arriba

Este viernes comienza en Viena la conferencia internacional que busca una solución a la guerra de Siria, un conflicto que en cinco años se ha cobrado la vida de más de 250.000 personas y el desplazamiento de la mitad de la población. A la cita acuden

representantes de más de una docena de países, pero ninguno procedente de Siria, ni del régimen ni de la oposición (30/10/15).

Antes ya lo hizo Hungría en otras dos de sus fronteras. Mientras Alemania insiste en que los muros no son la solución en esta crisis de refugiados. "Ser refugiado es algo que no quieres ser." Con esta contundencia retrata Médicos sin Fronteras la situación de la mayoría de quienes vienen a Europa en busca de asilo. La ONG y la ONU llaman la atención sobre el principal origen de este éxodo: la guerra en Siria. "4 millones de sirios refugiados en países vecinos. Más de 6 millones desplazados dentro de Siria. Y unos 10 millones afectados por las consecuencias humanitarias de este conflicto horroroso".

Sobre la crisis de refugiados en Europa, la situación es muy complicada en los países de la ruta de los Balcanes. Austria ha anunciado la construcción de una valla con Eslovenia para ordenar, dicen, el tránsito de las miles de personas que tratan de alcanzar el corazón del continente. Esta sería la primera valla levantada entre dos países Schengen. La Comisión Europea asegura que no ha recibido notificación oficial al respecto (28/10/15).

Decenas de refugiados han comenzado ya a llegar a Croacia, país de tránsito en la nueva ruta para llegar hasta Alemania por los Balcanes evitando Hungría, que el lunes cerró su frontera con Serbia con una valla metálica. 

El primer ministro croata, Zoran Milanovic, ha anunciado que todos los refugiados de Oriente Medio que acudan a su país podrán atravesarlo en su camino hacia Alemania.

Más al norte, Austria ha comenzado este miércoles a realizar controles en su frontera con Hungría, tal y como había anunciado.

Miles de refugiados han entrado ya en Austria y muchos han alcanzado Alemania, después de estar varios días bloqueados en Hungría. Las autoridades germanas esperan que a lo largo del día lleguen más de 7.000. Anoche el gobierno húngaro decidió fletar decenas de autobuses para trasladar a la frontera austrohúngara a los inmigrantes bloqueados en la estación de Budapest y a los que habían comenzado la marcha pie. La decisión de permitir que los refugiados entren en territorio austriaco y alemán, se acordó anoche entre los dos países. Se tomó por la situación de necesidad que se vive durante los últimos días en la frontera húngara.