arriba Ir arriba
  • El sospechoso abatido era un marroquí de 36 años no fichado por radicalización
  • Fabricó el explosivo en su casa y simpatizaba con el Estado Islámico
  • No llevaba cinturón explosivo pero sí una maleta con clavos y cilindros de gas
  • Vivía en el barrio de Molenbeek, donde residían los terroristas de atentados anteriores

Militares belgas han abatido a tiros este martes a un hombre en la Estación Central de trenes de Bruselas, donde se ha producido una pequeña explosión hacia las 20.30 hora local (18.30 GMT). Al parecer, el hombre llevaba lo que parecía un cinturón de explosivos, según han relatado testigos presenciales, quienes también han asegurado que gritó "¡Alá es grande!" antes de que se produjese la explosión. La Policía busca en estos momentos a otros dos hombres huidos.

Tras la explosión, las autoridades han evacuado la Estación Central y han intervenido en la zona de la Grand Place de Bruselas para evitar un desplazamiento masivo de gente hacia ese lugar, según ha informado la Policía. Las fuerzas de seguridad belgas han desplegado un perímetro de seguridad en torno a esa céntrica estación de trenes.

El primer ministro belga, Charles Michel, y el ministro del Interior, Jan Jambon, siguen de cerca la situación y han establecido un centro de crisis, ha indicado el portavoz del primer ministro, Frédéric Cauderlier. La Fiscalía federal belga ha confirmado que trata el incidente como un "atentado terrorista". El portavoz, Eric van der Sypt , ha confirmado que "no hay otras víctimas".

La primera ministra británica, Theresa May, ha condenado este lunes el último atentado terrorista ocurrido en Londres, y que en esta ocasión ha tenido como objetivo a ciudadanos musulmanes. Una persona ha muerto y diez han resultado heridas en un atropello intencionado cerca de la mezquita de Finsbury Park, en el norte de la ciudad.

May, que ha presidido este lunes una reunión del Comité de Emergencia COBRA, integrado por los principales ministros y representantes de las fuerzas del orden, ha condenado el atentado que ha calificado de "islamófobo" y ha llamado a la unidad.

"Tenemos que unirnos como hemos hecho antes para condenar este atentado y decir que el odio y la barbarie no tienen espacio en nuestra comunidad", ha declarado.

"Este ha sido un atentado contra los musulmanes (...) cualquier atentado tiene el mismo objetivo: separarnos, romper los lazos de comunidad que unen a este país. No vamos a permitirlo", ha añadido.

Una persona ha muerto este lunes en un atropello de fieles musulmanes que salían de una mezquita en Finsbury Park, al norte de Londres. Una decena de personas han resultado heridas, ocho de ellas hospitalizadas y dos tratadas en el mismo lugar de los hechos.

La Policía ha detenido en el lugar a un hombre de 48 años, cuya identidad no se ha revelado, e investiga el suceso como un atentado terrorista, según ha confirmado la primera ministra británica, Theresa May.

El servicio de urgencias de la sanidad pública británica recibió una llamada de auxilio a las 00:15 del lunes (hora local) por un accidente de tráfico en Seven Sisters Road, al norte de Londres.

El Consejo Musulmán de Británico (MCB), que ha calificado el ataque de "violenta manifestación de islamofobia", ha explicado que los fieles fueron atropellados cuando salían de los oficios en el Centro de Bienestar Musulmán, muy próximo a la mezquita de Finsbury Park, la mayor del país.

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, ha calificado el suceso como un ataque a los "valores compartidos de tolerancia, libertad y respeto". En una declaración, Khan ha pedido a los londinenses que mantengan la "calma" y estén "vigilantes" mientras se esclarece lo sucedido.