arriba Ir arriba

En Portada vuelve, 20 años después del fin de la guerra, a Mostar, en Bosnia. Dos orillas que están conectadas gracias a su famoso puente, el Stari Most o Puente Viejo, el puente que da nombre a esta ciudad. Veinte años después de que acabara esta guerra, el país continúa rigiéndose por los acuerdos de Dayton aquellos con los que se consiguió parar los combates y la máxima autoridad sigue siendo el Alto Representante elegido por Naciones Unidas. La guerra concluyó, pero como un fantasma, sigue presente en cada rincón de Mostar.

Recibimiento multitudinario al papa en Bosnia Herzegovina. En su visita ha destacado los progresos de paz vividos en el país, pero pide diálogo para que la reconciliación sea irreversible en un país donde conviven bosnios, croatas y serbios. Durante la misa, ante más de 65.000 fieles, el pontífice ha pedido el fin de todos los conflictos, a los que se refiere como una tercera guerra mundial.

 El 28 de junio de 1914 fue asesinado en Sarajevo el archiduque Francisco Fernando de Austria, y su mujer, la condesa de Hohenberg. Aquel atentado dio origen a la primera guerra mundial. Informe Semanal ha viajado a la capital bosnia para reconstruir aquel momento de la historia con testimonios cercanos, incluso con entrevistas exclusivas a los descendientes directos de dos de los componentes del grupo que llevó a cabo el magnicidio, como Gavrilo Princip, sobrino-biznieto del autor material de los disparos que acabaron con la vida del heredero del trono austrohúngaro. Otro de los personajes que desfilan en este reportaje son el escritor y ex-presidente de Bosnia, Haris Siladjic, el profesor de Historia de la universidad de Pale, Dragan Mastilovic, el director del museo Princip, Mirzad Avdic, el economista Damir Mehedbasic y el embajador especial de UE, Peter Sorensen, entre otros.

 Los servicios de emergencia de Serbia, Bosnia y Croacia continúan evacuando a los afectados por las peores inundaciones en los Balcanes en las últimas décadas, que han dejado al menos 41 muertos y enormes daños materiales. En algunas zonas de Serbia se han recogido hasta 170 litros por metro cuadrado, una cantidad que normalmente se acumula en un periodo de tres meses.