Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Dos millones y medio de personas en España padecen asma, una enfermedad crónica cada vez más frecuente. La contaminación y las alergias tienen mucho que ver. Este martes, Día Mundial del Asma, especialistas y pacientes han salido a la calle a concienciar sobre su conocimiento y tratamiento. Con ellos, en el centro de Madrid, está Noemí Martínez. Cinco sociedades científicas (de neumólogos, alergólogos y médicos de familia) se han sumado a la iniciativa #EnAsmaElCeroCuenta. Profesionales sanitarios están realizando pruebas de espirometrías a los viandantes para conocer su capacidad pulmonar. Es el caso del doctor Fernando Gómez, del grupo de trabajo de respiratorio de la SEMG. También con Noemí está Soraya Castro, una joven que sufre de asma y nos cuenta su experiencia.
 

Abordamos la astenia primaveral con el doctor Juan Antonio Corbalán, leyenda del baloncesto y médico especialista en Fisiología del Ejercicio.

Además, nos visita Mario Arnaldo, presidente de Automovilistas Europeos Asociados, para hablar sobre el momento en el que se encuentra la llegada a España del coche autónomo.

Las alergias e intolerancias a algunos alimentos se han duplicado en los últimos años. Por eso la oferta de productos aptos para las personas que las sufren está en auge: Productos sin azúcar, lactosa o gluten que tienen un inconveniente: siguen siendo algo más caros. El sector de los productos libres de alergenos o gluten camina hacia los alimentos aptos para todos, sin distinciones, con el fin de que todos podamos compartir la misma comida. 

Este sábado entra en vigor el nuevo etiquetado europeo para los alimentos. Lo más novedoso es la obligación de incluir la lista de los alérgenos. La Organización de consumidores valora las mejoras pero se queja de que el tamaño de la letra sigue siendo pequeño y que la información publicitaria puede ser más visible que los datos objetivos y útiles.

Este sábado entra en vigor el nuevo reglamento europeo sobre información alimentaria. Ahora es obligatorio que figuren datos como el valor energético, las grasas saturadas, los hidratos de carbono, los azúcares, las proteínas y la sal por 100 gramos o 100 mililitros. Las etiquetas tendrán un tamaño de letra más legible y se indicará el país de origen y la lista de alérgenos