arriba Ir arriba

El Papa Francisco ha nombrado por primera vez la palabra "rohinya" durante su visita a Asia. En Bangladesh, tras un encuentro con 16 miembros de esta perseguida minoría musulmana, ha dicho que la presencia de Dios también se llama rohinya. El pontífice ha invitado a la iglesia del país a seguir construyendo puentes de diálogo entre diferentes grupos religiosos.

El papa Francisco ha llegado este lunes a Myanmar (la antigua Birmania) donde inicia una visita que llevará también a la vecina Bangladesh. El papa visita la región hasta el 2 de diciembre en plena crisis de los refugiados rohinyá: más de 620.000 personas se han visto obligados a buscar refugio en Bangladesh por la persecución autoridades birmanas. Francisco ha llegado a Rangún, la antigua capital del país, en la primera visita de un pontífice a este estado asiático. Cientos de fieles le esperaban en las afueras de la terminal aérea, en medio de un fuerte dispositivo de seguridad. Birmania es un país de mayoría budista y la pequeña comunidad cristiana está integrada por apenas 650.000 personas, el 1,2% de la población.

Al menos 1.200 personas han perdido la vida en la India, Nepal y Bangladesh tras el paso de las peores lluvias monzónicas que se recuerdan en años en el Sudeste Asiático. La peor parte se la ha llevado la India, con más de 600 muertos y miles de aldeas, pueblos y centenares de cuidades completamente anegadas y miles de hectáreas de cultivo destrozadas. Habría 20 millones de damnificados, aunque algunas ciudades ya van recobrando la normalidad. En Bombay se ha restaurado el servicio ferroviario y la población vuelve poco a poco a las tareas cotidianas.