Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El presidente electo Alberto Fernández prometió terminar con el sufrimiento de los argentinos durante la celebración de su victoria electoral el 27 de octubre. El presidente saliente, Mauricio Macri, dijo algo parecido cuando ganó en diciembre de 2015. Cuatro años después, el balance de Macri es un país más endeudado, la economía en recesión, una divisa devaluada y la inflación por las nubes. El reportaje de la corresponsal de TVE en Buenos Aires para Informe Semanal se centra en ese tercio de argentinos, 15 millones sobre una población de 44, que vive en la pobreza. El poder adquisitivo de los sueldos ha caído un 305 en los últimos cuatro años y todos los indicadores, incluido el empleo, se han hundido.

Laura Tedesco, profesora de Ciencia Política de la Saint Louis University ha analizado en el Telediario el resultado de las elecciones presidenciales celebrados en Argentina el pasado fin de semana. Tedesco sostiene que el peronismo ha vuelto al poder "porque ha ido mutando", pero también porque acoge a todos los grupos sociales: "incluye a un obrero, a un bancario, a la clase media", apunta.

Sobre el papel que van a desempeñar el presidente electo, Alberto Fernández, y la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, Tedesco defiende que "Fernández no va a ser un títere". La politóloga argentina asegura que ambos "saben que se necesitan mutuamente porque pudieron unir al penorismo", pero no por ello "podemos decir con seguridad que va a ser una prolongación de lo que fue el Kirchnerismo, porque el contexto internacional es muy distinto"

Argentina se prepara ya para la nueva etapa de Alberto Fernández con un desafío principal: devolver al país su estabilidad económica y frenar la caída de reservas en el Banco Central. Peticiones sociales muy altas y una inflación desbocada, demandas del FMI y acreedores. El nuevo presidente tendrá que renegociar la deuda: cómo lo manejará es una incógnita.

El investigador principal para América Latina del Instituto Real Elcano, Carlos Malamud, considera que la pregunta clave tras los resultados electorales en Argentina es "cuál de los dos Fernández va a mandar", si Alberto Fernández o Cristina Fernández de Kirchner. "Si manda él, probablemente se aplique una política más pragmática, si manda ella será mucho más radical y confrontativa", asegura. En su análisis en La Tarde en 24 Horas, Malamud ha considerado que el desayuno entre Alberto Fernández y Mauricio Macri "es una novedad muy positiva que augura que va a haber una transición pacífica y pactada" en el país. 

El peronismo regresa a la Casa Rosada cuatro años después tras la victoria de Alberto Fernández en las elecciones presidencias en Argentina. Fernández ha derrotado al presidente saliente, Mauricio Macri, con un 48% de los votos frente al 40% de Macri. Su número dos, Cristina Fernández de Kirchner, regresará al Gobierno del país, esta vez como vicepresidenta.
 

Arrancamos con la resaca electoral de la victoria en primera vuelta del candidato peronista Alberto Fernández que con la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, augura un cambio de timón tras cuatro años de Mauricio Macri y con el país sumido en una grave crisis. Además, estamos pendientes también de lo que pueda pasar hoy en el Reino Unido mientras los 27 deciden si amplían el plazo para el Brexit. Además, comprobamos como la ultra derecha alemana sigue ganando espacio, esta vez como segunda fuerza en el estado de Turingia. No dejamos de lado las consecuencias de la muerte anunciada por Estados Unidos del líder del Daesh, Abu Abukr Al Bagdadi, y escuchamos de nuevo la petición de ayuda del buque Ocean Viking que lleva más de 100 migrantes rescatados a bordo.

Carlos Malamud, investigador principal para América Latina del Real Instituto Elcano ha analizado en Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso los resultados de los comicios en Argentina en los que el hasta ahora presidente Mauricio Macri ha perdido ante Alberto Fernández. Malamud ha explicado que ha sido un resultado "amplio" para Fernández pero alejado de los datos esperados por el Kirchnerismo. En cualquier caso, ha puesto de manifiesto los graves problemas a los que se enfrenta el país, por lo que "la situación que hereda el nuevo presidente va a ser muy difícil de gestionar".


En Argentina, Alberto Fernández, candidato peronista, se ha impuesto con holgura en las elecciones de este domingo, con un 48% y tiene ya garantizado el sillón de la Casa Rosada. Sillón que abandona Mauricio Macri, y junto al que se sentará la nueva vicepresidenta, Cristina Fernández de Kitchner. Alberto Fernández llegaba como favorito a estos comicios, los novenos de la democracia argentina, después de haber aventajado en 16 puntos en las primarias de agosto al propio Macri. Este mismo lunes, Fernández tiene previsto reunirse con el presidente saliente. Con él quiere abordar la transición política hasta el 10 de diciembre, día en el que asumirá el cargo.

El triunfo del abogado Alberto Fernández, de 60 años, en las elecciones de este domingo devuelve al peronismo al poder en Argentina en un momento en el que el país vive una grave crisis económica y de convulsión en América Latina.

Con el 96,99% del voto escrutado, Fernández, del Frente de Todos, se ha impuesto con el 48,10% de los sufragios ante el presidente Mauricio Macri, que ha obtenido un 40,36%, lo que supone una ventaja de casi 8 puntos, mucho menor que la que pronosticaban las encuestas.

Fernández tomará las riendas del poder el próximo 10 de diciembre sin necesidad de una segunda vuelta al haber logrado superar el 45% de los votos.

El candidato a la presidencia de Argentina Alberto Fernández ha logrado este domingo el 47,42% de los votos en las elecciones generales, con el 77,75% de las mesas escrutadas, lo que supondría una victoria en primera vuelta, según los datos del escrutinio provisional.

Por su parte, el actual presidente, Mauricio Macri, ha cosechado el 41,15%, un resultado mejor del anticipado por las encuestas.

Miembros de la coalición peronista argentina Frente de Todos se mostraron este domingo optimistas tras el cierre de colegios electorales para los comicios presidenciales, mientras que autoridades del oficialismo fueron cautelosas y pidieron esperar a conocer el recuento oficial."Estamos muy confiados, estamos dando un avance importante a esta esperanza que se había empezado a manifestar en las PASO (primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias)", expresó Santiago Cafiero, uno de los jefes de campaña de Alberto Fernández, candidato peronista. Después de cerrarse los colegios electorales, a las 18 hora local (21.00 GMT), Fernández, que llegó a los comicios como favorito en todos los sondeos por haber superado en 16 puntos a su principal adversario, el presidente Mauricio Macri, bajó a las puertas del edificio de apartamentos donde vive en Buenos Aires para saludar a la multitud de simpatizantes que coreaban su nombre. 27/10/19
 

La grave crisis económica en Argentina ha dominado toda la campaña electoral que concluyó el viernes y sus efectos han sido determinantes para posicionar al candidato peronista, Alberto Fernández, como favorito en los comicios de este domingo frente al presidente Mauricio Macri.

Recesión, inflación cercana al 60%, el peso argentino en caída libre frente al dólar y un 35 por ciento de pobres, es el panorama al que hacen frente los argentinos. 

Casi 34 millones de ciudadanos, de forma obligatoria, votan este domingo conscientes de que tienen un país dividido y que gane Macri o Fernández la economía del país roza la catástrofe. Alberto Fernández es el candidato peronista, espera lograr más del 45 por ciento de los votos y así evitar la segunda vuelta. Muricio Macri espera un milagro, ya que su popularidad está bajo mínimos. En España sin la obligatoriedad que hay en el país de origen, los argentinos también tienen tiempo de votar hasta las seis de la tarde. Los resultados oficiales no se conocerán hasta que no se hayan recontado de entrado el 10 por ciento de los votos emitidos, según ha marcado la autoridad judicial en Argentina. 27/10/19