arriba Ir arriba

Miles de personas se han reunido en una vigila en recuerdo de las 17 víctimas mortales de la matanza perpetrada este miércoles por Nikolas Cruz en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas, en Parkland (Florida, EE.UU.). Y miles no pudieron evitar emocionarse. Tanto jóvenes como adultos lloraron a lágrima viva al escuchar el testimonio del padre de la niña de 14 años Jamie Guttenberg, una de las víctimas mortales del ataque, que consiguió hablar gracias a los ánimos y frases de apoyo que recibió. El padre, Fred Guttenberg, explicó emocionado que el año pasado perdió a un hermano víctima de un cáncer, enfermedad derivada de los atentados del 11 de septiembre de 2001. Pensó entonces que el dolor era insoportable, pero indicó que lo que ha vivido desde la tarde de este miércoles es infinitamente peor. "Jamie era la luz de la fiesta", dijo el progenitor, que lamentó no recordar si se despidió de su hija antes de que ésta saliera hacia la escuela y no la volviera a ver.

Presidido por una docena de figuras aladas, al lado del estrado, se colocó el denominado "tablón de la bondad", en el que los asistentes escribieron palabras de condolencia y apoyo, además de mensajes como "si el sol nunca falla y se levanta todos los días. Nosotros nos levantaremos también". En este espacio también hubo lugar para mensajes de tono político, como "Ya basta" o "NRA deja de matar a nuestros hijos", en referencia a la Asociación Nacional del Rifle, el poderoso grupo de presión a favor de las armas y contrario a una mayor regulación de las mismas en Estados Unidos. Lo vivido en Parkland inevitablemente remitía hoy a lo registrado hace año y medio tras la matanza en la discoteca gay Pulse, en Orlando, también en Florida, donde murieron 49 personas. Al igual que entonces, cientos de personas depositaron este jueves flores y velas en memoria de las 17 víctimas.

  • El presidente de EE.UU. promete garantizar la seguridad en las escuelas del país
  • "Ningún niño o maestro deberían estar en peligro en una escuela", ha recalcado
  • Sin embargo, no ha hecho ninguna mención al control sobre el acceso a las armas
  • Ha aludido, en cambio, a que se debe afrontar "el díficil problema de la salud mental"

Decenas de disparos, caos, cuerpos desordenados y gritos de terror entre los alumnos del instituto de secundaria de la localidad de Parkland en el condado de Broward. Al menos 17 personas han muerto en un tiroteo ocurrido en este instituto de Florida, en Estados Unidos, el decimoctavo en lo que va de año. La Policía ha confirmado que el autor del ataque es Nikolas Cruz, un joven de 19 años que había sido expulsado del centro por problemas disciplinarios.

El alguacil del condado de Broward, Scott Israel, ha asegurado que en el "catastrófico" suceso, registrado en la escuela de secundaria Marjory Stoneman Douglas de la ciudad de Parkland, Cruz utilizó un AR-15, un rifle semiautomático, y disponía de varios cargadores con munición. El joven -ha explicado el alguacil- ha sido detenido sin oponer resistencia en las cercanías del instituto, situado en una zona con gran presencia de residentes de origen latinoamericano. Israel ha dicho que el sospechoso disparó justo cuando los estudiantes salían de la escuela, donde los equipos de policías de élite SWAT todavía trabajan para asegurar la zona, después de que sus cerca de 3.000 alumnos fueran evacuados.

Nikolas Cruz, de 19 años, presunto autor de la matanza a tiros de al menos 17 personas en un instituto de Florida, es un exalumno de este colegio, expulsado por su carácter conflictivo, y un amante de las armas. Así lo han afirmado la Policía y excompañeros de clase de Cruz, que ya habían alertado en el pasado de reiteradas amenazas por parte de este joven.

Corea del Norte ha afirmado que su último misil balístico intercontinental, probado con éxito este martespuede alcanzar todo el territorio de Estados Unidos.

El anuncio se ha hecho público en la televisión norcoreana, que se ha felicitado porque el país se haya convertido haya completado su "fuerza estatal nuclear".

El anuncio coincide con la información de la inteligencia surcoreana después de que el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, asegurase que el país vecino había mejorado la tecnología de sus misiles.

El propio líder norcoreano, Kim Jong un, supervisó el lanzamiento del misil Hwasong-15 ICBM. El proyectil recorrió 950 kilómetros en un vuelo de 53 minutos y alcanzó una altitud de 4.500 km (la Estación Espacial Internacional se encuentra a 400 kilómetros de altitud), la mayor en toda la historia de ensayos norcoreanos.