárcel para el ex director general de Caixa Penedès, Ricard Pagès.

El fiscal acusa a cuatro exdirectivos de Caixa Penedés de adjudicarse de forma irregular pensiones por un valor superior a los 31 millones y medio de euros cuando estaban al frente de la caja. La entidad necesitó ayuda pública para evitar la quiebra y en 2010 tuvo que fusionarse con otras para formar el Banco Mare Nostrum, que recibió 915 millones de euros en ayudas públicas. El primero de los imputados en declarar, José Abella, cuyo plan de pensiones ascendía a 5.700.000 euros, ha señalado que "no cometió ninguna irregularidad y que su contrato estipulaba que se podía jubilar a partir de los 60 años". También ha argumentado que la cuantía de las pólizas del seguro que cobraron en concepto de indemnización, fue fijada por una empresa externa.