arriba Ir arriba

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, han encabezado este lunes una concentración con cientos de personas en la plaza Sant Jaume de Barcelona (donde se encuentran las sedes de la Generalitat y del Ayuntamiento de Barcelona) en protesta por las cargas policiales vividas en la jornada del referéndum del 1 de octubre para impedir el referéndum sobre la independencia de Cataluña.

Los concentrados han recibido a las autoridades con aplausos y gritos de "Hemos votado", "Independencia", "No tenemos miedo" o "Somos gente pacífica, sólo queríamos votar". La manifestación en defensa de la votación de este domingo y contra las cargas policiales ha continuado después en la plaza Catalunya, donde se han congregado miles de personas.

La alcaldesa de Barcelona Ada Colau insiste en que su obligación es favorecer la participación en el referéndum del 1 de octubre como protesta a la situación de Cataluña y deja en manos de la Generalitat explicar los detalles del acuerdo para abrir centros de votación en Barcelona. Ciudadanos y PP desde la oposición le exigen que explique los detalles del pacto que consideran podrian conllevar resposabilidades jurídicas para la íalcaldesa.

El secretario del Ayuntamiento de Barcelona ha dictaminado este jueves que la alcaldesa Ada Colau debe acatar la providencia del Tribunal Constitucional que anulaba la ley del referéndum y advertía a los alcaldes de su "deber de impedirlo" y no colaborar en el 1-O cediendo colegios electorales porque, de lo contrario, puede tener consecuencias penales.

Un dictamen que ahonda en la división en la Alcaldía, porque, aunque Colau ha insistido después en que mantendrá su "compromiso" de que en la capital catalana se pueda "participar" el día del referéndum, sin añadir más detalles, el segundo teniente de alcalde, el socialista Jaume Collboni, defiende que esa decisión no se ha tomado en el consistorio y que este cumplirá con la ley.

Colau ha señalado a través de Twitter nada más trascender el contenido del informe que cumplen con su "compromiso" de que en Barcelona "se pueda participar sin poner en riesgo a la institución ni a sus funcionarios", aunque no aclara cómo lo harán y si cederán los locales.

A menos de 20 días para el 1 de octubre la presión la están sintiendo especialmente los ayuntamientos que se han negado a ceder los espacios municipales para que se instalen las urnas. Localidades como Hospitalet del Llobregat, Mataró, Santa Coloma del Gramanet, Tarragona o Lleida. Por el momento, de las cuatro capitales catalanas tan solo Girona colaborará cediendo locales. Y en Barcelona, la alcaldesa Ada Colau mantiene su postura ambigua.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha reiterado este lunes que hará "todo lo posible" para que los barceloneses puedan votar en el referéndum del 1 de octubre, aunque sin poner en peligro la "seguridad de la institución y de los trabajadores" municipales.

En la tradicional ofrenda floral al monumento a Rafael Casanova con motivo de la Diada del 11 de septiembre, tras encabezar la delegación del Ayuntamiento de Barcelona, Colau ha apostado por "hacer compatible el derecho de los ciudadanos a votar" con "garantizar" el derecho de los funcionarios a que "no se les ponga en riesgo".