Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Aunque tras conocerse las imágenes la víctima decidió denunciar, después cambió de opinión. La existencia de la grabación ha permitido a la fiscalía y a la guardia civil actuar de oficio para que este caso de violencia machista sea juzgado. El vídeo que grabaron las cámaras de seguridad del edificio donde reside la víctima ha sido la principal prueba en este juicio. La mujer apenas da unos pasos cuando aparece su pareja y sin mediar palabra empieza a golpearla. La agresión presuntamente habría continuado pero ya lejos de la cámara que decidió instalar la comunidad de vecinos por los robos. El acusado ha evitado ver el vídeo bajando la mirada y se ha acogido a su derecho a no declarar. Al no denunciar la víctima, la grabación se ha convertido en la principal prueba. La mujer, de 38 años, también se negó a ser reconocida por un médico. En el juicio no ha querido testificar. La fiscal ha elevado la petición de pena desde los 9 meses iniciales hasta 2 años y 3 meses de cárcel por un supuesto delito de lesiones. Ella acudió a urgencias supuestamente por una caída de una escalera y consta ese informe.

Las lluvias mantienen en aviso amarillo a Alicante y Valencia donde hay dos carreteras cortadas y preocupa la crecida del río Sellent. En Andalucía continúan las tareas de limpieza del peor temporal en 25 años, que ha acabado con la vida de dos personas en Cádiz y Málaga. Los daños son cuantiosos y el viernes el Consejo de Ministros aprobará las primeras ayudas.

Erradicar la violencia de género es el objetivo. Una tarea que compete a todos. En Alicante, un joven de 22 años, de nacionalidad ucraniana, ha sido detenido por propinar una brutal paliza a su pareja en el portal de casa. La mujer no lo denunció, por miedo, pero las imágenes quedaron grabadas en el circuito de seguridad del edificio. Tras su detención, la pareja ha decidido denunciar al agresor.

Veintiséis medios aéreos actúan para tratar de frenar el incendio forestal declarado en Bolulla (Alicante), que "preocupa" a las autoridades por la difícil orografía, mientras que las tareas en el de Xàbia y Benitatxell, que obligaron a desalojar a 1.400 personas, siguen con buen pronóstico. En el puesto de mando avanzado (PMA), la consellera de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural, Elena Cebrián, ha explicado que el fuego de Bolulla también afecta a parte de los términos de Callosa d'Ensarriá y Tárbena y que están "muy preocupados".

El incendio forestal que obligó a desalojar a más de 1.400 personas en Benitatxell y Xàbia, en Alicante, evoluciona favorablemente después de más de un día sin control y tras quemar 812 hectáreas y viviendas.

Según la Cruz Roja, a última hora de ayer el puesto de mando avanzado (PMA) dio luz verde para que los evacuados pudieran volver a sus casas.
Este fuego ha devorado suelo tanto urbano (de una veintena de urbanizaciones de los dos pueblos) como rústico de alto valor, especialmente en el paraje protegido de La Granadella.

Durante la pasada madrugada han operado en esta zona seis dotaciones del Consorcio Provincial de Bomberos, cinco unidades de los bomberos forestales de la Generalitat Valenciana y cuatro autobombas con cuatro brigadas más, así como tres jefes de dotación, una cisterna y dos secciones de la Unidad Militar de Emergencias (UME).