Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

La violencia se ha extendido el lunes por la noche en Bolivia en protesta por un supuesto fraude electoral a favor del presidente Evo Morales, cuando el órgano electoral ha difundido datos preliminares que le dan la victoria pese a que en el recuento oficial va prácticamente empatado con el opositor Carlos Mesa.

Los incidentes se han producido en La Paz, frente al hotel donde se realiza el recuento aún al 63%, en Sucre, capital del país, Cochabamba, Tarija, Ouro y en otras ciudades de Bolivia.

La celebración de las elecciones generales en Bolivia deja un escenario que se encara hacia una segunda vuelta electoral. Los comicios, en los que el candidato a la reelección Evo Morales ha conseguido alrededor del 46% de los votos, y el aspirante a la presidencia Carlos Mesa en torno al 38%, han sido declaradas como irregulares por el segundo candidato.

Ante la negativa de la oposición a aceptar como certeros los resultados, la votación ha sido vigilada por más de 200 observadores. Vistos los resultados, en los que ninguno de los aspirantes ha conseguido más del 50% de los votos ni un 40% con una diferencia de 10 puntos respecto el segundo, no cabe la posibilidad de proclamar un vencedor y se debe volver a realizar la votación.

Ambos candidatos aseguran sentirse satisfechos triunfadores. Ahora solo queda esperar a que se realice la segunda vuelta, donde Morales intentará seguir gobernando y Mesa arrebatarle el poder que sustenta el primero desde 2006.

Evo Morales Ayma  busca su cuarta reelección tras gobernar Bolivia por casi 14 años. Enfrente tiene a una oposición fortalecida y que podría forzar una segunda vuelta por primera vez en 17 años. Por eso ha endurecido su discurso recientemente, alertando de las consecuencias de un cambio de Gobierno.  Morales ha basado su programa en el continuismo, con el objetivo de completar lo logrado en casi 14 años de Gobierno, apostando, eso sí, por una mayor industrialización, algo obligado por la bajada en precios del gas. La otra pata que sostiene a Morales es su popularidad en las zonas rurales. Pero ya no es tan popular como antes. Su decisión de insistir en optar a un cuarto mandato, a pesar de que la Constitución, que él mismo promovió hace una década, prohíbe ser presidente por más de dos periodos consecutivos, está haciendo mella en su candidatura. 20/10/19

Después de superar el reto más importante de su vida, el cáncer de mama, este grupo de mujeres se enfrenta a otro muy diferente: escalar los 6.542 metros del Nevado Sajama en Bolivia. Pero antes realizarán una travesía de más de cien kilómetros en bicicleta por el desierto de sal más grande del mundo: el Salar de Uyuni.

Varios fiscales han inspeccionado este martes la sede de la aerolínea boliviana Lamia en Santa Cruz, han ordenado la detención de su director generalGustavo Vargas Gamboa, y han confiscado documentos y ordenadores dentro de su investigación sobre la responsabilidad de la empresa en el accidente que causó 71 muertos en Colombia.

Vargas Gamboa es un exmilitar de la Fuerza Aérea Boliviana que entre 2001 y 2007 fue el piloto de varios presidentes de Bolivia, incluido el actual mandatario, Evo Morales.

Por otro lado, algunos de los seis supervivientes del vuelo del club de fútbol Chapecoense de Brasil han comenzado ya a salir del hospital.

  • La sede de la compañía ha sido registrada dentro de la investigación por el trágico accidente que dejó 71 muertos en Colombia
  • Vargas Gamboa, el director general, es un exmilitar de la Fuerza Aérea Boliviana
  • Se han confiscado documentos y se ha detenido a otras dos personas
  • Se investiga además a una funcionaria que había cuestionado el plan de vuelo

El técnico boliviano de la aerolínea Lamia Erwin Tumiri, uno de los seis supervivientes del accidente del avión ocurrido en Colombia que transportaba al equipo brasileño de fútbol Chapecoense, ha recibido el alta médica este viernes de la Clínica Somer del municipio colombiano de Rionegro. Sus primeras palabras han sido para sus rescatadores, a los que ha dado las gracias.

Un avión que transportaba a los jugadores del club de fútbol Chapecoense de Brasil se ha estrellado cuando se aproximaba al aeropuerto José María Córdova de la ciudad colombiana de Medellín, matando a 71 de los 77 ocupantes -68 pasajeros y nueve tripulantes-, mientras que solo seis personas han logrado sobrevivir. 

La aeronave, que había despegado del aeropuerto de Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia, se estrelló en torno a las diez de la noche (4:00 del martes hora penínsular española) entre las montañas de Cerro Gordo, en el departamento colombiano de Antioquia. Siete personas han podido ser rescatadas de entre el fuselaje, pero una de ellas, Danilo Padilha, portero del equipo, ha fallecido poco después en el hospital durante una intervención quirúrgica.