Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

La decisión de mantener, en un principio, la estructura jurídica de las cajas de ahorro obligó al Banco de España a negociar con las comunidades autónomas, sindicatos y otros actores, "donde predominaban intereses muy diversos: mantener el poder, aumentar las prejubilaciones y tratar de retener la sede", ha explicado el exgobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, en el Congreso de los Diputados.

"Se produjeron discusiones interminables, con escasa base económica, en torno al proceso de reestructuración", ha recordado el exresponsable del organismo supervisor del sistema financiero español.

Tres ex altos cargos nombrados por el anterior presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, comparecen esta semana en la subcomisión de Economía del Congreso para hablar sobre el proceso de reestructuración financiera. La ronda de comparecencias comienza este martes con la del exsecretario de Estado de Economía, José Manuel Campa. Después llegará el turno del exgobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez. Finalmente, el jueves a última hora de la tarde, comparecerá la exministra de Economía, Elena Salgado. Antes de salgado, pero también el jueves, acudirán a la subcomisión los expresidentes de Bankia -Rodrigo Rato-, Caixa Catalunya -Narcis Serra i Serra- y Novacaixagalicia -Julio Fernández Gayoso.

Hoy ha declarado como imputada en la Audiencia Nacional, María Dolores Amorós, la última directora general de la Caja de Ahorros del Mediterráneo. Está acusada de delitos como estafa y alteración del precio de las cosas. Según su abogado, ha negado haber puesto en juego la solvencia de la entidad. Además, según otros abogados, se ha desvinculado de las responsabilidades contables y de crédito de la entidad. Amorós tenía un sueldo que rondaba los 600.000 euros y una pensión vitalicia de 360.000 y le ha explicado al juez que ni cobró la pensión ni realizó ninguna modificación en sus retribuciones. Cuando llegó al cargo su sueldo, dice, se igualó al de su antecesor que, por cierto, declara la semana que viene. Según fuentes jurídicas, la causa podría cerrarse en unos ocho meses.

María Dolores Amorós, la última directora general de la Caja de Ahorros del Mediterráneo, declara este viernes en la Audiencia Nacional. El juez Gómez Bermúdez le imputa delitos societarios, estafa y maquinación para alterar el precio de las cosas. Con la declaración de Amorós se completa una semana en la que otros tres directivos de la CAM han pasado por la Audiencia. Hace ahora un año fue intervenida por el Banco de España tras admitir pérdidas de más de 1.100 milliones de euros. La intervención destapó graves irregularidades y la concesión de escandalosas pensiones vitalicias para los directivos. La caja fue subastada y adjudicada al Banco Sabadell por 1 euro.

Acusados de estafa y apropiación indebida, 5 exdirectivos de la CAM han comenzado a declarar en la Audiencia Nacional. La última será la que fuera directora general de la caja, María Dolores Amorós. Ninguno de los dos han querido contestar, q. no sabían nada de los paríasos fiscal, q. 2008 ya sabían q. no había liquidez y empezaron a acudir a los pequeños inversores.

Jornada decisiva de la Caja da Ahorros del Mediterráneo. Los consejeros tienen que votar si liquidan la CAM, cuya actividad financiera asumió el Banco Sabadell, o si por el contrario se reconvierte en una Fundación especial de carácter benéfico-social. En el orden del día, con más de 15 puntos, también se decide qué solución se da a las cuotas participativas, una especie de acciones, emitidas por la caja. Algunos afectados se han concentrado a las puertas de la Asamblea y han abucheado e increpado a los asistentes ante el temor de que el consejo decida amortizar las cuotas participativas a cero euros.