Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El Banco Central Europeo reanudará a partir de noviembre el programa de compra masiva de deuda pública y privada. Y lo hará menos de un año después de ponerle fin a la primera edición. Un plan que pretende vaciar de papel las arcas de los bancos y llenarlas de liquidez para impulsar el crédito a familias y empresas y, por tanto, el consumo y el empleo. El volumen de compras será de 20.000 millones al mes y, de momento, sin fecha fin. En segundo lugar, el BCE cobrará una décima porcentual más a la banca por dejar durmiente su dinero en sus cofres. Le hará pagar un interés máximo del 0,5%.

Acelerar la economía para alejar el fantasma de la recesión. Para conseguirlo, Mario Draghi quiere que circule más dinero y que ese dinero llegue en forma de crédito a familias y empresas.

La carta que juega afecta a los bancos: tendrán que pagar más intereses por el dinero que mantienen quieto, sin prestar, en las arcas del Banco Central Europeo. El castigo será gradual, mayor cuanto más dinero guarden los bancos. Y el efecto no solo debería traducirse en más crédito: un tipo de interés negativo que tiene otras consecuencias, como son menos gastos en hipotecas a tipo variable.

Además, Draghi impulsa la compra de deuda, fundamental para aliviar al sector público, aunque también al privado. Y mejora las condiciones de los créditos especiales que le da a la banca.

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, ha anunciado dos nuevas medidas de estímulo destinadas a insuflar oxígeno a la economía de leurozona que está dando síntomas de debilidad. El BCE cobrará aún más a los bancos que no muevan su dinero y además reactivará su programa de compra de deuda pública. A los inversores les ha sabido a poco y por eso los bancos están cayendo en la bolsa.

La Reserva Federal de Estados Unidos ha consumado el cambio de rumbo de su política monetaria y, por primera vez en más de una década, ha recortado los tipos de interés del dólar, que ahora se situarán en el rango entre el 2 % y el 2,25 %, en un intento por sostener el crecimiento económico del país frente a la desaceleración global y las turbulencias causadas por las disputas comerciales con China.

Los dirigentes europeos han acordado proponer a la ministra de Defensa de Alemania, Ursula von der Leyen, para presidir la Comisión Europea, de modo que el Partido Popular Europeo conservaría el máximo cargo del Ejecutivo Europeo, según ha anunciado en rueda de prensa el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

El tercer intento para renovar los altos cargos de las instituciones europeas se está viendo dificultado por la resistencia del Partido Popular Europeo a apoyar al candidato acordado por España, Francia, Alemania y Países Bajos, para presidir la Comisión Europea, el socialista holandés Frans Timmermans. Dos cumbres fallidas después, los Veintiocho se han reunido en Bruselas este domingo en busca de un acuerdo para nombrar a los altos cargos, pero la falta de consenso ha obligado a suspender temporalmente la cumbre mientras el presidente del Consejo, Donald Tusk, estudia las opciones en reuniones bilaterales.

El presidente del Gobierno español en funciones, Pedro Sánchez, sigue defendiendo que el socialista holandés Frans Timmermans sea el nuevo presidente de la Comisión Europea y culpa del aparente bloqueo para su designación a las "disensiones internas" en el seno del PPE.
Así lo han señalado fuentes de la delegación española en el Consejo Europeo Extraordinario llamado a decidir el reparto de los principales cargos de las instituciones comunitarias. 30/06/19
 

Los líderes europeos siguen negociando a estas horas el reparto de cargos en las instituciones comunitarias. El pacto alcanzado por Alemania, Francia, Países Bajos y España en Osaka no lo quieren los populares que reclaman la presidencia de la Comisión Europea por haber sido los más votados en las elecciones. Esos países proponían al socialista Timmermans para presidir la Comisión, y tampoco lo quieren los países del Este. Los populares reclaman su derecho y, así las cosas, puede que esta noche-madrugada no consigan llegar al acuerdo, así que se habla de una nueva cumbre que sería posiblemente el 15 de julio. 30/06/19

El punto de partida para el debate de esta tarde será el acuerdo al que han llegado en Osaka los líderes de España, Alemania, Francia y los Países Bajos. Según ese pacto, la presidencia de la Comisión Europea sería para el socialista Timmermans. Los liberales se quedarían con la presidencia del Consejo Europeo y los populares se harían con la presidencia del Parlamento Europeo y con la jefatura de la diplomacia. 

Los líderes de la Unión Europea (UE) han fracasado este jueves en su intento de cerrar un acuerdo sobre la renovación de la jefatura de sus principales instituciones, por lo que convocarán una reunión el próximo 30 de junio para intentarlo de nuevo, según han informado a las agencias Efe, Reuters y AFP fuentes europeas.

Los principales bancos centrales del mundo han vuelto a hacer anuncios que no se oían desde los años en los que la crisis golpeaba de lleno. Ahora, la Reserva Federal, el BCE y otros se preparan para un temporal distinto marcado por la desaceleración económica, la incertidumbre por la guerra comercial y una inflación baja. Por delante quedan meses clave para saber si los tiempos de tipos de interés mínimos y negativos continúan, ya que estos fenómenos apuntan a una bajada que supodría todo un viraje en la travesía. EE.UU. ha subido los tipos hasta en cuatro ocasiones en el último año y el BCE -ahora en el 0%, su mínimo histórico- se disponía a ello.

El Banco Central Europeo asegura que las incertidumbres en la economía se prolongan y retrasa la subida de tipos hasta 2020. Santiago Carbó, catedrático de Economía ha afirmado en Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso que "todavía no hay señales" para una nueva recesión en la zona euro, y por tanto "es precipitado" hablar de ella. Preguntado por Mario Draghi, el presidente del Banco Central Europeo, que termina su mandato en unos meses, Carbó ha afirmado que el italiano ha sido "alguien extraordinario en un momento crítico en la eurozona" y por tanto apuesta por un sucesor con un perfil "pegado a la realidad" y que "no venga con ideas preconcebidas".

En las próximas semanas se escogerán una serie de cinco cargos de alta importancia en la Unión Europea, como la presidencia de Parlamento, del Banco Central o de la Comisión Europea. No está claro por qué optará España, pero el investigador del Real Instituto Elcano Salvador Llaudes ha apostado en Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso por "una vicepresidencia potente" como la económica, cosa que si se consigue, será "un paso importante para el país". El investigador ha valorado la pasada reunión entre Macron y Pedro Sánchez, considerando que "no es una estrategia contra Merkel" sino más bien "un intento de reequilibrar las relaciones de poder en la UE, también a nivel institucional".

Los líderes de los Veintisiete Estados miembros se reúnen este martes en Bruselas para abordar la renovación de los altos cargos y las instituciones europeas. Solo dos días después de las elecciones generales, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha convocado el primer encuentro con el objetivo de proponer un candidato a la Presidencia de la Comisión Europea, que deberá ser ratificado por el Parlamento Europeo.