Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El exportavoz de Batasuna Arnaldo Otegi se sentará de nuevo este lunes en el banquillo junto al exsecretario general de LAB Rafa Díez Usabiaga y otros seis dirigentes abertzales, para quienes el fiscal pide 10 años de cárcel por intentar reconstruir la formación ilegalizada a través del grupo Bateragune. El juicio, que se celebrará en la Audiencia Nacional hasta el 7 de julio, tiene lugar unos días después de que la izquierda abertzale, a través de Bildu, haya entrado en las instituciones vascas y navarras, e incluso uno de sus representantes, el periodista Martín Garitano -elegido diputado general de Guipúzcoa- haya lucido un pin con el número de recluso de Otegi.

El vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, considera un "disparate" pensar que los "cientos de miles" de votantes de Bildu el 22-M apoyan la violencia, y por eso cree que es el momento de que la coalición demuestre su desvinculación total de ETA. "Yo no puedo pensar y no quiero pensar que todos los que han votado estén a favor de la violencia, al contrario, voy a pensar que muchos, que la mayoría de ellos, han creído a Bildu en su afán, lo han dicho ellos, por desvincularse de ETA", ha asegurado Rubalcaba, que ha recordado que él no era partidario de que pudiera presentarse el 22-M. Por todo ello, el titular de Interior ha considerado que ahora es el momento de que Bildu demuestre en las instituciones "si efectivamente está o no en esa línea". En respuesta al senador del PP Luis Peral en la sesión de control en la Cámara Alta, el vicepresidente primero ha expresado su respeto por la decisión del Tribunal Constitucional que permitió a Bildu presentarse a las elecciones del pasado domingo, y también su respeto por la decisión de los ciudadanos que han dado su voto a la coalición.

La sentencia del Tribunal Constitucional que revocó el veto del Supremo a Bildu y permite su participación en las elecciones del 22 de mayo reconoce que existe una estrategia de ETA/Batasuna para estar en las urnas a través de partidos legales, pero señala que no puede concluirse que la coalición electoral integrada por Eusko Alkartasuna, Alternatiba e independientes de la izquierda abertzale haya sido "instrumentalizada" con este fin.

Por su parte, los cinco magistrados discrepantes, partidarios de que Bildu no hubiera estado en las elecciones del 22 de mayo, sostienen que este órgano se ha extralimitado en sus funciones constitucionales al volver a evaluar las pruebas que ya había analizado el Tribunal Supremo (TS). "Se deberían haber ceñido al análisis de la prueba hecha por el Supremo", dice el juez Rodríguez Arribas que explica que "quienes van a cometer un fraude no acuden al notario". Pérez de los Cobos habla de "exceso de jurisdicción" y Francisco Hernando dice que lo que le toca al Constitucional es comprobar que no se vulneren los derechos fundamentales.

Manuel Aragón niega que haya "insuficiencia probatoria" de los indicios del Supremo. Un tribunal, dice Javier Delgado, que concluyó, con pruebas y no sospechas, que Bildu es continuación de Batasuna.

  • Acepta que existe una estrategia de ETA/Batasuna para usar a partidos legales
  • Sin embargo, no cree probado que se haya "materializado" con Bildu
  • Una "simple sospecha" no puede ser un "argumento jurídico aceptable"
  • No dejar a Bildu presentarse, pondría en "riesgo al Estado de Derecho"
  • Los magistrados discrepantes creen que el TC se extralimita en su papel

Ver también:  Sentencia íntegra de Constitucional sobre Bildu  en .PDF

Ver también:  Voto particular  1  |  4  |  5