Enlaces accesibilidad

Gucci ha hablado: el macho ha muerto

  • Alessandro Michele celebra al nuevo hombre que se autoafirma despreciando los estereotipos de género
  • "Lo extraño es hermoso", dice el diseñador de Gucci en su defensa de la diversidad y la libre elección.

Por
Desfile de Gucci en el Palazzo Delle Scintille (Milán). AFP

Dice Alesandro Michele, director creativo de Gucci, que con su nueva colección pretende "celebrar al hombre que es libre de autoafirmarse ajeno a las restricciones sociales y los estereotipos opresores". El estilista se une así a la tendencia más radical que hay ahora en la moda y que tiene como objetivo derribar barreras de género y sobre todo acabar con el macho, tanto el ibérico como el francés o el italiano. 2020 es, sin duda, el año del cambio. 

El hombre ha ido conquistando terrenos para volver a los tiempos anteriores a la llamada Gran renuncia, que se produjo a finales del siglo XVIII, cuando la moda masculina se despojó de toda decoratividad y adoptó la austeridad como modelo estético. Pues bien, ese hombre da ahora un paso más, recuperando estilos y prendas que le fueron arrebatadas. Lo hemos visto en la pasarela, en el desfile de Salvatore Ferragamo y ahora en el de la casa italiana.

El desfile, con un péndulo igual que el de Foucault, ha sido otra vez un espectáculo raro y en algunos momentos parecía más un circo de los horrores, un espacio en el que Michele se siente como en casa.  "Me gusta utilizar cosas normales, ordinarias, y añadir elementos extraños que son lo que hace que la pieza sea extraordinaria", dice el modista. "Lo extraño es hermoso; cuanto más extraño, más hermoso eres", sentancia Michele. 

Propuestas de Gucci para el otoño e invierno de 2020/21. AFP

Este es el mantra que lleva repitiendo temporada tras temporada. Gucci es hoy una de las firmas con mayor éxito y su influencia traspasa el mundo de la moda. Michele ha hecho del feísmo una declaración de intenciones y ha elevado lo raro a los altares de la estética del siglo XXI. "El defecto te hace especial", suelta. Es cierto que su trabajo ha calado en esa sociedad consumista que compra marcas y no prendas. 

Y es también cierto que ha sabido leer las peticiones de las nuevas generaciones que reniegan de lo establecido, de los cánones de belleza que se han quedado obsoletos, de la separación de armarios por géneros. Michele, al menos con esta colección, se abre a todas las opciones y propone siluetas que evitan las formas del cuerpo, casi siempre ocultándolas, para evitar que la carta de presentación sea el cuerpo humano. Porque ahora lo masculino y lo femenino han cobrado una nueva dimensión. 

Gucci cambia las camisas por minivestidos. AFP

Michele pone el foco de atención en los primeros pasos del hombre, cuando es un niño, porque es entonces cuando se le viste para que siga un patrón. Vemos jerseís de angora en azul bebé y otros en un delicado rosa, y gabardinas que parecen un babi del colegio. A la vez, vestidos baby doll para chicos, piezas que sustiyen a las camisas. Un guiño a todos esos jovencitos que jugaron también a vestir muñecas con prendas que ellos tenían prohibido ponerse. Los vemos en solitario y también sobre un pantalón vaquero. Y es ahí donde está el mensaje de Michele. También en las chaquetas muy entalladas, tanto que muchos se preguntan si los modelos llevaban corsé. Otro elemento de autoafirmación que aparece avanzado el desfile.

La particular versión del esmoquin que hace Gucci. AFP

También propone elegantes chaquetas de esmoquin en terciopelo negro con terribles pantalones en falso cuero metalizado y chaquetas en punto de aire retro que parecen de segunda mano. Piezas grandes y largas que se mezclan con camisetas deslucidas y bufandas eternas que caen al suelo. Siempre con un aire lánguido, despreocupado, improvisado. Como las superposiciones que recrean el estilo grunge noventero que Michele adora mezclar con guiños a los setenta, un universo en el que mueve como pez en el agua.

No cabe duda de que es un gran influencer porque todo apunta a que en 2020 arrasarán las piezas vintage, especialmente los complementos. Y eso es lo que vende a una sociedad que padece de neomanía y prefiere comprar versiones de éxitos del pasado a hacerse con los auténticos. ¡Incluso ahora, que está de moda alquilarlos!

Reinventar la masculinidad, el objetivo de Gucci. AFP

Se apuesta por delicados estampados de flores de Liberty London para algunas prendas y sobre todo para los complementos. Los bolsos prometen ser la sensación de la temporada, sobre todo modelos como el icónico Horsebit que ya no es un producto exclusivo de las chicas. ¡Atención! Si se quiere pertenecer a la secta Gucci no valen las imitaciones. Michele lo ha dicho con un bolso gigante que lleva estampado un 'No Fake' a ambos lados. Con el desfile de la famosa firma italiana se pone fin al renovado calendario de la Semana italiana de la moda masculina. ¡Si es que todavía se puede llamar así! 

Gucci quiere reconquistar la moda previa a la 'gran renuncia masculina'. AFP

Entre los invitados, varios ejemplos de la nueva generación de hombres que habitan en el universo Gucci: Jared Leto (actor y vocalista de 30 Seconds to Mars), el productor musical Yves Tumor, el músico Tyler, The Creator y el artistca coreano Kai, estrella de las redes sociales. Aunque el nombre que más sonó fue el de Harry Styles, otro de sus embajadores en el mundo, quizá porque nadie pudo verlo. 

Televisión

anterior siguiente