Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

La cumbre del G20 ha arrancado este viernes en Buenos Aires con la presencia de los líderes de los países más ricos del mundo y otras naciones invitadas, como España. Los jefes de Estado abordarán asuntos claves de economía global como la regulación financiera, la igualdad de género o el impacto del cambio climático en la economía. No se espera que se alcance ningún acuerdo concreto, pero la atención se centrará en las reuniones bilaterales y los posibles acuerdos que puedan surgir en ellas. 

Buenos Aires va a reunir a los mandatarios de los países que representan el 85% de la producción económica mundial. La capital argentina ha puesto en marcha el mayor despliegue policial en la historia democrática del país, lo que ha hecho que gran parte de la ciudad se haya visto afectada con calles cortadas y barrios enteros bloqueados, y donde los porteños están sufriendo las consecuencias.

Informa el correponsal de TVE en Buenos Aires, Marcos López.

En la crónica internacional, nos situamos en Argentina, donde este viernes comienza la cumbre de dos días de jefes de Estado y deGobierno de los países del G-20. Una cita que se está viendo empañada en parte por el caso Kashoggi. Y es que la justicia de este país ha abierto diligencias contra el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed Bin Salman, por el asesinato del periodista y por los crímenes cometidos en la guerra civil de Yemen.Bin Salman, por cierto, ha sido de los primeros en llegar a Buenos Aires para acudir a esa cumbre.

Más de cincuenta mil simpatizantes del Boca Juniors colmaron este jueves por la tarde el estadio 'La Bombonera' para respaldar a su equipo en la antesala de la definición de la Copa Libertadores ante River Plate, que optó por una estrategia diametralmente opuesta al cumplir con el ritual de aislarse en la finca Cardales, a 57 kilómetros de su estadio Monumental, donde se disputará la vuelta de la final de la Copa Libertadores este sábado, totalmente abierta tras el empate de la ida.

La final del siglo, el Superclásico más histórico entre Boca Juniors y Ríver Plate arrancará finalmente el domingo y no el sábado en La Bombonera, como estaba previsto, con el partido de ida de una final de la Copa Libertadores que enfrenta por primera vez a los dos equipos más populares de Argentina, con el mundo por testigo.

La Conmebol decidió aplazar el encuentro para este domingo a las 20:00 horas peninsulares "por motivos de fuerza mayor", según su comunicado. Las fuertes lluvias caídas este sábado en la capital bonaerense han obligado a tomar la medida.