arriba Ir arriba

Un centenar de personas que protestaban por el traslado de las obras de arte sacro de Sijena de Cataluña a Aragón han sido desalojadas por la fuerza por los Mossos, que han llegado a utilizar las porras contra los concentrados.

El momento de mayor tensión se ha producido cuando más de un centenar de vecinos han intentado acceder al perímetro vallado alrededor del Museo de Lleida, lo que ha sido impedido por una barrera formada por decenas de Mossos, entre insultos y forcejeos.

Los antidisturbios de los Mossos han cortado parcialmente la Rambla d'Aragó, junto al Museo, y han hecho retroceder a alguno de los manifestantes que no querían moverse del lugar. Los concentrados han reaccionado a la acción de los Mossos con gritos como "no hace falta pegar" o "España nos trata como a perros",

Una decena de furgones de los Mossos d'Esquadra se encuentran en el recinto, protegido por un gran dispositivo policial al que se suman agentes de la Guardia Civil. A la manifestación también han acudido miembros de la CUP, ya que la fuerza independentista ha convocado a los vecinos a protestar; también se ha sumado el alcalde de Lleida, Angel Ros, y Joan Tardà, portavoz de ERC en el Congreso, que han criticado el traslado de las obras.

Los técnicos del Gobierno de Aragón empaquetan desde la madrugada de este lunes las 44 piezas de arte del monasterio oscense de Villanueva de Sijena que se exhibían en el Museo Nacional de Arte de Cataluña, en Lleida, y que un juez ha ordenado devolver a su lugar de origen. A medianoche de este lunes terminó el plazo marcado por un Juzgado de Huesca y, pocas horas después, comenzaron los preparativos para el traslado de esos bienes artísticos.

Una decena de furgones de los Mossos d'Esquadra se encuentra en el recinto, protegido por un gran dispositivo policial de Mossos y agentes de la Guardia Civil, para retirar las obras de arte sacro. Un helicóptero de los mossos sobrevuela desde las ocho de esta mañana el museo.

Según informa TVE, a primera hora un centenar de personas se han concentrado en protesta por el operativo delante del Museo Diocesano leridano, pero ya han sido dispersados.

La número dos de la candidatura de la CUP por Barcelona para las elecciones catalanas del 21DMaria Sirvent, ve el traslado de las 44 piezas de Sijena al monasterio oscense como una de las consecuencias de la aplicación del 155. "Se han tomado las obras de Sijena como un botín de guerra y en ningún caso teniendo en cuenta criterios ni históricos ni de conservación ni de gestión", ha denunciado en Las mañanas de RNE.

De las elecciones autonómicas, ha dicho que se van a producir en un contexto "de absoluta excepcionalidad antidemocrática". "Nos encontramos ante un árbitro parcial que persigue un resultado muy muy determinado y también hemos visto episodios de requisamiento de carteles, de identificación de miembros de nuestra candidatura y no impedir por parte de la Junta Electoral manifestaciones fascistas delante de nuestra sede", ha asegurado.

En cuanto al anuncio de ERC de retomar la vía unilateral de independencia, Sirvent ha dicho que esta es "la única vía posible ante un Estado absurdamente autoritario y que en ningún caso está dispuesto a dialogar sobre la capacidad de un pueblo a ejercer un derecho tan básico como como el derecho de autodeterminación".

Los técnicos del Gobierno de Aragón empaquetan desde las tres de la madrugada de este lunes las 44 piezas de arte del monasterio oscense de Villanueva de Sijena que se exhibían en el Museo Nacional de Arte de Cataluña, en Lleida, y que un juez ha ordenado devolver a su lugar de origen. A medianoche de este lunes terminó el plazo marcado por un Juzgado de Huesca y, pocas horas después, comenzaron los preparativos para el traslado de esos bienes artísticos.

La devolución a Aragón de los bienes de Sijena enfrenta a los gobiernos autonómicos catalán y aragonés desde hace años, pero el proceso independentista y la actual campaña electoral en Cataluña han cargado de tensión política el proceso.

De hecho, fuerzas políticas independentistas como la CUP han pedido a los ciudadanos que este lunes se concentren a las puertas del museo leridano para protestar por la operación. A última hora de la tarde de este domingo, unas 70 personas se manifestaron delante de la galería y depositaron a la puerta una pancarta con el lema "Manos arriba, esto es un atraco".

Gente desnuda jugando patéticamente en la cámara de gas de un campo de concentración. Son las imágenes que en 1999 mostraba un polémico video del artista Artur Zmijewski, exhibido en el museo de arte contemporáneo de Varsovia y que aún puede verse colgado en su web. En 1999 se exhibió también en Cracovia y levantó ampollas en la comunidad judía que pidió su retirada.

Lo que no se sabía era en qué campo de concentración se había grabado ni a quién pedir explicaciones. Hasta que este verano los Duques de Cambridge visitaron el campo de Stutthof, en Polonia.Un abogado judío que investigaba el video ha reconocido en las imágenes de esa visita el lugar en el que el artista polaco grabó su particular reivindicación de la memoria del holocausto. Este fue el primer campo que se construyó fuera de Alemania y el último que se liberó. Se incluyó en la solución final y en sus cámaras de gas murieron decenas de miles de personas. Ahora algunas de las organizaciones judías en Israel como la Organización de supervivientes del holocausto o el centro Simon Wiesenthal han pedido explicaciones a los gestores del antiguo campo y al gobierno de Polonia.

¿Cómo es posible que el video se grabara y que nadie protestara después?, se preguntan. No es la primera vez que el artista, que pretendía hacer terapia colectiva sobre el trauma a través del juego en el lugar del horror, desata la polémica con su trabajo. Zmijewski también fue noticia cuando grabó a un superviviente retocándose el tatuaje con su número de prisionero en Auschwitz para hablar sobre la memoria.

La música de fondo en este reportaje es la mísma que sonaba hace 150 años en esta habitación, en este cuadro. El músico uan Bautista Pujol ejecuta al piano la Gran fantasía sobre Fausto. Es una de las obras de este hombre, Mariano Fortuny, una de las 169 que se pueden admirar en esta exposición y que pintó con esta mano..de la que se hizo un vaciado tras su muerte.

Las dos grandes casas de subastas de Nueva York, Christie's y Sotheby's se preparan, de nuevo, para recaudar cifras históricas este mes de noviembre. La primera subastará el Salvator Mundi de Leonardo da Vinci, que pasará a manos del mejor postor, de quien posea unos 100 millones de euros; y The Last Supper (La última cena) de Andy Warhol, cuyo precio de salida es de unos 60 millones de euros, y que fue lo último que creó antes de morir en 1987. En la competidora Sotheby's no van a la zaga. Cabra de Jean-Michel Basquiat de la colección privada de Yoko Ono, sale por 12 millones. Pero también sacan a la venta obras de Bacon, Chagall, Monet y Leger.