arriba Ir arriba

Un testigo de la agresión de Alsasua aportado por la defensa del principal acusado, Ohian Arnanz, ha reconocido este jueves en el juicio que se ha sentido "un poco" presionado por los padres de éste para ir a declarar y que, en su opinión, los responsables "fueron a por" los guardias civiles. El testigo ha dicho a preguntas del abogado de las novias de los agentes de la Benemérita que él no quería declarar en el juicio, pero que le han insistido "los padres de Ohian". Inmediatamente el abogado le ha preguntado si se ha sentido "presionado", a lo que ha contestado que "un poco".

Padres y trabajadores del centro de educación especial Santiago Ramón y Cajal en Getafe (Madrid) han expresado su malestar por las secuelas que sufre el niño de ocho años con autismo tras ser víctima de supuestos malos tratos en el centro. El juez ha imputado a tres trabajadoras del centro, que están acusadas de insultar al niño en el colegio. Desde el centro piden tranquilidad a las familias. 

Los agentes está investigando la presunta agresión sexual que sufrió una joven de 19 años el sábado en una zona de ocio de Alicante. Según la denunciante, conoció a uno de los presuntos agresores, que la condujo después a una vivienda, donde se habría producido la violación. Según ha explicado Rafael Maltes, portavoz de la Policía, la víctima ha denunciado que intentó huir pero no logró hasta que uno de los agresores la acompañó al portal, desde donde escapó para pedir auxilio. La Policía ha detenido ya a tres de los cuatro agresores, de nacionalidad argentina y de 19, 28 y 34 años de edad, si bien la operación continúa abierta para localizar al cuarto participante en los hechos.

Los ocho jóvenes acusados de la agresión a dos guardias civiles y sus parejas en 2016 en Alsasua, en Navarra, han negado en el juicio su participación y que dirigieran o integraran un colectivo del entorno de ETA para expulsar a las fuerzas de seguridad del Estado del País Vasco y Navarra. La Audiencia Nacional ha iniciado este lunes el juicio de todos ellos por la paliza con puñetazos y patadas a un teniente y un sargento de la Guardia Civil y a sus parejas en la madrugada del 15 de octubre de 2016 durante las fiestas de Alsasua en el bar Koxka. Los acusados, siete de ellos de entre 21 y 24 años de edad y un octavo de 31, se enfrentan a penas de entre 12 y 62 años de prisión por lesiones y amenazas terroristas y se han negado a contestar al fiscal y a las acusaciones, entre las que se encuentran la ejercida por el Colectivo de Víctimas del Terrorismo.
 

El Instituto de Investigaciones Biomédicas Pi i Sunyer (IDIBAPS-Hospital Clínic) y la Universidad de Barcelona han desarrollado un programa de realidad virtual que ayuda a rehabilitar a personas condenadas por violencia machista haciéndoles sentir el mismo miedo que ellos causaron a sus víctimas. El programa, que han presentado este jueves públicamente y que consiste en un casco con gafas y altavoces, está ya funcionando en centros de rehabilitación en Barcelona, donde acuden convictos condenados por primera vez por violencia machista, que eligen someterse a una medida penal alternativa, como un curso de rehabilitación.

Los cuatro alumnos presuntamente implicados en la violación a un niño de nueve años en un colegio de la sierra de Cazorla, en Jaén, que cursan primero y segundo de la ESO, han sido expulsados del centro educativo como medida cautelar, según ha informado la consejera de Educación, Sonia Gaya. La violación se produjo dentro del centro y a la hora del recreo, según el testimonio de la familia del menor agredido.
Los hechos se habrían producido la pasada semana, y el menor fue atendido en un hospital de Úbeda de lesiones coincidentes con una violación.
 

El Instituto de Toxicología analiza los restos biológicos hallados a la soldado denunciante de una violación grupal en el acuartelamiento de Bobadilla, en Málaga. La denunciante está recordando poco a poco los hechos ocurridos el pasado 11 de diciembre, cuando celebraba el día de la patrona del Ejército del Aire con unos compañeros. La militar denunció otra agresión sexual que había ocurrido tres meses antes por la que se detuvo a un compañero que se encuentra en libertad con cargos.