Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Unos 60 osos polares han rodeado un pueblo ruso en Chukotka sin poder abandonar el lugar debido a la falta de hielo marino para volver a cazar focas, informa la organización ecologista WWF. El número de osos que han llegado a esa zona ha aumentado en un solo día de 56 a unos 60. Todos ellos están delgados, son adultos y jóvenes, incluidos cachorros con diferentes edades y sus madres. Mientras no encuentren hielo marino con suficiente grosos no podrán regresar a su hábitar para seguir cazando focas. 8/12/19

Además de los problemas obvios hay una razón romántica para lamentar el calentamiento global: La pérdida de un paisaje en el que el ser humano ha vivido "la aventura colectiva más arriesgada y extraordinaria en toda su historia".

La conquista polar. Así lo escribe el divulgador científico Javier Peláez en las primeras páginas del libro "500 años de frío" que acaba de publicar la editorial Crítica.

Peláez acompaña en la entrevista del 24 horas de RNE a Antonio Delgado para narrar los datos más curiosos y sorprendentes de su libro.

El Ártico es un lugar inhóspito y hostil que ceintos de aventureros han explorado a lo largo de la historia. El divulgador científico Javier Peláez nos visita para contarnos algunas de las historias que ha recogido en el libro 500 años de frío. La gran aventura del Ártico

Seiscientos científicos pasarán por turnos por el Polarstern, rompehielos del instituto alemán Alfred Wegener, que contará con la ayuda de cuatro embarcaciones similares cedidas por China, Rusia y Suecia; lo que la convierte en la mayor expedición polar de la historia. La misión, bautizada MOSAIC, pretende dar un paso adelante en el conocimiento del sistema climático ártico y su representación en los modelos globales para mejorar el conocimiento científico con vistas a elaborar futuras políticas de mitigación y adaptación al cambio climático. 

Hoy vamos a pensar en Brasil y en cómo esa Amazonía se ve afectada por estos incendios que han quemado miles de hectáreas. Hablamos con Fabiano Lopez da Silva, de la Fundación Vitória Amazónica que nos analiza desde Manaos lo que está ocurriendo. Y como estamos muy pendientes del clima, también vamos a preguntar al oceanógrafo Carlos Duarte por qué el Ártico pierde hielo a una velocidad nunca vista y cómo nos va a afectar en los próximos años. Y por supuesto, no vamos a dejar de meternos en la tormenta política italiana, hoy que todos los partidos han pasado a ver al presidente de la República que ahora tiene que proponer una solución.

La imagen es de Groenlandia. Un trineo atraviesa una superficie helada, que se empieza a derretir a su paso. La foto la tomó hace unos días un climatólogo danés y ha dado la vuelta al mundo. Para los científicos, es una muestra más de las consecuencias del calentamiento global. Desde que se tienen datos, la capa de hielo del Ártico no había sido tan delgada.

El calentamiento extremo y sin precedentes que se registra actualmente en el Ártico provoca una elevación del nivel del mar, que afecta a los regímenes meteorológicos de todo el mundo y puede incluso causar nuevos cambios en el clima. La velocidad a la que se produce el cambio supone un desafío para los científicos, por ello, la la Organización Mundial de la Meteorología (OMM) ha hecho un llamamiento para crear un Observatorio del Ártico, que coordine los centros científicos de la región y en el que participen otras naciones. El calentamiento del Ártico se produce a un ritmo que es, por lo menos, el doble de rápido que la media mundial y en algunos lugares, es aún mayor. La máxima extensión del hielo marino del Ártico, observada en marzo de 2016, era la más reducida jamás registrada, al igual que la extensión del manto de nieve del hemisferio norte. El Ártico representa alrededor del 4% de la superficie de la Tierra, pero es una de las regiones del mundo sobre la que se dispone de menos datos debido a su remota ubicación y a su inaccesibilidad.

Los osos polares están entre los animales más afectados por los cambios en el hielo marino ártico. Pero los peligros aumentan también para la población porque los osos se acercan cada vez más en busca de comida al no poder desplazarse como antes al lugar en el que la encontraban porque les va quedando menos hielo que pisar. Un ejemplo de ello es la odisea de cinco científicos rusos que llevan dos semanas cercados por un grupo de osos polares en una isla del Ártico. Los investigadores apenas pueden salir de la estación meteorológica en la que trabajan por temor a que los osos los ataquen y no pueden dispararles porque es una especie protegida.

Un glaciar en el Ártico ha sido el espectacular escenario de este concierto organizado por Greenpeace. Mientras el artista toca, parte del hielo se desploma. Con su música el pianista Ludovico Einaudi ha querido denunciar el cambio climático que afecta a esta región al doble de velocidad que al resto del mundo. En los últimos 30 años se ha perdido el 75% del volumen de hielo marino.