arriba Ir arriba

La Guardia Civil ha detenido este lunes a ocho personas como supuestas autoras de la agresión a dos guardias civiles en Alsasua (Navarra). Según informan fuentes de la lucha antiterrorista a Efe, se trata de Iñaki Abad, Oihan Arnanz, Hulem Gocoechea, Ainara Urquijo y Jon Ander Cob, que han sido arrestados a primeras horas de esta mañana, y de Joskin Unamuno, Aritz Urdangarin y Edurne Martínez Arrese, detenidos más tarde. Las detenciones se han producido en varias localidades, entre ellas Pamplona, Vitoria, Salvatierra y Ordicia. Todos pertenecerían, según indicó en un auto la juez Lamela de la Audiencia Nacional la pasada semana, al "Movimiento OSPA" que dinamiza la campaña de la izquierda abertzale "Alde Hemendik" (Fuera de Aquí) contra el instituto armado y la Policía Foral. Los ocho detenidos pasarán a disposición de la Audiencia Nacional durante las próximas horas.

El sospechoso de la desaparición de Yéremi Vargas ha negado este lunes ante la Audiencia de Las Palmas haber violado a otro niño de nueve años en la chabola donde vivía en la localidad grancanaria de El Doctoral en julio de 2012, si bien el menor lo ha identificado como el hombre que lo agredió.

El acusado, Antonio O.B., conocido como el Rubio, que se enfrenta por esta causa a una condena de 13 años de cárcel, ha dicho que son "inciertos" los hechos que se le atribuyen y se ha limitado a contestar a las preguntas formuladas por su abogada, quien solicita su absolución, en la primera sesión del juicio que se celebra en la Ciudad de la Justicia de Las Palmas de Gran Canaria.

Tres equipos multidisciplinares diferentes informaron a favor de los permisos penitenciarios concedidos a Tomás Pardo, el violador que aprovechó su último permiso penitenciario para raptar, violar e intentar matar a una mujer. El juez de vigilancia penitenciaria, por el contrario, denegó los permisos trece veces. Los expertos hablan de un "error difícil de evitar".

No es la primera vez que el detenido comparece ante un juez. Ya había sido condenado por un caso de violencia machista a una ex pareja y tenía una orden de alejamiento. Un informe preliminar de la autopsia confirma que la joven de 15 años fue estrangulada y agredida sexualmente, según fuentes cercanas al caso. En su declaración ante la Guardia Civil, el presunto asesino ha negado la violación y ha manifestado que no recuerda detalles, que estaba bajo los efectos de la drogas. También que actuó solo. Ha pasado a disposición judicial en los juzgados Xátiva. La investigación apunta a que el crimen lo cometió en su domicilio de Chella. Después trasladó el cuerpo hasta la sima donde fue hallado. Y lo hizo en el coche de un amigo. Un amigo que al parecer no sabía para que se lo prestaba. Chella vive su tercer día de luto oficial, una población de unos 2.500 habitantes que todavía no puede creer lo ocurrido. Tampoco en los pueblos de la comarca donde han querido mostrar su repulsa ante el crimen y su apoyo a la familia de Vanessa que espera ahora recuperar su cuerpo para poder despedirla.

En el juicio al presunto pederasta de Ciudad Lineal los investigadores han contado cómo obtuvieron una de las pruebas fundamentales contra el acusado. Sin inmutarse, Antonio Ortiz ha escuchado en el juicio cómo varios policías relataban el seguimiento que se hizo de su teléfono móvil. Las antenas le ubican siempre en los lugares donde se secuestraba a las niñas y donde aparecían después. En el caso de la menor secuestrada en junio de 2014, la policía cree que Antonio Ortiz se fue volviendo más cuidadoso. En los casos posteriores apagaba el móvil justo cuando cometía las agresiones. El móvil de Antonio Ortiz también aparece localizado en el lugar donde hubo un intento fallido de secuestro a otra menor.

Una nueva agresión con tintes xenófobos en el Reino unido. Según confiesan algunos extranjeros residentes en la capital británica, desde la victoria del Brexit ha cundido cierta sensibilidad al respecto. Esta vez ha ocurrido en el metro de Londres, donde un "cabeza rapada" ataca a un viajero originario de Bangladesh. Al lado se encontraba su mujer, española, sevillana, que persiguió al atacante y logró que lo detuvieran.

El agresor aguardó a que el tren realizara una parada para propinar un puñetazo en la cara a su víctima. La escena fue íntegramente grabada por un pasajero del mismo vagón. Tras abrirse las puertas del tren, el cabeza rapada empieza a correr perseguido por la indignada consorte que le lanzó insultos a gritos y en un castellano alto y claro.

La brutal violación y asesinato de una joven en la ciudad de Mar del Plata, en Argentina, ha conmocionado al país. El fin de semana entre el 8 y 9 de octubre, Lucía Pérez de 16 años fue retenida por unos desconocidos que abusaron sexualmente de ella. Según apuntan los forenses, mencionados por medios argentinos, tras drogar a Lucía con marihuana y cocaína, los agresores la violaron repetidas veces. Luego emplearon un objeto romo, "como un palo", cuya introducción por vía anal provocó la muerte de la chica. "Fue sometida a una agresión sexual inhumana", ha señalado la fiscal del caso, María Isabel Sánchez, en declaraciones a la prensa. Según el diario La Nación, se ha detenido a dos sospechosos en primer término, Juan Pablo Offidani, de 41 años, y Martín Farías, de 23, apresados cuando vendían estupefaccientes en la calle. La Policía ha detenido una tercera persona, un hombre que habrá ayudado a borrar las pruebas del delito. En Argentina muere una mujer cada 30 horas por violencia de género.